'Con el culo al aire', Antena 3 se reencuentra con la comedia

Sigue a Vayatele

Conelculoalaire

Es cierto que el primer capítulo de ‘Con el culo al aire’ no me gustó. Volví a ver un nuevo intento por conquistar a los espectadores a partir de los mismos elementos que se encuentran ya más que desgastados en nuestra televisión. Personajes con los mismos perfiles, argumentos calcados e incluso algunas situaciones que nos sonaban de otras ficciones. Y también es cierto que, aunque sigo pensando que la comedia de Antena 3 no es ninguna maravilla, reconozco que se ha mantenido en este intervalo entre los productos desechables y los que brillan por sí solos.

Es curioso que la ficción que mejor le haya funcionado a Antena 3 en este inicio de 2012 haya sido la más simple de todas las que se encuentran en su programación. Parece que la audiencia ha sabido conectar con las tramas de ‘Con el culo al aire’, buscando pasar un rato entretenido frente a la televisión. Al fin y al cabo, es lo que la mayoría buscamos cuando nos ponemos delante de una serie, algo que se consigue gracias a ‘Con el culo al aire‘ aunque con algún que otro pero de por medio.

Como decía, la comedia ha sabido mantenerse durante su primera temporada pese a que comenzó flojeando y mostrando sus debilidades. Ante la respuesta de la audiencia, Antena 3 decidió renovar la serie por una segunda temporada, una tanda de nuevos capítulos que, aunque la máxima en la ficción nacional sea no tocar lo que funciona, podrían servir para reforzar los elementos que pueden seguir puliéndose, convirtiendo así en la gran comedia que podría ser. Ya que apunta maneras y tiene aspectos que podrían dar muy buen resultado si se trabajara más en ellos.

Típica y llena de tópicos

Conelculoalaire3

Desde el primer minuto ‘Con el culo al aire’ se mostró como una serie más, en la que destacaban gran parte de esos elementos que vemos constantemente en las series españolas y de los que tanta veces nos quejamos. Por eso, observar algunas de sus tramas nos hacía creer que estábamos ante otra serie española (con todo lo negativo que esa frase conlleva), convenientemente parecida a otras emitidas recientemente y todo nos hacía indicar que el único elemento nuevo que añadía la comedia sería mostrar la vida diaria en un camping en plena crisis económica.

La serie que más presente he tenido durante la temporada de ‘Con el culo al aire’ ha sido ‘Aquí no hay quien viva’ (o ‘La que se avecina’, como queráis). De nuevo, se partía de la fórmula en la que un grupo de personajes convivían en un mismo espacio mientras se molestan y chantajean los unos a los otros para sacar el máximo beneficio posible. Incluso algunos cuentan con su mote particular y sueltan una serie de frases que se van repitiendo a lo largo de cada capítulo. Elementos que no hacen más que recordar a otras ficciones. Una misma puesta en escena la que hemos encontrado con la llegada de ‘Con el culo al aire’ aunque tenemos que reconocer que, llegados al final, no lo hemos pasado tan mal como creíamos en un principio.

Y con respecto a las tramas mostradas, más de lo mismo. Hemos tenido una boda, al final de la temporada cómo no, con su correspondiente capítulo de despedidas de solteros. También se ha mostrado la mayor tensión sexual no resuelta, entendida literalmente, entre dos personajes, algo que parecía cada vez más difícil de creer. Incluso hemos contado con ese episodio en el que los protagonistas se enfrentan a otro grupo de personas en un partido de fútbol, tan presente en toda comedia que se precie. Anotamos para la segunda temporada el episodio donde aparece un muerto y el embarazo y posterior parto de una de sus protagonistas. Lo peor de todo es que realmente he visto un intento por innovar en sus tramas, pero al introducir otras tan recurrentes las primeras no han conseguido destacar todo lo que se pretendía.

Salvada por sus personajes

Conelculoalaire2

‘Con el culo al aire’ se ha salvado de la quema gracias al reparto con el que ha contado, que ha estado a la altura de las circunstancias, dando a vida a varios personajes con los que hemos podido conectar y pasar un buen rato. Generalmente todos han estado bien, aunque quizá hayan brillado más esa relación a lo Epi y Blas de Ángel y Jorge, la familia cada vez más abultada de Tino o el matrimonio de los pijos. En contra hemos encontrado a una María León increiblemente desaprovechada y hemos presenciado un nuevo síndrome de Darrin en el personaje de Juanita, que lamentablemente cambió de actriz de un capítulo a otro.

Conelculoalairereview

Pese a que sus tramas generales estaban más vistas que el tebeo, las salidas de tono de sus personajes, los chascarrillos y esos toques de humor absurdo tan bien introducidos han provocado que pasemos un buen rato cada miércoles. Ahí es donde se ha encontrado su principal punto a favor, mostrando una fórmula con la que podríamos seguir disfrutando en el futuro. Pero no hay que olvidar que la comedia todavía no se ha convertido en una ficción sólida, de las que mantienen espectadores capaces de seguirla allá por donde vaya. Así, tras el final de temporada ‘Con el culo al aire’ todavía se mueve en una fragilidad que debería cuidar de cara al futuro.

En ¡Vaya tele! | ‘Con el culo al aire’ volverá con una segunda temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios