Sigue a

nostalgia_monster


Uno de los proyectos que despierta más curiosidad de la próxima temporada televisiva en Estados Unidos es ‘Mockingbird Lane‘, la nueva versión de ‘La familia Monster‘ que Bryan Fuller está desarrollando para NBC. No tiene aún fecha de estreno, pero nos sirve de excusa para recuperar la serie original en la que se basa, una comedia familiar de los 60 cuyo primer gag eran, precisamente, sus protagonistas, un grupo de monstruos clásicos del cine que se comportaban como cualquier otra familia de clase media de los 60 que los estadounidenses podían ver por televisión. Algo, por cierto, que se estaba haciendo ya, de modo parecido, en ‘Los Picapiedra‘.

No era una idea nueva. Desde los años 40 circulaba por los estudios Universal una idea de hacer una serie de animación con algunos de los monstruos que el estudio había utilizado en sus películas de terror de la década de 1930, aprovechando también que la revista New Yorker publicaba con bastante éxito la tira de ‘La familia Addams‘, que luego se transformaría a su vez en serie de televisión. Hasta principios de los 60 no empezó a desarrollarse el proyecto, como una sitcom en CBS, y pasó por varios guionistas antes de que se rodara un piloto, en color, de 15 minutos, que nunca se emitió pero que sirvió para que la cadena decidiera quedarse con ella. En aquella presentación, Lily se llamaba Phoebe y se parecía demasiado a Morticia Addams y Eddie, su hijo, era demasiado sarcástico para lo que ellos buscaban, que era una comedia más blanca y familiar.

Una familia “normal”


Como decimos, la gracia del concepto de ‘La familia Monster’ es que se comportan como una familia normal, con el contraste de que son realmente monstruos. El padre, Hermann, es el monstruo de Frankenstein, su mujer, Lily, es una vampiresa, el abuelo es Drácula, el hijo, Eddie, es un hombre lobo, y sólo Marilyn, la sobrina, es la típica chica rubia normal. Hermann trabaja en la funeraria local y Eddie va al colegio también en Mockingbird Heights, y los problemas que suelen tener son los habituales en este tipo de comedias. De vez en cuando, sin embargo, parte de la historia del capítulo estaba motivada por algún aspecto más acorde con las películas de terror, pero con el giro amable y humorístico de la serie. El abuelo, por ejemplo, tenía un laboratorio en el sótano y un murciélago como mascota (llamado Igor), la mascota de la familia era el dragón Spott y Lily andaba a menudo cocinando conjuros con sangre de ratón y cosas así.

themunsters

Porque ésa era otra mitad de la gracia; los Monster también hacían cosas más asociadas con su condición de personaje de película de terror, como conjuros, o convertirse en murciélagos u hombres lobo, pero se mostraba como si fuera lo más normal del mundo. Se movían en un coche que era una versión king size de un coche fúnebre, y su casa era gótica y estaba llena de humo por los pasillos, cuartos poco iluminados y todos los detalles estilísticos que el público había aprendido a reconocer del género de terror que se hacía en Universal. Todo esto ayudó a que ‘La familia Monster’ tuviera una acogida más o menos aceptable en CBS y aguantó en la parrilla dos temporadas, entre 1964 y 1966. La cadena terminó cancelándola después de que su audienca se resintiera mucho ante la competencia de ‘Batman‘, que era en color. Sin embargo, su emisión sindicada hizo que terminara convirtiéndose en una de las comedias de esa época recordadas con mayor cariño, y hasta propició un breve regreso a televisión, en los 90, precedido de una tv movie.

Un reparto curioso


Uno de los aspectos más peculiares de ‘La familia Monster’ era la procedencia de sus intérpretes. Fred Gwynne (Hermann) interpretaba al padre como una especie de antecedente de Homer Simpson, bastante infantil y tontuelo, aprovechando la versatilidad que había mostrado en cine, en ‘La ley del silencio‘, y en una comedia de policías para televisión. Al Lewis (el abuelo Drácula) era un activista izquierdista muy activo, que hasta intentó en los 80 presentarse a gobernador de Nueva York, y que se prestaba a repetir su papel del abuelo vampiro allá donde lo requirieran, y curiosamente sólo era un año menor que su hija en la ficción, Yvonne de Carlo, que había conocido ciero éxito en el cine en los 50 gracias a su participación en ‘Los diez mandamientos‘ y ‘Salomé‘, entre otras, pero su carrera había languidecido bastante antes de que llegara ‘La familia Monster’. En 1972, Stephen Sondheim escribió un personaje en su musical ‘Follies’ específicamente para ella. El papel de Marilyn, por otro lafo, estuvo interpretado por dos actrices, Beverly Owens y Pat Priest.

Serie de culto



La emisión en sindicación, como ya hemos dicho, convirtió ‘La familia Monster’ en una serie de culto, mientras en España pudimos verla dentro de ‘La bola de cristal‘, siendo uno de los últimos programas en blanco y negro, si no el último, que se emitió regularmente en la televisión española. Y como curiosidad, Herman y Lily fueron de los primeros personajes en la televisión de Estados Unidos en compartir una cama sin que sus intérpretes estuvieran casados en la vida real. En todas las series familiares, hasta ese momento, marido y mujer dormían siempre en camas separadas. Llegó a haber cómics y videojuegos de la serie en los 80 y los 90, y no puede negarse que el look de Lily Monster es uno de los favoritos de Alaska. ¿Logrará el remake de Bryan Fuller el mismo éxito?

Ficha Técnica: La familia Monster

monstersdvd

  • Título Original: The Munsters
  • Género: Comedia fantástica familiar
  • Cadena: CBS (1964-66)
  • Emitida en España: TVE
  • Disponibilidad DVD: Serie completa

En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios