The Closer

Oculta por las mareantes cifras de audiencia de Aída, y por el buen rendimiento que el cine le da a La 1 los domingos por la noche, hay una pequeña serie en Cuatro que sobrevive con shares medios del 7% y que, inexplicablemente, no ha conseguido dar el salto como House, la otra serie de Cuatro con la que se la comparaba al principio. Esa pequeña joyita es The Closer, una de las series más exitosas de las cadenas por cable en EE.UU., con buenas audiencias y Globos de Oro para su protagonista, Kyra Sedgwick, y que se merece una oportunidad, y no sólo por la gran Brenda Johnson.

Es cierto que Brenda es la serie. Su peculiar personalidad, implacable y sagaz en la investigación de los casos y, al mismo tiempo, insegura y algo torpe fuera del trabajo, se unen al sutil e impresionante trabajo de Kyra Sedgwick para componer un personaje realmente interesante de ver. Siendo, además, un policíaco con cierto componente de procedimental, los casos están bien escritos y, a veces, se las ingenian para incluir un pequeño giro o una sorpresa final que les dan cierto interés. Sin embargo, a todo eso hay que añadirle otras dos piezas de este engrasado engranaje que es la serie: unos secundarios muy sólidos y un sentido del humor a prueba de bombas.

La gracia de The Closer está en pequeños detalles, en las miradas cómplices que intercambia el equipo de Brenda cuando ésta hace algo raro, y en personajes como el inspector Provenza, un tipo a punto de jubilarse y realmente divertido interpretado por un veterano como G.W. Bailey, al que igual recordáis de Loca academia de policía. Las situaciones absurdas en las que Brenda se ve envuelta por culpa de sus padres o en las que se mete su equipo sin comerlo ni beberlo (como aquel descacharrante entrenamiento anti-terrorista de hace unas semanas) ofrecen un contrapunto más ligero y muy divertido a los asesinatos que deben investigar, y el equilibrio entre ambas partes está muy logrado.

¡Vótalo!

Editores 7

Comunidad 9,6

Actividad de la comunidad