Compartir
Publicidad

'Once Upon a Time in Wonderland' y el cuento de Alicia en el país de las baratijas

'Once Upon a Time in Wonderland' y el cuento de Alicia en el país de las baratijas
Guardar
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

‘Once Upon a Time in Wonderland’ debía ser una miniserie para contentar a los fans de la serie madre durante el tradicional parón de invierno de la televisión americana. Una forma curiosa de ofrecer contenidos originales, mantener la atención del público y no desgastar una serie de televisión de éxito. Pero el plan se fue a la porra cuando prefirieron estrujar la gallina de los huevos de oro, ya de capa-caída, y decidieron convertirla en una serie normal y corriente.

Nunca sabremos qué hubiera ocurrido si hubiese sido la serie-evento del principio. ¿Hubiera cambiado su enfoque? Al fin y al cabo, noticias como la aparición de Jafar surgieron cuando ya se había anunciado que sería una serie y no una miniserie, y las imágenes promocionales rodadas para llamar la atención hacían bastante hincapié en la situación de Alicia internada en un psiquiátrico por sus locas revelaciones. Pero ‘OUAT in Wonderland’ no siguió su propio camino, no parece constituir una revisitación trasnochada del clásico de Lewis Carroll. Sólo es otro mejunje de cuentos dentro del mismo universo que Emma Swan y, aunque parezca mentira, más cutre.

Alice en el manicomio.
¿Por qué Alice no se quedó en el manicomio?

Vayamos por partes. Esta especie de spin-off gira en torno a Alice, ya adolescente e ingresada en un manicomio porque una vez decidió confiar en su padre y contarle todas las aventuras vividas en el País de las Maravillas. Allí, según ella, conoció a un genio, se enamoró de él y murió ante sus ojos. Por suerte para Alice, cuando están a punto de someterla a una terapia de shock para olvidar tan traumático evento (algo que para los doctores es una fantasía) y que la tiene sumida en una depresión, un joven y un conejo acuden a su rescate con una información que la devuelve a la vida: su amante podría seguir vivo. Entonces es cuando se mete por enésima vez por la madriguera mágica.

Peor que 'Xena'

Lo que sorprende, no obstante, es lo cutre que es todo este mundo. El primer teaser apuntaba maneras por la Inglaterra victoriana y la atmósfera del centro psiquiátrico, pero es lo más barato que he visto en mi vida. Es tan y tan cutre que parece mentira que haya visto la luz del día. Baratijas televisivas como ‘Xena la princesa guerrera’ o ‘La Leyenda del Buscador’ le darían mil vueltas porque tenían algo más de magia. De hecho, no debe tener mucho menos presupuesto que su serie madre pero no tiene el encanto inicial de Storybrooke y sus historias paralelas. Sólo con cromas de todo a cien y setas gigantes de corcho.

Hasta cierto punto, podríamos sentirnos engañados. Podría haber sido algo más tétrico, una revisión estimulante, una obra que pusiera en su sitio la adaptación cinematográfica de Tim Burton que la crítica detestó. Había margen de maniobra. Pero Jane Espenson y el resto de los creadores pusieron el piloto automático. Repito: ¿habría tenido el mismo rumbo si hubiera sido una miniserie? ¿Por qué optaban por mostrar el manicomio si da la impresión que no tendrá más importancia dentro de la serie? Porque, lo que sí tenemos, es el mismo descontrol de ‘Once Upon a Time’: personajes de distintos cuentos de Disney que aquí no encajan en ningún momento y unos villanos que parecen casi parodias. Emma Rigby como la Reina Roja es casi de vergüenza ajena y da pena ver a Naveen Andrews en la piel de Jafar.

Por suerte para los amantes de la buena televisión y de los cuentos bien hechos, ‘OUAT in Wonderland’ no parece que vaya a durar mucho en la programación. El problema de sacar un spin-off ambientado en el mismo universo cuando la serie original ya no interesa y se considera que está agotada y funcionando a trompicones. Y no será ninguna pérdida. Desde el primer momento, dicen que Alice vivió una historia de ensueño, un romance épico propio de los grandes relatos. Pero ni se transmite al espectador, ni da la impresión que los intérpretes pudieran hacerlo. Claro que, con esos horribles decorados artificiales y una dirección tan poco solvente, cualquiera hace el ridículo.

En ¡Vaya Tele! | 'Once Upon a Time', perdidos en Nunca Jamás

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos