Síguenos

Fringe4tpspoiler

Sabíamos que con el final de la tercera temporada ‘Fringe’ había llegado a un punto de inflexión que tendría consecuencias en este nuevo curso. Y, después de todo un verano teorizando sobre lo que estaba por venir, ya tenemos material suficiente para poder comentar las primeras impresiones que su cuarta temporada nos está dejando. En primer lugar, lo que más preocupa de ‘Fringe’ sigue siendo su audiencia. Esta continúa descendiendo (mínimo histórico de espectadores en su última emisión) y se mantiene justo en ese nivel que nos deja a todos expectantes, con el temible pensamiento de que un día nos levantaremos y nos encontraremos una mala noticia que perjudique al futuro de la serie.

Parece que la audiencia estadounidense está siendo reacia a los nuevos episodios de ‘Fringe‘, unos capítulos que por encima de todo destacan por la ausencia de su principal protagonista. Nos han vendido la cuarta temporada estableciendo el paradero de Peter Bishop como reclamo, después de que este desapareciera repentinamente tras cumplir la función para la que había sido encomendado. Sí, es esta desaparición una de las tramas más interesantes que hoy en día se nos presenta en ‘Fringe’ pero, debido a la ausencia de Peter Bishop en la serie y a que ningún personaje se acuerda de él (por lo que no hay investigación sobre su paradero), no podemos decir que hasta ahora nos esté aportando lo que esperábamos de ella en esta cuarta temporada.

‘Fringe’ continúa con sus episodios autoconclusivos, que llegan a perder algo de atractivo, con la unión de ambos mundos como el nuevo recurso a explotar. La serie subió un peldaño al final de la tercera temporada y después de todo lo que nos ha enseñado en el pasado, ahora toca que los personajes de ambos universos colaboren en las investigaciones que llevan a cabo. La desaparición de Peter, además, añade un nuevo aliciente: algunos hechos del presente también se han cambiado. Aunque llegamos a desconocer hasta qué punto se ha modificado el presente, sí hemos podido observar cómo algunos personajes que habían muertos siguen vivos o cómo algunas personas que se conocían ahora ya no se recuerdan. Quiero pensar que todo estará justificado y que no se trata de un recurso para crearnos preguntas que en el futuro no van a ser contestadas.

Principalmente por este motivo ‘Fringe’ se ha reiniciado y quizá es demasiado pronto para saber hasta qué punto. Algunos personajes se encuentran todavía anclados en el pasado de la serie y el inicio de esta cuarta temporada aparece como una oportunidad para que ellos exploren otras vías para solucionar sus problemas. Además, aún no hemos visto a Walternativo, pese a que después de su papel en la tercera temporada debería ser un personaje presente desde el minuto uno. Tampoco hemos visto a otros personajes que sabemos que van a estar presentes en los nuevos episodios (Nina, por ejemplo) y desconocemos los efectos que la desaparición de Peter ha causado en todos ellos.

Una ausencia que se nota capítulo a capítulo. El personaje de Peter era principal para que los personajes quedaran conectados y ahora estos andan mucho más desorientados. Es en este punto por el que tengo el corazón dividido. Por un lado, me resulta interesante la desaparición de Peter y sé que una pronta resolución de su paradero no va a hacer más que perder ese grado de interés. Pero, por otro lado, quiero ver de nuevo a Peter en escena y con cada nuevo episodio comprendo lo imprescindible que es su personaje dentro del universo de ‘Fringe’.

A mí estos primeros capítulos me han sabido a poco. Han perdido algo de emoción y no han estado a la altura de lo que me esperaba del regreso de la ficción. Pero, tal y como ‘Fringe’ nos enseñó en su tercera temporada, la serie de la Fox es capaz de mostrarnos que una sola de sus temporadas pueden tener varios bloques de capítulos, algunos más interesantes que otros, en los que se pueden crear tramas que vuelvan a dejarnos con la boca abierta. Una vez más, deposito mi confianza en los guionistas de ‘Fringe’. Espero que este inicio sólo sea una bache que pronto solventarán y que el futuro que nos tienen preparados nos fascine como en el pasado. Todo eso si el descenso de audiencias no se lo impide.

En ¡Vaya tele! | ¿El más difícil todavía para ‘Fringe’?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

41 comentarios