Síguenos

lqsaestela.jpg


Me parece injusto que se atribuya el dato que ‘La que se avecina’ hizo anoche a la falta de ofertas del resto de cadenas, sobre todo porque en esta tercera temporada, a pesar del mal trato recibido por Telecinco, la serie se va consolidando poco a poco, semana a semana, yo creo que gracias sobre todo a que han sabido separarse por fin de ‘Aquí no hay quien viva’.

Las nuevas tramas, la incorporación de nuevos personajes y la consolidación de los que ya tenían han conseguido darle aire a la ficción y ya no depende del parecido razonable del principio que era, además, su mayor obstáculo. Aunque tenía mis dudas acerca de la incorporación de Antonia San Juan a estas alturas ya puedo decir que el personaje ha encajado a la perfección y ha supuesto una revolución en un sector de los personajes. En el otro extremo, el desarrollo de Recio y de Amador son, desde mi punto de vista, las claves que faltaban para que ‘La que se avecina’ tuviese su propia entidad.

El surrealismo de las tramas es innegable, la maldad intrínseca de los personajes ya era conocida pero con las nuevas situaciones llegadas desde el exterior de la comunidad, como la visita del jeque o la secta del capítulo de ayer, hacen que la acción vaya más allá de las paredes del edificio y muestran un mundo en el que estos personajes no tienen cabida, por mucho que se trate de situaciones grotescas.

Ya sé que ‘La que se avecina’ no es una obra cumbre de la tele nacional pero creo que en verano puede funcionar a base de bien y eso no es una deshonra (hay series que no funcionan en ninguna época). La serie me parece entretenida, me hace gracia y creo que en su género han conseguido marcar la diferencia a base de renuncias. Las viejas ya apenas salen y para mí sería una alegría si Maxi perdiese peso poco a poco. Veremos qué les depara el futuro.

En ¡Vaya Tele! | Telecinco engaña promocionando la audiencia de ‘La que se avecina’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios