Compartir
Publicidad

'Wallander', la serie de BBC que se adelantó a la moda del Scandi-noir

'Wallander', la serie de BBC que se adelantó a la moda del Scandi-noir
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Scandi-noir es el término con el que los periodistas británicos, sobre todo, engloban las series policiacas llegadas desde Escandinavia, o que utilizan su misma atmósfera de cielos nublados y policías serios y con problemas. La culpable del principio del fenómeno fue 'Forbrydelsen' en su aterrizaje en BBC Four, en la primavera de 2011. Llegaba cuatro años más tarde de que se estrenara su Dinamarca natal y, curiosamente, lo hacía para aprovechar el tirón de una serie británica que, sin embargo, se había rodado en Suecia.

Esa serie era 'Wallander', que La 2 está recuperando, desde su primera temporada, para la noche de los domingos. Con Kenneth Branagh al frente, 'Wallander' adaptaba varias novelas de Henning Mankell protagonizadas por el comisario Kurt Wallander, y lo hacía al modo 'Sherlock'; es decir, cada una de sus cuatro temporadas consta de tres episodios, de una hora y media cada uno, que trasladan a la pequeña pantalla uno de los libros de Mankell.

'Wallander', británicos en Suecia

La serie de BBC no es la primera protagonizada por el comisario Wallander de la policía de Ystad, en el sur de Suecia. En su propio país ha habido varias tv movies y una serie, pero la adaptación de BBC es interesante porque intenta empaparse por completo del tono que Mankell imprime a sus casos. Para ello, la producción se trasladó a Suecia y a la propia región de Escania, rodando los capítulos en los mismos lugares donde transcurre su acción. Y lo curioso es que, habitualmente, 'Wallander' suele ser una serie en la que hay bastante luz natural.

'Wallander' se rodó en los escenarios de Suecia donde transcurren las novelas de Henning Mankell

En lugar de colocar a sus personajes en oscuras ciudades en las que siempre llueve, que parece ser el estereotipo del Scandi-noir actual, aquí hay bastantes espacios abiertos y bastante sol, aunque es verdad que la luz tiende a ser dura y fría, y que los interiores suelen presentarse también como más funcionales y poco acogedores. En Suecia chocó un poco que 'Wallander' se tomara las molestias de buscar el realismo en los escenarios pero que, después, todos sus actores fueran británicos, y entre ellos hay alguna que otra sorpresa.

Por ejemplo, Tom Hiddleston aparece en las dos primeras temporadas como el policía Magnus Martinsson, y si sois aficionados a la ficción británica, encontraréis más caras habituales de esas series, como Sarah Smart.

Una serie para Kenneth Branagh

Wallander1

Del mismo modo que 'Luther' está hecha a la medida para Idris Elba, 'Wallander' es el vehículo perfecto para Kenneth Branagh, su protagonista, al que se le da bien interpretar a tipos atormentados o, más concretamente, a tipos con problemas personales que no saben cómo exteriorizar lo que sienten ni compartirlo con nadie. Al principio, Kurt está agobiado por su difícil relación con su padre y, según pasan los años y los capítulos, es el precio emocional de su trabajo lo que acaba pasándole factura.

De hecho, la periodicidad un poco peculiar de la serie, con cuatro temporadas entre 2008 y 2016, permite que los espectadores vayan viendo la evolución de Wallander con la edad, algo que resulta fundamental en las novelas de Mankell. Sus desengaños amorosos, su relación con su hija, su propia salud, que va deteriorándose... Todo eso va sumándose al retrato de este hombre de pocas palabras, al que le toca lidiar con los aspectos más feos de la aparentemente idílica sociedad sueca.

'Wallander' es un visionado interesante para los fans del género negro escandinavo, más porque tuvo la culpa, en parte, de que los británicos se volvieran locos con las series de polícias danesas y suecas que aterrizaron en sus televisiones para aprovechar el éxito de esta serie.

En ¡Vaya Tele! | El jefe de BBC1 reconoce que hay "demasiados detectives" en televisión

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos