Síguenos

Smallville

Cuando una serie lleva diez temporadas y más de 200 episodios a sus espaldas, darle un final debe ser lo más complicado del mundo. Me puedo imaginar al equipo de guionistas pensando en todas las tramas que ha habido en los nueve años anteriores e intentando de alguna manera que al escribir el final, nadie se quede defraudado después de tanto tiempo viendo una serie.

Y eso es quizás lo que ha sido Finale, el último episodio de ‘Smallville‘ de una hora y media que daba por concluída una serie con demasiadas cosas a sus espaldas, ya que a los diez años emitiéndose hay que añadirle un viaje por dos cadenas diferentes, múltiples cambios del equipo guionista, un reparto más que inestable y unos fans ansiosos por conocer cómo se iba a convertir Clark Kent en Superman. ¿Han estado a la altura? ¿Ha valido la pena el viaje de diez años para este final?

Un episodio muy largo

Cuando se anunció que el último episodio de ‘Smallville‘ duraba dos horas, yo me llevé las manos a la cabeza, la serie nunca había sido capaz de llevar el peso de un episodio correctamente, por lo que tener un final de dos horas (una hora y media sin los anuncios) iba a contar con unas subidas y bajadas de intensidad bastante pronunciadas. Y así ha sido, el episodio final ha tenido una mezcla de momentos épicos y momentos aburridos bastante importante, consiguiendo en muchas ocasiones que me tentara darle al avance rápido para pasar alguna escena nada interesante.

Y es que no se entiende como con un enemigo como Darkseid del que han estado hablando toda la temporada y que fue prácticamente el único en derrotar a Clark, no hayan intentado ir más por ese camino en vez de contarnos una vez más las historias sentimentales entre personajes las cuales estamos cansados de ver una y otra vez. Un claro ejemplo es la indecisión absurda de Lois, que de la noche a la mañana decide que no puede casarse con Clark pero después de leer un papel con los votos vuelve a cambiar de opinión ¿realmente era necesaria esta parte? Por no hablar de la enésima despedida de Chloe y Oliver, la cual me provocó un dèja vú realmente extraño.

Smallville

La vuelta de Lex

De este último episodio solo me gustaron dos cosas, el final y la vuelta de Lex. El villano por excelencia estuvo siempre presente desde que desapareció y el que más y el que menos esperaba su vuelta. Y lo cierto es que no pudo hacerlo mejor, primero con el sacrificio de Lionel de Tierra 2 para conseguirle el corazón para continuar con una conversación con Clark digna del mejor Lex de los cómics, donde reconoce que siempre ha tenido envidia de él y que sabe que tiene que convertirse en el mejor villano para que el propio Clark sea el mejor héroe.

Mención aparte tiene el asesinato de Tess, algo que me desagradó profundamente pero que comprendo, ya que todo el episodio final ha sido un intento por parte de los guionistas de convertir ‘Smallville’ al canon de Superman, por lo que era necesario borrarle la memoria a Lex y que Tess muriera, ya que en la historia original de Superman no se conocer más miembros de la familia Luthor que el propio Lex.

Smallville

Un final cutre y épico a la vez

Y cuando ya dejamos atrás todos los sentimentalismos, todos los enésimos intentos de Clark de sentirse bien consigo mismo llegó el momento esperado, Clark se convierte en Superman y para mí no lo puede hacer de una manera más épica y cutre. Épica porque la conversación con su padre es uno de los momentos sentimentales que merece la pena, así como la otra conversación co Jor-El, donde se siente orgulloso de él y le recuerda que es merecedor de todos sus poderes después de todas las pruebas que ha pasado (con imágenes flashback a modo de homenaje a la serie incluídas).

Smallville

Y cutre porque aunque me emocioné al ver como Clark se ponía el traje de Superman, ese final en animación CGI me puso los pelos de punta, pero en el mal sentido, ya que no puedo entender como una serie con efectos especiales más que decentes, puede acabar realizando una animación tan mala en el momento álgido de su final.

Un momento final que también hay que calificar como cutre por el guión, ya que después de que Darkseid fuera el más malos entre los malos, que se solucione todo con tres flechas, una iluminación solar a los marcados y un empujoncito al planeta que iba a destruir la tierra me parece te hace sentir como si fueras estafado. No pido una batalla destrozando todo como aquella con su clon malvado, pero Darkseid se merecía un final un poco más digno.

Y saltaron siete años

Cuando el episodio comenzó con Chloe contándole a su hijo la historia de Superman siete años después me pareció que era un recurso demasiado predecible, pero después de ver todo el episodio creo que fue realmente necesario ¿por qué? Pues porque los guionistas sintieron la, correcta, necesidad de adaptar la historia de ‘Smallville’ a Superman, así lo hicieron con la muerte de Tess y el borrado de memoria de Lex y así lo hicieron también con la conversión del periódico en un escenario que nos recuerda enormemente a Lois y Clark.

SmallvilleY aunque eso de que Lois y Clark tardaran siete años en casarse chirríe más que la puerta de una casa encantada, todo se borra cuando oímos la mítica melodía compuesta por John Williams y vemos a Clark sacando su traje para ayudar a los que le necesitan. Porque Clark pese a haber pasado diez años a base de tonterías de instituto, múltiples enemigos y múltiples dudas de sí mismo acabó siendo lo que debía ser, Superman.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

48 comentarios