El sentido de la responsabilidad en 'Wetten Dass...?'

Síguenos

‘Wetten Dass…?’ es la versión alemana del famoso ‘¿Qué Apostamos?’ y ha saltado recientemente a los medios por haber protagonizado el primer accidente en la historia del programa en Alemania. Samuel Koch es un chico de 23 años que tenía el reto de saltar cinco coches con unos zancos, pero la mala suerte de su fortuna hizo que cayese mal en una de las pruebas, sufriendo la rotura de varias de sus vértebras y haciendo que entre en un coma del que todavía no ha salido. El hecho ocurrió en directo en la cadena ZDF.

No voy a entrar en la discusión sobre el espectáculo y la audiencia. Para ello ya lo ha hecho la Chicadelatele con la que coincido totalmente en su opinión, sino en uno de los sentidos de la ignorada responsabilidad televisiva. El video que hay sobre estas líneas muestra el momento del accidente, y… acostumbrado a nuestra televisión… me ha llamado la atención tambien ver el sentido de la responsabilidad, en la propia realización del momento. Algo propio e innato a cualquier realización de televisión.

El accidente fue un fallo que no había ocurrido en las pruebas de ensayo anteriores al directo. En el momento de la caída, el realizador decide no encuadrar en plano a Samuel Koch, optando por pinchar un plano general del público para más tarde irse a publicidad. Puede parecer una tontería, pero es en cierto modo, denota un símbolo de respeto que en otros lugares y otros realizadores no hubiesen tenido en cuenta, como por ejemplo, en España. Ahora, en Alemania parecen echarse las manos a la cabeza por este hecho “causado por la lucha de audiencias televisivas“.

Y creo que de haber sido realmente así, el realizador hubiese mostrado la caída de forma fija y no habría impuesto tapar con el encuadre el accidente sucedido, algo que no fue así, ya que sucedió todo lo contrario. Realmente, es lo mínimo que se puede hacer apelando al sentido de responsabilidad y respeto en televisión en una situación imprevista como esta. Para más inri, en el momento del accidente, Samuel saltaba su quinto coche, el último, conducido además por su propio padre.

En ¡Vaya Tele! | La responsabilidad en los servicios informativos

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

17 comentarios