Compartir
Publicidad
'Supervivientes', el todo por el todo
Telecinco

'Supervivientes', el todo por el todo

Publicidad
Publicidad

Después del uno, el dos, y luego el tres. En el idioma de Mediaset, esto viene a querer decir que la rueda de realities no se detiene nunca. Empezamos curso con 'Gran Hermano', seguimos con 'Gran Hermano VIP' y, ahora, como no podía ser de otra forma, completamos temporada con 'Supervivientes'.

La rentabilidad de estos formatos es más que evidente y, por ello, resulta entendible la estrategia del grupo de Fuencarral. Los beneficios son muchos, no sólo consigue hasta tres prime times semanales (una estrategia, eso sí, que no le salió demasiado bien en la pasada edición VIP). Sino que además se convierte en rey de la charla social en redes como Twitter.

Y, sobre todo, le permite hacer crecer ese universo que ha construido alrededor de su propia farándula, con sus propios personajes, con algunos importados, con características peculiares pero una cosa en común, el cero miedo a exhibir sus conflictos delante de una cámara. Con todo ello, 'Supervivientes' ha arrancado su nueva edición 2017.

Un guión aprendido

Plato

Ponerlo en marcha hasta nos puede parecer muy sencillo. Sólo hace falta atender a las estructuras y premisas que han funcionado tan bien durante tanto tiempo. Tenemos una gala los jueves, en la que se dan los momentos más álgidos del concurso. Y tenemos debates en días anexos para que los colaboradores se conviertan en protagonistas del espacio, aunque estén tan lejos de Honduras.

A pesar de las críticas recibidas por parte de un sector del público por su conducción de 'Gran Hermano 17', la cadena ha vuelto a confiar en Jorge Javier Vázquez para llevar el peso del programa. Entendámosnos, los anónimos y los VIPS no son iguales, ni parecidos. Así, mientras la audiencia parece pedir cierta piedad con unos chicos que no están acostumbrados a las cámaras, sí reclama toda la carne en el asador con aquellos que a los que ya conoce de otros momentos catódicos.

Y para ello, Vázquez es soberbio, no cabe duda. Sabe convertir las charlas de los concursantes en la palapa en tercer grados en los que cuentan lo más grande sobre su familia, amores, mascotas. Todo lo que no han dicho en la portada de una revista que les habría pagado un dinerillo y les habría sacado bastante monos. Hambrientos, crispados por lo que ha pasado durante la semana y nerviosos por lo que sucederá en los próximos minutos, se dejan llevar por la "inocente" conversación. Una voz amistosa que les llega desde el otro lado del mundo, en el que dejaron su vida.

¿Buen cásting?

Supervi

Últimamente, cada vez que Telecinco prepara una nueva edición de un programa de famosos, las críticas respecto al cásting no se hacen esperar. Es lo que tienen las redes sociales, en las que todos comentamos lo que queremos y como queremos y el criterio objetivo no es lo más relevante, precisamente.

Este año, de nuevo, la cadena se ha esmerado en traernos piezas fundamentales de los clanes patrios más importantes del sector rosa. Es imprescindible para la buena marcha del concurso. Pues su presencia les generará una atención a priori demasiado suculenta como para dejarla escapar.

Protagonistas y secundarios, todo vale. En cualquier momento puede saltar la chispa y las cámaras estarán allí para captarlo. También hay famosos polémicos (incluso cuando no pretenden serlo), pintorescos invitados, clásicos de la telerrealidad y una buena colección de guapos y guapas de la cantera de Mediaset, salidos de otros concursos y con un potencial que debe ir más allá de un buen físico.

La esencia de 'Supervivientes'

Pero, al final, a los que nos gusta 'Supervivientes' nos encanta lo que aporta de diferente este concurso. Verles hacer su cabaña, inventar mil chismes para hacer un hogar, como menaje y mobiliario, salir a pescar y conseguir la hazaña de dominar el mar. Y, por supuesto, una de las partes estrella, hacer fuego.

No obstante, de manera personal, reconozco que echo de menos cuando se primaba más la supervivencia, cuando los concursantes eran más aguerridos y se bebían los vientos por ponerse a prueba a sí mismos. La cadena tiene que jugar el difícil equilibrio: supervivencia y espectáculo, un reto en sí mismo.

En ¡Vaya Tele! | 'Supervivientes' cierra otra edición de éxito en audiencias

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos