Chuck

Las series de personajes con poderes extraordinarios que resuelven crímenes o misterios me tienen un poco saturada. Haciendo un repaso entre las series que tenemos en emisión me vienen a la memoria Medium, Reaper, Sobrenatural, Entre fantasmas, Moonlight, Journeyman y New Amsterdam. Y seguro que me dejo más de una. La perspectiva de ver otra serie más de esta temática no me resultaba demasiado atractiva pero es lo que tiene la tele, que ante vacíos de programación nos inclinamos hacia la opción menos mala y así es como llegué esta semana a Chuck, que se emitía en TV3.

Lo primero que me llamó la atención de la serie fue el reparto, con caras televisivas como las de Sarah Lancaster o C.S. Lee. También apareció en el episodio con un papel más que considerable Lorena Bernal. Pero conforme avanzaba el capítulo fui olvidándome de estos detalles superficiales y la historia fue ganando terreno a fuerza de personajes y guión en una combinación audaz, cómica y, a ratos, nostálgica porque la serie tiene el sabor de algunas producciones de los ochenta, con mucho sarcasmo, protagonistas marginados y relaciones imposibles.

Chuck Bartowsky es un nerd, una especie de friki de los ordenadores, pero es el líder de su pandilla y tiene un escudero fiel de lo más desastroso heredero directo de Vinnie Delpino (Un médico precoz), Screech (Salvados por la campana), o Stiles (Teen Wolf). La estructura de los episodios es sencilla porque Chuck, que almacena datos en su cabeza, tendrá que resolver un misterio en cada capítulo ayudando a unos espías profesionales de la forma menos heroica posible, cómica y surrealista. Bailó un tango al más puro estilo espía pero sólo sabía llevar el paso como una mujer, os podéis imaginar el resultado. Y en la trama transversal, además de una tensión sexual constante y espero que nunca resuelta, encontramos a Chuck evolucionando en su vida gracias a sus actividades secretas.

¡Vótalo!

Editores 8,3

Comunidad 8,5

Actividad de la comunidad