Compartir
Publicidad
Kathy Griffin, la deslenguada original que ahora es demasiado mordaz para la televisión
Profesionales

Kathy Griffin, la deslenguada original que ahora es demasiado mordaz para la televisión

Publicidad
Publicidad

HOW THE FUCK ARE YOUUUUUU??!!

Vivimos en una televisión donde triunfa el humor irreverente de Chelsea Handler y Samantha Bee, famosas por ser deslenguadas, satíricas y mordaces en sus respectivos programas; pero, aunque no lo parezca, ambas pueden pecar de ser demasiado políticamente correctas, sobre todo cuando las comparamos con la que sería la verdadera dueña de la mordacidad en televisión, si la dejaran hablar: Kathy Griffin.

Quizá no la conoceréis porque no tiene programa propio y tampoco hace especiales de comedia para Netflix, donde muchos humoristas han venido a desembocar, pero Kathy Griffin es la mayor mosca cojonera que cualquiera se puede encontrar. Quizá por ello pocos se atreven a darle trabajo; sus polémicas han sido muchas, y no se ha disculpado por ninguna de ellas. Estos son algunos de sus trabajos.

De 'De repente, Susan' a 'Expediente X

Si bien su fama, y sus premios, los ha ganado como humorista y protagonista de su propio reality show, quizá hayas visto a Kathy Griffin en algunas series y no lo recuerdes. Su papel más importante fue en 'De repente, Susan', donde fue actriz secundaria durante las cuatro temporadas que duró la serie.

En De repente Susan interpretaba a la mejor amiga en la ficción de Brooke Shields. Detrás de las cámaras también hicieron migas, aunque eso no impidió que Kathy contase todo lo que pasó en la boda de Brooke y hablase abiertamente de la explosiva relación de ésta con el tenista Andre Agassi. Notablemente ofendida, Shields le retiró la palabra durante años.

X Files Kathy Griffin

Posteriormente ha realizado cameos en series como 'Expediente X', donde interpretó a dos hermanas gemelas que centraban uno de los casos semanales, 'Seinfeld', 'Los Simpson', 'Glee' y 'Ley y orden: UVE'. Con ninguno de ellos alcanzó particular relevancia, y desde luego no es la interpretación guionizada lo que mejor le sienta.

La propia Kathy ha confesado que los monólogos y su afición al bótox han arruinado su carrera como actriz.

Récord de especiales de comedia televisados

Es en la improvisación y el contacto con el público donde Kathy Griffin realmente muestra de lo que es capaz. Su primer especial televisado fue en HBO, allá por 1996, cadena donde repetiría dos años más tarde. En 2004 inició con Bravo una larga y próspera relación para ambas partes que se prolongaría durante una década, y que llevó a Kathy Griffin a recibir el récord Guiness al mayor número de especiales de comedia retransmitidos en televisión por un humorista.

Tanto destacó que solo en 2011 se llegaron a retransmitir cuatro especiales. En ellos habla de sí misma, de su estatus de estrella de segunda y, principalmente, de sus conflictos. Tiene enemigos naturales como Joan Rivers, Barbara Walters y Sarah Palin, cuya casa llegó a visitar en un capítulo de su reality. No tiene pudor en despellejar a todo el que se pone por delante, con una única excepción: nunca se mete con personas fallecidas.

Si tenéis interés en ver alguno de estos especiales, podéis encontrar algunos de ellos completos en Youtube, y existe una lista completa de todos sus especiales en Wikipedia.

'My life on the D-List', el despegue

En 2005, la relación entre Kathy Griffin y Bravo se consolidó definitivamente con 'My life on the D-List' (algo así como "Mi vida como famosa de segunda"), un reality show al más puro estilo 'Alaska y Mario' en el que contaba las idas y venidas de su trabajo, su equipo, su familia y sus perros, que van cambiando a lo largo de las temporadas.

Este programa la puso en primera línea y la lanzó a una fama que hasta entonces no había conocido. Sus especiales de comedia en Bravo se duplicaron y triplicaron, publicó un libro y fue nominada al Emmy a Mejor reality show durante seis años consecutivos, los mismos que duró el programa en antena, ganando dos de ellos, en 2006 y 2007. Ni siquiera recogiendo la estatuílla consiguió escapar de la polémica.

Mucha gente sube aquí arriba y le da las gracias a Dios por este premio. Quiero que sepáis que nadie ha tenido menos que ver en esto que Dios. No me ha ayudado en absoluto. Si por él fuera, Cesar Millán ('El encantador de perros') estaría aquí arriba con su maldito perro. Así que ¡que te den, Jesús, este premio es ahora mi Dios!

Este programa nos regaló un personaje inolvidable: Maggie Griffin, la madre de Kathy, humorista involuntaria y autora de otro libro nacido al calor del programa. Su inocencia, sus buenos modales que chocan con la mordacidad de su hija y su adicción al vino la convirtieron en coprotagonista del reality. El último episodio de 'My life on the D-list' fue un homenaje a ella, pero no os confundáis, a sus 96 años sigue viva y enganchada al vino.

Kathy decidió dejar de hacer 'My life in the D List' cuando ella misma se dio cuenta de que el programa la había convertido en demasiado famosa para un programa que supuestamente trataba sobre lo poco famosa que era.

Anderson Cooper, un Grammy y ¿el futuro?

Desgraciadamente, las únicas apariciones de Kathy Griffin en televisión se reducen actualmente a presentar el especial de Año Nuevo con Anderson Cooper en CNN, algo que ambos llevan haciendo desde hace nueve años de forma consecutiva. Tampoco aquí se libra de la polémica, apareciendo en ropa interior ante la cámara frente al frío de Times Square, simulando una felación al presentador y llegando a decir "fuck" en directo.

Kathy Anderson

En 2014 ganó el Grammy a mejor álbum de comedia, lo que la pone a medio camino del EGOT (Emmy, Grammy, Oscar y Tony). En el último par de años se ha centrado exclusivamente en su gira de monólogos alrededor de Estados Unidos, desapareciendo casi por completo de la televisión y sin emitir un nuevo especial de comedia desde 2013.

Hay quien dice que es porque ninguna cadena quiere arriesgarse a una nueva polémica por parte de Kathy Griffin, pero ni siquiera Netflix, hogar donde todo tiene cabida, ha querido contar con ella. Nos quedará toda su historia, y la esperanza de que en algún momento la falta de corrección política pueda volver a tener un lugar destacado en televisión.

En ¡Vaya Tele! | 27 vídeos que reivindican a Samantha Bee y su 'Full Frontal' como reina del humor político

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos