Sigue a

30rock_standards

Si sois seguidores de ‘30 Rock‘, probablemente recordéis un capítulo de esta sexta temporada en el que Kenneth empieza a trabajar para el departamento de Standards & Practices (Estándares y Prácticas) de la NBC. Por supuesto, la serie aprovechó para hacer unos cuantos chistes a su costa, pero de paso nos mostró un vistazo a las funciones de ese departamento, cuyos miembros son también conocidos como los censores de la cadena. Es bastante habitual que los creadores de las series se quejen muy a menudo de las notas que Standards & Practices (a partir de ahora, S&P) les pasan sobre sus capítulos y debe ser el departamento con peor imagen de todos.

¿A qué se dedica exactamente? Pues a velar por que los contenidos emitidos por la cadena sigan unos ciertos estándares éticos, legales y comerciales y no resulten ofensivos ni para el público ni para los anunciantes, además de velar por que el funcionamiento de los concursos sea transparente y no haya trampas ni manipulaciones. No es algo exclusivo de Estados Unidos, en todos los países hay algún tipo de figura que se encarga de, básicamente, lo mismo, pero tal vez no estén tan institucionalizados.

El origen

En Estados Unidos, las figuras que debían aplicar esos estándares y prácticas han existido desde los años 20, cuando la radio y, más tarde, la televisión empezaron a tomar fuerza como medios de comunicación y a ganar aceptación entre el público. Las cadenas se dieron cuenta de que lo que se emitiera podía llegar a las casas totalmente sin filtrar y de moodo inmediato, y empezar a poner ciertos controles para evitar que pudieran darse comportamientos ofensivos o hasta propagandísticos. Al igual que ocurre en la actualidad, lo principal era no enfadar a los anunciantes y patrocinadores (los medios de comunicación viven de la publicidad) y evitar contenidos potencialmente ofensivos o controvertidos para poder llegar al mayor número de personas posible. También hay que recordar que, en 1930, se implantó en Hollywood el Código Hays, un modo de censurar las películas que se consideraran “indecentes”.

madmen Harry Crane, jefe del departmento de medios en la agencia de Mad Men.

Los departamentos de S&P fueron adquiriendo más importancia conforme la televisión fue ganando más popularidad a partir de los años 50, cuando las cadenas comenzaron a hacer series. Fueron creándose desde entonces una serie de normas que decidían qué era adecuado para ser emitido dependiendo del horario; se referían tanto al lenguaje utilizado como a los temas que se tocaran en los episodios. Los responsables de ‘The Mary Tyler Moore Show‘ siempre cuentan la anécdota del capítulo en el que S&P no les dejó usar la expresión “Ying & Yang” porque podía tener doble sentido de índole sexual (sí, tenían la mente un poco sucia).

Sexo y violencia

Los showrunners de las series deben enviar los guiones de los episodios a S&P para que ellos vigilen que no haya contenido potencialmente ofensivo. Los temas en los que suelen fijarse más es en el sexo, la violencia y las palabrotas, y las normas varían según la hora de emisión del programa y el contexto. En primetime, por ejemplo, a lo mejor puede decirse “mierda” (”shit“) como interjección a partir de las 9, pero no como sustantivo que se refiera a “materia fecal”. Y, por supuesto, palabras como “fuck“ y sus derivados están muy vigiladas, aunque hay cierta relajación con el uso de otras como “bitch“.

tgw Una escena de la tercera temporada de The Good Wife.

En cuanto a la representación de escenas de sexo, resulta muy interesante leer las explicaciones que suelen dar al respecto Robert y Michelle King, los creadores de ‘The good wife‘. Cada vez que han querido incluir una escena de ese tipo, han tenido que acordar con S&P hasta dónde y qué se puede mostrar, como en cierta escena del penúltimo capítulo de la tercera temporada, que explican en esta entrevista con Entertainment Weekly. También han contado en varias ocasiones que no pueden utilizar palabrotas. Mientras ‘Southland‘ se emitió en la NBC, todas las palabrotas eran editadas con un pitido por encima, por ejemplo.

En el cable

Mientras las networks tienen que seguir la guía de la Comisión Federal de Comunicaciones sobre la “indecencia” en televisión, en el cable prima más la autorregulación, y esta es más rígida o más relajada dependiendo de si es cable básico o premium. Los canales de cable básico son aquellos que cualquier espectador con un servicio de televisión por cable puede ver, mientras los premium están codificados y es necesario pagar una cuota para acceder a ellos. Las normas no son iguales en AMC (cable básico) que en HBO (premium), ya que depende de si un canal vive más de la publicidad o de sus suscriptores, y también depende de la línea que siga cada cadena.

Asociaciones que se encargan de “velar” por que las cadenas no se salgan de lo que la FCC estima como adecuado para verse en televisión hay unas cuantas, que rápidamente presentan quejas ante esa comisión federal si creen que se algún canal ha emitido algo que consideran ofensivo. Pero de eso ya no vamos a hablar aquí.

En ¡Vaya Tele! | Cómo funciona la televisión americana

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios