'Dogtown and Z-Boys', cómo el skateboard pasó de ser una moda a un deporte

Síguenos

dogbowl77.jpg

Dogtown and Z-Boys‘ es un impresionante documental sobre el origen del skateboard, esa tabla con cuatro ruedas también conocida como monopatín. Hoy en día es un deporte, incluso profesionalizado, siendo practicado por más de 33,5 millones de personas alrededor de todo el planeta, pero ¿de dónde viene todo esto? El origen del skateboarding se sitúa a principios de los años 60 en California, concretamente en Los Angeles. Lo que comenzó en un grupo de chicos que buscaban una alternativa a algunos problemas para surfear en Dogtown, cerca de Venice, acabo convirtiéndose en algo impresionante, y ésta es la historia que cuenta este documental.

Quizás el skater más conocido por todo el mundo sea Tony Hawk, en gran medida, por su visión profesional y comercial de este deporte a lo largo de toda su carrera, especialmente en el mundo del videojuego. Sin embargo, este hombre no es más que la punta de un enorme iceberg. A lo largo de hora y media, el director Stacy Peralta desgrana y detalla las raíces de lo que en su momento fue una invención de moda más, sin pretensiones. Pero el tiempo invertido y el entrenamiento de muchos adolescentes hace sólo 50 años, escribió una apasionante historia social.

¿Qué tienen en común el Skate y el Surf?


‘Dogtown and Z-Boys’ es un documental ordenado cronológicamente. Los orígenes de todo se sitúan en un lugar llamado Dogtown, cerca de Venice, en California. Antaño, Venice quiso ser la Venecia de Califonia. Se construyeron multitud de canales y pasajes al estilo italiano. La diversión y el entretenimiento eran los objetivos del lugar, que en los 60 aspiraba a ser el Coney Island del oeste norteamericano. Se construyó un enorme parque de atracciones y la gente comenzó a acudir en masa hasta convertirse en el lugar de moda. Para su desgracia, este lugar comenzó a convertirse en un suburbio en muy poco tiempo y el parque fue perdiendo popularidad a mediados de los sesenta.

La gente dejó de ir y el parque cerró, convirtiéndose en un lugar abandonado en frente de la playa, lleno de escombros, en los que muchos surfistas practicaban surf entre palos, columnas, basura flotando en el agua y un ambiente realmente malo. Frente a estos problemas, comenzaron a surgir las primeras tablas con ruedas con un estilo muy similar a las tablas de surf, que muchos adolescentes utilizaban para imitar a determinados surfistas e intentar practicar algo lo más similar posible al surf en otro lugar más viable.

Así surgieron los primeros skateboards y los primeros skaters, convirtiéndose poco a poco en una moda alrededor de todo EE UU, que fue entrando en crisis progresivas en distintas décadas, siendo la del 65 una de las más importantes en este fenómeno social que cada vez ganaba más adeptos. Por aquél momento, la gente comparaba la moda del skateboard con la del hula hoop.

La sequía que dio lugar a los skateparks


pool.jpg

Uno de los grandes valores de este documental es que cuenta con entrevistas a los primeros skaters que fundaron una de las primeras tiendas relacionadas con este deporte, la tienda Zephyr. Estas entrevistas están narradas en tono de documental longitudinal. Skaters como Tony Alva cuentan su historia desde el presente hacia el pasado y van relatando cada uno de los momentos en los que esta moda llegó a convertirse en deporte. Uno de los que más me impacto fue el surgimiento de lo que conocemos hoy como skateparks, o parques con obstáculos y diseños específicas para practicar skateboard.

En 1975 hubo una impresionante sequía en California. Las piscinas no se llenaron de agua y en algunos lugares se llegaba al punto de no poder servir ni vasos de agua en los bares. Fue entonces cuando algunos adolescentes se dedicaron a entrar en grandes casas en venta, cuyas piscinas vacías eran principalmente redondeadas, y comenzaron a imitar los movimientos del surf sobre estas “olas de cemento”. Poco antes de esta sequía, en algunas escuelas de Los Angeles, los patios de los colegios situados entre colinas tenían unas inclinaciones para nivelar alturas. Estos primerizos skaters se habían percatado de que podían darles otro uso a estas inclinaciones para imitar ciertos movimientos del surf, y comenzaron a imitar el estilo de determinados surfistas en el asfalto.

El skate vendría cuando las olas no eran buenas. Muchos lugares comenzaron a prohibir el skateboarding tras una crisis en la que ya no se consideraba “el deporte de la juventud”, siendo las piscinas el único lugar más o menos clandestino donde se podía practicar en total libertad, al menos hasta que llegara la policía. El objetivo era llegar al borde de la piscina, y a partir de ahí los estilos fueron cambiando y evolucionando.

Las generaciones de skaters y la creación de un estilo de vida


skt1.jpg

‘Dogtown and Z-Boys’ destaca también por su gran puesta en escena a nivel documental. Muchas imágenes reales de archivo en video y fotográfico de los momentos que relata, dotan a toda la cinta de un gran realismo y valor histórico. Y una buena parte de este archivo, versa sobre los primeros skaters que entrevista el documental. A medida que fueron creciendo y adquiriendo práctica, algunos de ellos como Tony Alva comenzaron a profesionalizar la actividad, creando su propia marca de skateboards y destacando con un estilo propio, algo que supuso una revolución con la llegada del primer anuncio publicitario de Alva, en el que se destacaba una actitud ante la vida basada en el skateboarding.

Años más tarde surgieron campeonatos, que junto con los inicios de la profesionalización de lo que parecía una moda, sentaron las bases del skateboarding moderno. Las revistas comenzaron a publicar números especiales y las marcas deportivas se interesaron por patrocinar a los skateboarders que más maneras apuntaban. Desde los inicios, cualquier persona que se dedicara a esta actividad prestaba especial atención al cuidado del estilo. “Tenías que tener estilo sobre la tabla o no eras nadie”, dicen algunos entrevistados. Entre lo que eran antaño eran grupos de amigos en los que existía una gran confianza, comenzaban a surgir las primeras rivalidades.

alvaad.jpg

Era una alfombra roja por todos lados. Lo peor que que no éramos los primeros de la clase. Nos habrían dado muy pocas oportunidades de éxito, haciendo algo que todos tenían como una pérdida de tiempo… influenciamos a los jóvenes de todo el mundo.

vtrw_dogtown.jpg

En resumen, ‘Dogtown and Z-Boys‘ es un documental altamente recomendable si sientes curiosidad por saber de dónde salió el mundo de skateboarding, y sobre todo, si practicas este deporte. Cómo una incierta moda comenzó a convertirse en tendencia social, implantarse entre los jóvenes, siendo sólo unos chavales de 11 años los que creyeron en esto y comenzaron a dedicar más horas de lo normal a lo que más le gustaba sin saber que estaban sentando las bases de uno de los deportes más impactantes visualmente y técnicos que existen actualmente. ¿El golpe de suerte de sus vidas o el esfuerzo ante lo desconocido?

En ¡Vaya Tele! | Documentales
En VidaExtra | ‘Shaun White Skateboarding’ se presenta con un brillante tráiler

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios