Síguenos

medicofamilia

En el hoy por hoy televisivo, hay una cadena que levanta todo tipo de críticas respecto al trato que da a sus contenidos audiovisuales en general y a sus series de ficción en particular. Telecinco es un canal con fama de “maltratar” sus series, de no protegerlas, de ponerlas bajo el yugo de otro tipo de contenidos y moverlas por la parrilla a merced de lo que la contraprogramación diagnostique. Y esta forma de tratar sus ficciones no le da un buen resultado: últimas producciones como ‘La Fuga’, ‘Piratas’ o ‘Cheers’ pasaron sin gloria alguna por el canal (en algunos casos fue un doloroso recorrido hasta su cancelación). ‘Familia’ no acaba de despegar y otros proyectos como ‘El don de Alba’ o ‘Dreamland School’ parecen secuestrados más que en proceso de preparación.

Pero hubo un tiempo en que Telecinco era un espejo en el que la competencia se miraba para tratar de copiar el modelo. La cadena de Mediaset se atrevía con los formatos y los géneros, en una televisión nacional en la que la ficción patria estaba en muchos aspectos por descubrir, y las tramas (familiares, policíacas…) eran un territorio virgen que reportaba unos vistosos frutos que hacían las delicias de la audiencia. Tras su nacimiento, en los 90, Telecinco vivió una época en la que se volcaba por estar en la “vanguardia” de la ficción. Aciertos y fracasos que sirvieron para hacer crecer nuestra tele hasta nuevas cotas y que, por ello, en virtud de unas mejores prácticas, protagoniza este pequeño recordatorio.

‘Truhanes’

La primera incursión de Telecinco en el mundo de la ficción vino de la mano de esta serie de 1993 que tenía como protagonistas a Arturo Fernández y a Paco Rabal. La cadena apostaba por un valor seguro con esta “continuación” de una trama que había nacido en una película de 1983 y que aunaba la clásica pillería con elementos más tiernos y edulcorados. Bajo la dirección de Miguel Hermoso y con los guiones de Mario Camus, los 26 capítulos de esta serie sirvieron para acercar al público a la nueva realidad que suponía ficción en los canales privados. Como curiosidad, cada capítulo estaba presupuestado en 17 millones de pesetas.

‘Médico de familia’

En 1995 llegó esta serie que revolucionó para siempre la ficción de nuestro país y que marcaría las bases para muchas otras ficciones que trataron de copiar tan exitoso modelo. Globomedia y el propio Emilio Aragón fueron los triunfadores de esta serie que nos traía las aventuras de un médico viudo pero con una extensa “familia” en la que se incluían sus tres hijos, su padre, su cuñada, un sobrino, un amigo caradura e incluso la asistenta. ‘Médico de familia’ sostuvo también una agria polémica con José Frade. El productor aseguró que habían plagiado su idea y aunque perdió en los tribunales, se encargó de estrenar su propia “versión” de la serie: ‘Tres hijos para mí solo’, una ficción para Antena 3 que ni de lejos recibió el reconocimiento de la propuesta de Emilio Aragón.


‘El súper’

Corría 1996 cuando Telecinco se atrevió con una telenovela diaria, que durante cuatro temporadas y más de 700 capítulos cubrió con honores su puesto en las tardes de la cadena amiga. Se trataba de una serie sin las grandes alharacas de las ficciones sudamericanas, con historias sencillas que se decantaban por tramas cotidianas y del día a día, con personajes de clase media cercanos y reconocibles. Protagonizada por Natalia Millán, Chisco Amado o Lola Marceli, los nombres que encontramos en el equipo de escritura y producción como Jaume Banacolocha o Rodolf Sirera nos hacen ver a los, de alguna manera, antepasados de ‘Amar en tiempos revueltos’.

‘Todos los hombres sois iguales’

También de 1996 es la serie ‘Todos los hombres sois iguales‘ que, como el primer caso de esta lista, nació bajo la bendición de la existencia de una película con la misma temática. Tres hombres de mediana edad se separan de sus parejas y se van a vivir juntos, a rescatar sus aventuras de soltería. Con Tito Valverde, Josema Yuste y Luis Fernando Alvés, y con guiones de Joaquín Oristrell, fue cita obligada para muchos espectadores a lo largo de sus cinco temporadas.

‘Al salir de clase’

Telecinco se apuntó un tanto al producir para España la primera telenovela de ficción nacional protagonizada por adolescentes. Comenzó en 1997 y nadie puede negar la tremenda cantera de actores que supuso, con nombres que hoy son un referente como Hugo Silva, Pilar López de Ayala, Elsa Pataky o Alejo Sauras. Las tramas, muchas veces un tanto rocambolescas para ser vividas por chicos tan jóvenes, eran celebradas precisamente por ello, pues los protagonistas sufrían conflictos de adultos con la problemática que el impulso adolescente puede dar a este tipo de historias.

‘Querido maestro’

En 1997, Telecinco ofreció una vuelta de tuerca a la visión de las series nacionales relacionadas con lo cosmopolita y apostó por una historia rural humana y tierna, llena de valores positivos y de exaltación de la bondad. En ‘Querido maestro’ teníamos a dos pesos pesados de la ficción de nuestro país: Imanol Arias y Enma Suárez viviendo un reencuentro amoroso en el pueblo natal que les había visto crecer: San Juan de la Sierra. Las historias se desarrollaban en torno al pequeño colegio y al gobierno del pueblo, con un tono muy suave y bucólico, relajado pero también entretenido.

‘Periodistas’

Se trata de uno de los nombres más recordados de las ficciones de Telecinco. De la mano de Globomedia, corría 1998 cuando nuestra televisión recibió a una de las series que ya se han convertido en clásico de nuestra ficción. Nos traía el día a día de la sección local de un periódico, el ‘Crónica Universal’ y las idas y venidas de los profesionales de la información, lo que aderezaba a la serie con temáticas muy variadas e interesantes, ancladas a la realidad y a la problemática social. Y, por supuesto, con mucho protagonismo de las tramas personales que unos personajes potentes y con recorrido vivían a diario. Con Amparo Larrañaga, José Coronado o Alicia Borrachero, ‘Periodistas‘ fue una serie inolvidable.

‘7 vidas’

Estamos en 1999, el siglo se acaba y vivimos la llegada de una de las comedias que más influencia ha ejercido en nuestro audiovisual. ’7 vidas’ nace con un ojo puesto en las características que hacen triunfar a las sitcoms norteamericanas: marco cerrado de personajes, tramas verticales potentes, réplicas brillantes… y trata de adaptar ciertos moldes a la naturaleza de la ficción española (como la duración de los capítulos) para conseguir una serie que sorprendió, gustó y cuyo perfume perdurará mucho tiempo en nuestras parrillas. Con Amparo Baró, Javier Cámara o Paz Vega, pronto se olvidó la premisa original de “un chico despierta tras 18 años en coma” para construir divertídisimas historias que nacían de la propia materia prima de la serie.

‘El comisario’

Telecinco se ha caracterizado por conseguir grandes éxitos de ficción y por, aún más difícil, mantenerlos en el tiempo, logrando dejar intacta la magia que atrapó un día al espectador y continuar enganchándolo con arcos dramáticos más y más complejos pero que no pierdan la esencia primigenia. Algo de todo esto pudimos ver en esta serie nacida en 1999, ‘El comisario’, una historia policial en el que el procedimental se aunaba con las tramas personales y de más recorrido. Como sucede con las ficciones que perduran durante tanto tiempo, muchos grandes nombres aparecieron en esta serie producida por BocaBoca.

Bonus: el año 2000

Con el cambio de siglo y justo en esa mágica fecha de los tres ceros, nacieron dos series que también harían historia en su cadena a pesar de la dispar suerte que corrieron. ‘Hospital central‘ cerró definitivamente sus puertas en el pasado 2012 por lo que ostenta el récord de la serie más longeva de las historia y ha sido la culpable de grandes alegrías para la cadena. Diferente es el caso de ‘El grupo‘, para muchos, una gran serie con una pésima suerte. Sólo contó con una temporada pero muchos aún recuerdan las sesiones del doctor Jorge Allende, interpretado por Héctor Alterio.

En ¡Vaya Tele! | La ficción española, vencer al prejuicio

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios