Sigue a Vayatele

The big bang theory

Está de moda (lleva varios años estándolo) defenestrar a ‘The Big Bang Theory‘, rasgarse las vestiduras porque ya no es la serie “geek” de sus inicios, plagada de referencias y basada en unos personajes masculinos socialmente incómodos que apenas pueden hablar frente a la vecina buenorra de enfrente. Lo cierto es que las cosas cambian, y mal que a más de uno les pese, la serie de CBS no sólo ha mantenido su audiencia fiel desde hace años, sino que la ha aumentado poco a poco hasta el momento actual.

A todo el mundo se le llena la boca despreciando a ‘The Big Bang Theory‘ por haberse convertido en “El Show de Sheldon“, y aunque es cierto que ahora su humor está bastante distanciado de lo que era en un principio, tampoco es que por aquél entonces fuese la panacea del humor inteligente y las referencias. El cambio definitivo vino con la creación de un grupo femenino completamente definido con sus propias tramas, para algunas el punto de inflexión de la serie y para otros, como yo, un motivo más para seguir viéndola.

Comentábamos hace unos meses que ‘The Big Bang Theory’ había primado las relaciones sentimentales por encima del resto, y así lo hemos seguido viendo en los primeros compases de su sexta (y penúltima, por ahora) temporada; las relaciones de los tres personajes principales han seguido adelante, con Howard mudándose definitivamente con Bernadette, con Amy consiguiendo unos azotes por parte de Sheldon y con Leonard consiguiendo el tan ansiado “te quiero” por parte de Penny.

El humor vuelve a girar casi exclusivamente en torno a Sheldon y sus excentricidades, siendo su punto culminante la lucha por la plaza de aparcamiento que ni siquiera utilizaba. Y mención especial a Amy, que en nada se parece ya a esa supuesta versión masculina de Sheldon que nos quisieron meter cuando introdujeron al personaje; ahora es la parte más inocente y desbocada del grupo de chicas, y de ella vienen muchas de las frases lapidarias de la serie (ese “You wanna spank me?“ a Sheldon con cara de necesitada).

En definitiva, ‘The Big Bang Theory’ sigue fácilmente acomodada en esa posición privilegiada desde la que se ha hecho con una legión de fans y con otra de “haters”. Suerte que la oferta es amplia y hay para todos los gustos.

En ¡Vaya Tele! | ‘The Big Bang Theory’, un punto y aparte

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios