Operación Triunfo

Semana a semana Operación Triunfo ha ido degenerando hasta acabar convirtiéndose en un Gran Hermano más y Gestmusic y Telecinco ya le sacan más rédito a lo que ocurre dentro de la Academia o en las nominaciones que a lo que sucede en el escenario. La pregunta es si son víctimas de las circunstancias o si esto es una estrategia planeada de antemano. Yo me inclino por lo segundo.

Para empezar, los casting ya fueron un derroche de medios en la persecución del friki y el posicionar a Risto en esa tesitura dice mucho del objetivo que perseguían. Los candidatos seleccionados, además de tener cualidades para la canción, más que dudables en algún caso, habrán pasado un test psicotécnico que ya revelaba que juntaban bajo un mismo techo a una pandilla tremenda. Las puñaladas traperas en la convivencia van que vuelan. Los teatrillos de la polémica entre el presentador, el jurado y la academia aderezan el directo. Y el nuevo formato del Chat es la puntilla a todo el proceso.

Mi teoría es que cuando se plantearon esta nueva edición se dieron cuenta de que el éxito del programa peligraba por la falta de exposición televisiva y tuvieron que darle una vuelta al planteamiento para adaptarlo al nuevo panorama de Telecinco. Sin Aquí hay tomate y sin El ventilador tenía que ser el propio OT quien generase la polémica ya lista para su consumo y se sirven para difundirla de la web de Telecinco, de la web paralela y de YouTube.

¡Vótalo!

Editores 3,5

Comunidad 1,9

Actividad de la comunidad