Cinco cosas que no echaré de menos de nuestra televisión si el mundo se acaba en diciembre

Sigue a Vayatele

revolution

Dicen por ahí que el mundo se acaba en diciembre, que así lo establecieron los mayas en un calendario hace miles de años. Unos afirman que llegará un meteorito que acabará con todos nosotros, otros que una tormenta solar afectará a nuestros satélites y nos dejará incomunicados, una premisa muy parecida a la establecida en ‘Revolution’, la nueva producción y la gran apuesta de la NBC para esta temporada. Si así ocurriera, el ser humano quedaría desolado, incapaz de hacer uso de móviles y redes sociales y sin el consuelo que da la compañía de una vieja amiga: la televisión.

Si el mundo acaba el 21 de diciembre de 2012 muchos nos quedaremos sin conocer el final de ‘Breaking Bad’, un evento muy esperado que llegará durante el verano de 2013. Tampoco sabremos nunca la identidad de la madre de los hijos de Ted Mosby, a no ser que el misterio se desvele en los primeros capítulos de la octava temporada de ‘Cómo conocí a vuestra madre’, cosa que dudo. O desconoceremos si, como apuntan algunos, los Alcántara lograrían adelantarnos en el tiempo en próximas temporadas de ‘Cuéntame cómo pasó’. Pero que nadie se alarme. Sacando el lado positivo a la tragedia tenemos que admitir que nuestra televisión también contiene elementos molestos que no echaríamos de menos si tenemos que enfrentarnos al apocalipsis en un futuro próximo.

La pauta única publicitaria

La pauta única, también conocida como la condena de los canales menores de la TDT, aparece como un invento malvado dirigido a molestar a los espectadores que buscan en cadenas como Neox, Nova o Nitro una alternativa a la programación habitual de las cadenas generalistas. Se supone que las empresas deben respetar a todos los espectadores por igual, y no debe importar si un espectador ve una película de estreno o un capítulo repetido de ‘Aquí no hay quien viva’ por décima vez. En la práctica esto no es así. La audiencia de estos canales de la TDT se encuentra en un segundo plano, unos espectadores a los que no importa fastidiar con anuncios ya sea cortando una escena por la mitad o incluso una conversación entre varios personajes.

Los timos de la madrugada

La madrugada es el verano de las etapas del día, ese momento en el que los espectadores que siguen despiertos se encuentran débiles y son capaces de ser camelados con cualquier cosa en la televisión. Y si te ofrecen una programación que te permite ganar dinero fácil acertando una tonta palabra o que muestra a un vidente capaz de señalarte tu futuro, parece que no es difícil caer en el engaño. Es increíble que las cadenas de televisión sigan teniendo programas de este tipo, destinados a sacarle los cuartos a su querida y respetada audiencia.

A un lado, una legión de caras alegres invitándote a llamar por teléfono para acertar una palabra de un animal de cinco letras que empieza por P y contiene dos erres, mientras, en el otro bando, un ejército de videntes que tienen permiso para aparecer en pantalla una vez que Esperanza Gracia da el pistoletazo de salida deseándole las buenas noches a su queridísimo Piscis. Todos ellos forman parte de una programación emitida con nocturnidad y alevosía para engañar a espectadores con debilidad que yo no echaría de menos de la televisión si desapareciese de la noche a la mañana.

El público de ‘La ruleta de la suerte’

“Tira de la ruleta, de la ruleta tira ya” o “Que la ruleta no pare, no pare, no” son algunas de las consignas que constantemente corea el público de ‘La ruleta de la suerte‘ día tras día, espero que por algo más que un bocadillo y un refresco. No tengo nada en contra del concurso presentado por Jorge Fernández, que me parece uno de los mejores que hay hoy en día en nuestra programación, pero tengo que reconocer que su público consigue sacarme de quicio cada mediodía. Su único fin es animar a cada concursante, una tarea para la que a veces obtienen panderetas y demás instrumentos ruidosos, por si sus gritos no fueran lo suficientemente molestos para el espectador.

El “periodismo” del “presuntamente”

Si el mundo se acaba en apenas tres meses estoy seguro que no echaré de menos toda una programación basada en montar un circo en torno al famoso de turno. Se trata de aquella práctica que sienta las bases de lo que muchos conocen como telebasura, que especialmente a mi me pone de los nervios por la libertad que se toman presentadores y colaboradores para soltar cualquier barbaridad siempre que estén acompañadas de las palabras adecuadas: “presuntamente” o “supuestamente”. Hoy en día, con el empleo adecuado de estas dos palabras se puede montar todo un programa de televisión en horario de máxima audiencia, doy por hecho que después de que muchos abogados se hayan paseado por los camerinos de programas como ‘Sálvame’ para impartir unas breves charlas sobre su uso apropiado.

El espiritismo de Anne Germain

Anne Germain

Parte de nuestra televisión ha evolucionado repulsivamente en favor del morbo, como si este fuera el único método fiable para atraer a la audiencia. Así, algunos de los resultados de esta evolución han sido realmente repugnantes. Es el caso de ‘Más allá de la vida’. Soy de aquellos que el programa de Jordi González cataloga como “escéptico”, pero además me incluyo entre quienes piensan que la aparición de Anne Germain en nuestra televisión supone una estafa dirigida, una vez más, a engañar a la audiencia. El resultado es una medium capaz de conectar con los muertos de cualquiera en un perfecto inglés y revelar los hechos de su más estricta y común intimidad para disfrute de toda la audiencia, un esperpento que sigue convenciendo a personajes famosos cada semana y congregando a espectadores dispuestos a creer en algo que resulta cruel y dañino para ellos mismos.

Llegados hasta aquí no parece tan mala idea eso de la destrucción del mundo, ya que, al menos, con su llegada nos quitaremos unos cuantos espacios molestos de nuestra televisión. ¿Y tú? ¿Qué es lo que no echarías de menos si se cumplen las profecías de finales de año? Seguro tienes algún candidato en mente. Ya sabes que nosotros tenemos un buen espacio en blanco en nuestros comentarios en el que puedes desahogarte y quedarte a gusto.

En ¡Vaya tele! | Publicidad simultánea en todos las cadenas de Antena 3

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

38 comentarios