Síguenos

VIH SIDA

Como bien sabéis, hoy día 1 de Diciembre es el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA, la enfermedad producida por el VIH que ya lleva más de 30 años entre nosotros, aún sin una cura efectiva. El tema de la concienciación se lo dejamos a nuestros compañeros de Ambiente G, que hoy nos deleitan con varias lecturas sobre la gravedad de la enfermedad y la importancia de un diagnóstico precoz; pero nosotros, desde ¡Vaya Tele!, también queremos aportar un pequeño granito hablando sobre algunos personajes de nuestras series favoritas que trataron este tema.

El VIH sigue siendo un tema tabú, y no ha sido nada fácil encontrar una recopilación de cinco personajes que hayan mantenido una trama a lo largo del tiempo en una serie (los episódicos sí son algo más frecuentes). Nos hemos dejado algunos en el tintero, es evidente, pero los cinco que hemos recopilado, entre nuestras series y las del otro lado del Atlántico, ofrecen puntos de vista diferentes de la infección y de la enfermedad. Ahora bien, tened mucho cuidado porque incluímos spoilers como catedrales de ‘Brothers & Sisters’, ‘Física o Química’, ‘Angels in America, ‘La Pecera de Eva’ y ‘Queer as Folk’. Si no has visto estas series y no quieres saber nada sobre ellas, mejor será que no sigas leyendo.

Saul Holden, ‘Brothers & Sisters’

El recorrido de Saul en ‘Brothers & Sisters’ ha sido tortuoso y, con mucho, de los más secretos. Aunque su homosexualidad se intuye desde el principio, no es hasta el final de la segunda temporada cuando verdaderamente se abre a su familia y confiesa su verdadera condición. Siempre arropado por su sobrino, Kevin, Saul va dando pequeños pasitos en la normalización de su condición hasta que en la cuarta temporada recibe una terrible noticia.

Un ex-amante suyo le confiesa estar infectado por el VIH, por lo que Saul acude al hospital para relizarse las pruebas. Cuando Nora le pregunta por los resultados, él contesta con un escueto “I’m fine“ (”Estoy bien“), pero plantando la duda en el espectador. Una duda que se resuelve finalmente en el último capítulo de la cuarta temporada, tras un accidente de tráfico en el que Saul sangra, y cuando Kevin se acerca a prestarle ayuda, le grita: “Dont touch me! You can’t“ (”¡No me toques! No puedes“).

Marina Conde, ‘Física o Química’

Marina fue un personaje bastante odiado por la audiencia en ‘Física o Química’, por sus ideales de derechas, su prepotencia y, sobre todo, por la manía que le tenía a Fer desde que llegó al Zurbarán. Poco a poco la fuimos conociendo, y desde el principio sabíamos que escondía algo. Algunos decían que Marina era transexual, otros que había pertenecido a una organización nazi… y entre pequeños detalles podíamos intuír que en realidad estaba infectada por el VIH.

Y así fue, en el vídeo que tenéis aquí arriba veis cómo, ante las burlas de los alumnos del colegio, Marina se vuelve loca confesando su secreto y dejando claro por qué no quería tener una relación con Roque: “¿Os habéis parado a pensar lo que tiene que ser sufrir una enfermedad como esa y que a cambio lo único que recibas sean insultos y miradas de asco?“.

Prior Walter, ‘Angels in America’

HBO volvió a sorprendernos en 2003 con una miniserie sobre el VIH en sus comienzos, a mediados de los 80. Con actorazos de la talla de Al Pacino, Meryl Streep y Emma Thompson, ‘Angels in America’ consiguió cinco Globos de Oro y once premios Emmy, incluyendo las categorías principales de Mejor Miniserie y Mejor Actor y Actriz. Y aunque entre el reparto encontramos a varios personajes con VIH, nos quedamos con la historia de Prior Walter, interpretado por Justin Kirk.

En una época en la que el SIDA asolaba Estados Unidos, Prior decide contarle a su novio Lou que está enfermo de SIDA; la respuesta de éste es abandonarle, y Prior, consumido por la enfermedad y sintiéndose abandonado, empieza a modificar sus hábitos y a tener experiencias “extrasensoriales” en las que conoce a Harper, personaje interpretado por Mary Louise Parker (curiosamente ambos coincidirían un par de años más tarde en ‘Weeds’, aunque en unas circunstancias completamente diferentes). ‘Angels in America’ es un reflejo fiel de una sociedad horrorizada ante la plaga y unos enfermos estigmatizados que buscan, al fin y al cabo, el calor humano, la seguridad y la aceptación por parte de los que le rodean.

César Camacho, ‘La Pecera de Eva’

Cesar camacho

Quizá algo menos conocida por ser una serie nacional y, además, bastante secundaria, la historia de César Camacho no es por ello menos reseñable. César llega al Instituto Unamuno en la tercera temporada, en sustitución de Pep, y desde el principio le vemos como un personaje misterioso, oscuro, cerrado y algo excéntrico. Poco a poco le vamos conociendo, él se va abriendo a Eva y a los alumnos, hasta que finalmente descubrimos que ha sido recientemente diagnosticado de VIH.

Su historia es recurrente en los 65 capítulos que dura la tercera temporada de ‘La Pecera de Eva’, y sigue siéndolo en la cuarta. Vemos cómo poco a poco se va a acercando a Eva en lo sentimental, pero al igual que le pasaba a Marina en ‘Física o Química’, su enfermedad le impide empezar una relación con ella, hasta que termina por confesárselo en el último capítulo de la tercera temporada. Su historia, además, continúa en la cuarta, actualmente en emisión a través de FDF.

Ben Bruckner, ‘Queer as folk’

Tres personajes recurrentes con VIH tuvimos en los cinco años que duró ‘Queer as Folk’ en Showtime. Una serie tan abierta, con tanto contenido homosexual y con tan pocos tabúes como ésta no podía ignorar el SIDA, y no lo hizo en ningún momento. Aunque el personaje con VIH que tenemos desde el principio es el de Vic (el hermano de Debbie), el que más destaca es el personaje de Ben, el novio de Mike que llega a comienzos de la segunda temporada. El momentazo se produjo a comienzos de esa temporada, cuando Ben le cuenta a Mike antes de llevárselo a la cama que es VIH positivo.

A partir de ahí, llegan las dudas: ¿Y si le sangran las encías? ¿Y si se rompe el condón? ¿Y qué pasa si en algún momento entra en contacto con su sangre? ‘Queer as Folk’ nos demostró durante esos cuatro años que tener SIDA no impide mantener una relación sana y seria, que es importante cuidarse al máximo y llevar un control estricto de síntomas, recuento de linfocitos, carga viral… palabras que nos suenan a chino y que Ben nos hizo muy familiares.

En Ambiente G | El sida tampoco huele a nada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

13 comentarios