Inés Alcántara y otros síndromes de Darrin de nuestra historia televisiva reciente

Sigue a Vayatele

Cuentame cómo pasó

La duodécima temporada de ‘Cuéntame cómo pasó’ trajo consigo el regreso de uno de los personajes centrales que abandonó la serie en su novena temporada. Inés Alcántara volvía a casa. Eso sí, su interpretación no dependería de Irene Visedo, de cuyo trabajo nació la Inés original, sino que sería Pilar Punzano quien encarnaría al personaje. Se ha convertido en la tercera actriz en interpretar a Inés, si tenemos en cuenta el trabajo que realizó Marieta Orozco en uno de los episodios de la décima temporada dando vida una vez más a este personaje.

Este hecho, que se da ocasionalmente en la ficción televisiva, se conoce como síndrome de Darrin, del que ya hablamos hace unos años en nuestro Diccionario Teléfilo. Más allá de los ejemplos más que conocidos sobre la sustitución de algunos actores (Tía Viv en ‘El príncipe de Bel-Air’ o Harriette Winslow en ‘Cosas de casa’), si miramos a la ficción nacional de los últimos años también encontramos algunos casos de Síndrome de Darrin a destacar. Ejemplos que no hacen más que reflexionemos sobre la misma pregunta: ¿A quién preferimos?

La vuelta de Inés a ‘Cuéntame cómo pasó‘ ha rellenado el hueco que dejó su marcha hace unos años. Desde el principio hemos conocido la historia de la familia Alcántara como una misma unidad, donde todos los miembros son importantes para el desarrollo de la trama, por lo que la ausencia de este personaje ha clavado una espinita en las temporadas en las que no ha aparecido. Pero ahora que está, y que ya se han emitido episodios suficientes, podemos observar lo que ha supuesto el regreso de Inés para la ficción de la cadena pública.

Pilar Punzano ha tenido a su favor el hecho de que la Inés que ha regresado ha cambiado mucho desde que se marchó. Así que, al evidente cambio físico, se le han añadido modificaciones a su manera de ser que la actriz ha podido aprovechar para hacer el personaje más suyo. Tras su estancia en Argentina, Inés se ha convertido en una persona más despreocupada, deseosa por recuperar el tiempo perdido. Está demostrando que su hijo es un impedimento para llevar el ritmo de vida que quiere, un hecho peligroso ya que incluso hemos observado cómo está jugueteando con las drogas.

Inés siempre se ha sentido un poco perdida en la vida, pero cuando el personaje estaba interpretado por Irene Visedo se mostraba mucho más decidida por lo que quería en cada momento y más preocupada por los suyos. Me parece acertado cómo han reincorporado a este personaje en ‘Cuéntame cómo pasó’, ya que el cambio en Inés hace más creíble la sustitución de la actriz. Eso sí, el recuerdo es muy traicionero. Para el espectador es muy difícil olvidar a la actriz que interpretó al personaje en los inicios de la serie, justo en el momento en el que la ficción se hizo popular y querida al mismo tiempo.

Por eso, y pese a que creo que Pilar Punzano está haciendo un gran trabajo en la actualidad, es muy difícil que dejemos de añorar a la Inés que se marchó, aunque sepamos que ya no volveremos a verla. Pero al menos podemos estar agradecidos. Aunque no se ha hecho mención alguna a su cambio físico, la sustitución de Inés ha venido acompañada del tiempo necesario para que el espectador no se extrañe tanto como podría haber sucedido con un cambio de la noche a la mañana. No todos los síndromes de Darrin que hemos visto en la ficción nacional de los últimos años pueden decir lo mismo.

El repentino cambio de Nacho en ‘Motivos Personales’

NachoMotivosPersonales

‘Motivos Personales’ ha pasado a la historia por ser una de las mejores series de misterio que ha dado la televisión española. La ficción de Telecinco sólo duró dos temporadas, pero durante su emisión también se dio un síndrome de Darrin que en su momento causó mucho revuelo. Nacho comenzó siendo interpretado por Miguel Ángel Silvestre mucho antes de que este se convirtiera en El Duque. Su personaje comenzó siendo uno más dentro de la trama de ‘Motivos Personales’, pero a medida que se continuaban los episodios iba cobrando importancia, hasta el punto de llegar a ser un personaje clave de cara a la resolución de la historia.

El problema surgió cuando, al final de la primera temporada, Miguel Ángel Silvestre decidió abandonar la serie. Pero, pese a lo fácil que hubiera resultado matar a este personaje, al inicio de la segunda y última temporada Nacho continuó apareciendo, esta vez interpretado por Álex González. El cambio fue mucho más brusco y no vino acompañado por ninguna explicación. Eso sí, el espectador estaba más que avisado tras la polémica surgida con el abandono de Miguel Ángel Silvestre. De cara a la historia no llegó a influir demasiado, ya que aunque el personaje tenía un papel importante, no llevaba el principal peso de la ficción.

La boda de la transformación en ‘¡Ala…Dina!’

La primera temporada de ‘¡Ala…Dina!’ consiguió ser todo un éxito de audiencia. La serie estaba protagonizada por Paz Padilla, quien encarnaba a una genio que revolucionaba la casa donde trabajaba como asistenta. Ella acabó enamorándose del padre de familia, un hecho que le produjo una misteriosa y muy conveniente transformación justo antes de contraer matrimonio. Este argumento sirvió de excusa para que Mirian Díaz Aroca sustituyera a Paz Padilla, que había decidido abandonar la comedia.

Claro que, en una ficción donde los poderes mágicos estaban a la orden del día, la explicación para cambiar a la protagonista parecía evidente. Así que de la noche a la mañana y como si de un truco de magia se tratase, Dina cambió de aspecto. Pero con lo que no se contaba era que con la marcha de Paz Padilla y su desparpajo, la serie iba a ir perdiendo audiencia progresivamente, lo que provocó su posterior cancelación. En esta ocasión, la actriz que interpretaba a la protagonista tenía demasiada importancia dentro de la serie, por lo que el público no supo olvidarla ni tampoco perdonar su marcha.

Este es un recurso que, aunque en España no se da con frecuencia, resulta de lo más curioso cuando aparece en pantalla. Recientemente también se ha producido con la película de ‘Farmacia de Guardia’, donde la hija mayor de Lourdes y Adolfo (Sonia Villalba) no estaba interpretada por la misma actriz que hace veinte años (Eva Isanta). Algo más alejado en el tiempo encontramos el caso de ‘Hermanos de leche’, la comedia inicialmente protagonizada por José Coronado y Juan Echanove. Este último daba vida a Juan quien, tras someterse a una operación de cirugía, cambió de cara. A partir de ese momento, el personaje lo siguió interpretando El Gran Wyoming. Sin duda maneras muy distintas de curar el mismo síndrome.

En ¡Vaya tele! | Diccionario Teléfilo: Síndrome de Darrin

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios