Síguenos

pasapalabra

Con la ‘P’, veterano concurso de televisión que hoy cumple cinco años. Sólo una respuesta correcta corresponde a este enunciado. ‘Pasapalabra’, el concurso del famosísismo “rosco” final celebra hoy 1.500 ediciones en Telecinco y cinco años de emisión en el canal de Mediaset. Todos somos cada vez más conscientes de lo complicado que resulta perdurar en televisión: conseguir un buen proyecto, saber levantarlo, programarlo en un horario que le vaya bien, llegar al público, a su corazoncito, a ese momento de “no, a esa hora no puedo quedar, que echan tal programa”. ‘Pasapalabra’ lo ha conseguido, con creces, por eso, desde aquí, un pequeño recordatorio en este día de cumpleaños.

Desde que aterrizó ‘Pasapalabra‘ en nuestra parilla, no podemos olvidar que primero fue en el año 2000 y en Antena 3, el programa logró el favor del público por saber explotar una fórmula que parece sencilla pero que no lo es en absoluto, bajo la apariencia de un espacio relajado, ameno y sin grandes pretensiones. El programa presentado por Christian Gálvez ha sabido aunar muchos factores para conseguir una estupenda fórmula de éxito: una duración de menos de una hora (que nos aleja de esos otros grandes concursos de prime time, algunas veces demasiado aparatosos y con pausas para crear tensión dramática que se convierte en aburridos tiempos de impasse), una mecánica sencilla y clara: una sucesión de pruebas o juegos en los que las palabras llevan el peso y que permiten que el espectador juegue desde casa y comente las respuestas con aquellos que tiene más cerca.

Pero también unos invitados famosos que siempre suponen un sazonado de lujo, con bromas, anécdotas y chascarillos para parar un tren (aunque más de algún concursante hubiera preferido que le cambiaran a su inoperante compañero); un presentador jovial que sabe conducir el espacio con dinamismo y mano izquierda y una prueba final que logra congregar a los espectadores a su alrededor: un rosco que engloba el alfabeto, una sucesión de preguntas que llevan hasta el millonarísimo bote que sólo unos pocos elegidos han podido conquistar. Todos estos elementos han aupado a ‘Pasapalabra’ hasta convertirlo en uno de los concursos más populares de televisión y, de hecho, en estos momentos, el único concurso por el que apuesta Telecinco, rendido a su total solvencia.

pasap-berta

Sólo hemos de recordar algunas de sus cifras de récord para tomar conciencia de lo que estamos diciendo: desde que en julio de 2007, hizo su aparición en la cadena “amiga”, ha sido el concurso más visto de las tardes. Su audiencia media supera los dos millones de espectadores y su media es de un 18% de share.

Una edición especial

Para celebrar por todo lo alto este aniversario, el programa emitirá hoy lunes una edición especial que traerá de vuelta a algunos de los concursantes más carismáticos del espacio pero que, sin embargo, no consiguieron llevarse en su momento el preciado bote, en lo que se convertirá en una segunda oportunidad para ellos y un reencuentro de los espectadores con los participantes más recordados. A lo largo de la semana pasada los nombres de Carlos Adán, Paco de Benito o Paqui Doblas, han peleado por conseguir una plaza en este programa especial. Para ello, se desarrolló durante la semana una prueba de selección consistente en un enfrentamiento en solitario con el temido rosco, con 130 segundos de tiempo límite. El ganador de esta prueba particular se enfrenta hoy al ganador de la jornada del viernes, siguiendo el concurso así, su tónica general.

pasap-bote

Además, el programa ha seleccionado a cuatro famosos con mucha vis cómica para participar en el programa 1.500. Paz Padilla, Fernando Romay, Eduardo Gómez y Adriana Abenia son los elegidos. Y como todo hoy tiene que hacer referencia a los números 5 y 1.500, los invitados llegarán al plató montados en un clásico Renault 5. Telecinco espera ofrecer un programa especial cargado de sonrisas y por ello, ha ideado una edición temática en la que no sólo los participantes iran disfrazados, sino que las pruebas se adapatarán a los mencionados números que se convertirán en los más famosos de la jornada.


Los botes más importantes

Algo que ha dado siempre mucho vuelo a ‘Pasapalabra’ es el momento, único e insospechado en el que, por fin, se ha entregado un millonario bote. Ésta es otra de las armas con la que ha sabido jugar el concurso. Todos los días, tenemos estructuras que se repiten, que ayudan a fidelizar y a que los espectadores se anticipen (también esto es necesario a veces) a lo que va a pasar. Pero esa “minúscula” cantidad de dinero que el ganador consigue cada día, no tiene nada que ver con el subidón que supone conseguir el bote: acertar todo el círculo (qué importante es el iconismo, siempre) y, en el momento que menos puede imaginar el espectador, lanzar a un concursante al mundo de los millonarios gracias a su deducción e inteligencia.

Algunos de los programas más recordados son en los que un concursante que tal vez llevaba más de 50 programas con nosotros (y ha generado simpatía y cercanía en el espectador, también fundamental) conseguía a contrarreloj (este programa no se deja ningún cabo suelto) superar la prueba final y alzarse con el premio gordo. ‘Pasapalabra’ es el concurso de televisión en el que se han vivido más momentos “millonarios” de los últimos tiempos. Ya en 2007, ‘Pasapalabra’ entregó el premio más alto de su historia en Telecinco a Marta Sierra con 96.000. Desde entonces, las palabras “el premio más alto” no han hecho sino conquistar nuevas cotas.

José Manuel Lucia, uno de los concursantes más queridos y recordados, consiguió casi 400.000 euros con su victoria en abril de 2009. Hazaña que “dobló” Carlos Villalba en 2011 cuando consiguió el, hasta el momento, bote más alto de la historia de Telecinco, con más de 800.000 euros. Pero todo esto queda en nada si lo comparamos a la aventura de César Garrido, que se convirtió, en febrero de este año, en el nuevo héroe de ‘Pasapalabra’, al llevarse un bote de más de millón y medio de euros (son muchos ceros, sí). Ha habido más botes sí, tampoco muchísimos más. Y eso hace que la emoción crezca y que el momento, cuando llega, sea recibido como una fiesta de fin de año para los espectadores.

Cameos, sketches… ‘Pasapalabra’ es ya un clásico

Por mucho que haya perdurado en el tiempo, parece que un espacio de televisión no cala en nuestra memoria hasta que no lo vemos inmortalizado en otros ámbitos, ajenos al suyo, en el que se le parodia, menciona o imita. ‘Pasapalabra’ forma ya parte de nuestra cultura audiovisual porque lo hemos visto puesto en escena en millones de sketches que han usado el recurrente “rosco” para hacer humor. Desde ‘Homo Zapping‘ hasta ‘Otra movida’, el recurso de colocar a un personaje contestando las preguntas del rosco ya ni siquiera sorprende. Además, en la novena temporada de ‘Aída‘, vivimos un desembarco de los personajes en el plató del concurso; con la Lore participando como “famosa” y Chema y Luisma concursando, cada uno a su manera.

Hasta que un programa o serie no consigue ese tipo de calado, que la sola mención de su nombre se asocie automáticamente a un elemento claro y reconocible, no se puede decir que tenga trascendencia audiovisual. ‘Pasapalabra’ permanecerá durante mucho tiempo en nuestras retinas, mucho después de que concluya, porque ha sabido crear un universo, sencillo pero muy contundente a su alrededor, ciertas marcas señeras y elementos muy reconocibles. Para terminar, os dejo con un pequeño vídeo del programa, parodiado por el programa ‘APM’ de la televisión catalana.

En ¡Vaya Tele! | ‘Pasapalabra’ asalta el prime-time de Telecinco

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios