Compartir
Publicidad

'Dinastía', Nostalgia TV

'Dinastía', Nostalgia TV
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como cada domingo nos entra la morriña televisiva y recordamos tiempos pasados que, en cierto modo, fueron mejores. Porque sólo había dos canales, pero, paradójicamente, en algunos aspectos eran mucho más productivos que ahora. Hoy, en Nostalgia TV echamos un vistazo a uno de esos grandes seriales sobre familias adineradas y magníficos emporios. Esas series de personajes arquetípicos, con cabeceras vistosas, en las que los rostros de los actores aún conservaban el protagonismo y no eran sustituidos por un simple rótulo. Más, tras el salto...

Una familia no tan bien avenida

'Dinastía' era básicamente un culebrón que se desarrollaba en un escenario de opulencia: mansiones con escaleras interminables, caviar para desayunar, paseos a caballo, copas de brandy e hijos díscolos. Desde 1981 hasta 1989 (9 temporadas) tuvo a media América enganchada a los dramas de los Carrington, que veían en ABC (dónde si no). Lo cierto es que, vista con el paso del tiempo, esa idea de gran serie se desmorona. Flojea en muchos aspectos y pierde credibilidad. Pero ¡ay! lo que nos gustaba ver a Joan Collins apagando un pitillo en la yema de un huevo frito. O pegándose con Krystle.

Blake Carrington (John Forsythe), el patriarca, era un magnate del petróleo. Krystle (Linda Evans), la secretaria que se convierte en su mujer. Pero tener pasta no te libra de tener que enfrentarte a pequeños sinsabores de la vida. Para Blake, estos eran sus hijos: Steven, cuya homosexualidad no acaba de aceptar; Fallon, traumatizada por lidiar con un matrimonio que nunca quiso; una sobrina rebelde (interpretada por una jovencísima Heather Locklear) que va a su bola. Y por si fuera poco, la ex. Una ex malvada, la bitch de todas las bitches.

Los alicientes: Joan Collins y los cliffhangers

Si 'Dinastía' tenía un aliciente, era Joan Collins, la mala malísima. No sé muy bien por qué, pero puedo recitar todos los apellidos de Alexis sin titubear: Morell Carrington Colby Dexter Rowan; hay cosas que se quedan grabadas a fuego, sólo por haberlas aprendido de la "caja tonta". Y es que Alexis llenaba la pantalla cada vez que aparecía. Míticas ya son las batallas dialécticas entre ella y Krystle. Y es que si de alguien aprendieron todas las Sadies del mundo fue de ella, la autora de frases como: "No puedo esperar al día en que te vea saliendo de esta casa con las mismas dos maletas de plástico baratas con las que entraste aquí". Y no fueron pocas las ocasiones en las que llegaban a las manos, protagonizando peleas de gatas como ésta:

Pero sin duda lo que más recuerdo de este culebrón era su uso (también abuso) del cliffhanger. En la quinta temporada, nos dejaron sin aliento cuando la boda de Amanda con el príncipe de Moldavia acaba en masacre por el golpe de Estado para derrocar a la monarquía. He de reconocer que ahí Richard y Esther Saphiro lo bordaron; fue una lección de lo que debía ser un final de temporada. Lo malo es que también lo hicieron con el propio final de la serie cuando tuvo que cancelarse debido al bajón de audiencia, y no se molestaron en darle un desenlace cerrado. Tanto es así que tuvieron que atar cabos en lo que se llamó 'Dinastía, la reunión', un especial emitido en 1991.

Grandes seriales, grandes errores

Los 80 fueron la época de los grandes seriales: 'Dallas', 'Falcon Crest', 'Santa Bárbara' o 'Los Colby', el spin-off que surgió de 'Dinastía' con Charlton Heston de protagonista. Aunque si 'Dinastía' era famosa por su incoherencia en las tramas y en la aparición y desaparición de personajes, yo siempre recordaré 'Los Colby' como aquella ocasión en la que a los Saphiro y a sus guionistas la televisión se les fue de las manos. Por si no lo recordáis, finiquitaron la serie con la abducción de Fallon, con un tío envuelto en papel higiénico como todo marciano y el ovni más cutre que se haya visto jamás.

Dinastia_cast

Aunque no cayeron en errores de este calibre, 'Dinastía' adolecía sobre todo de eso que llaman "salto de tiburón": los personajes cambiaban de rostro sin explicación y aparecían o desaparecían de la trama casi sin justificación argumental. A Fallon (Pamela Sue Martin) se la dio por muerta mucho tiempo, pero después reapareció con amnesia y una nueva cara (Emma Samms). Adam, Steven y Amanda, los tres hijos de Blake y Alexis también tuvieron doble rostro. Por si esto fuera poco, a Amanda se la sacaron practicamente de una chistera. Apareció repentinamente como hija de Alexis y (después se supo), también de Blake. Tras convertirse en princesa acaba liándose con su padrastro y su chófer para después desaparecer sin dejar rastro y sin que la serie diera una explicación al respecto.

Errores imperdonables que aún así no ensombrecen su fama. En cierto modo, ellos pusieron los cimientos. Cierto es que hoy en día las series no son maltratadas de esta forma y que no aceptaríamos incoherencias ni incongruencias de este tipo. La más reciente que recuerdo fue en 'Cosas de Casa', con el misterio de la hija menor de la que nunca se volvió a saber ni hablar. Pero seguro que vosotros sabréis de alguna que se me pase y no tardaréis nada en recordármela.

Ficha Técnica: Dinastía

Dinastia_DVD
  • Título Original: Dynasty
  • Género: Drama
  • Cadena: ABC (1981-1989)
  • Emitida en España: TVE
  • Disponibilidad DVD Completa

  • En ¡Vaya Tele! | Nostalgia TV

    Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos