Compartir
Publicidad
'Mr. Robot', el perturbado viaje de Elliot hacia el autodescubrimiento y el caos
Ficción internacional

'Mr. Robot', el perturbado viaje de Elliot hacia el autodescubrimiento y el caos

Publicidad
Publicidad

Una semana más tarde de lo previsto inicialmente, 'Mr. Robot’ ha puesto un punto y aparte en su relato sobre Elliot y la revolución económica de fsociety. Debido a los asesinatos ocurridos en Virginia, USA Network decidió retrasar la emisión del episodio final y, después de ver el motivo, se entiende la decisión. Precisamente esta desafortunada coincidencia no hace más que subrayar uno de los aspectos más atractivos del universo que presenta Sam Esmail, el creador, y es lo actual y relevante de su temática.

Juegos de poder, tráfico de influencias, deuda económica, hackers y una profunda soledad es lo que rodea constantemente a los personajes de esta historia. Pero el absoluto protagonista es y siempre ha sido Elliot; hemos vivido una revolución desde su perturbado y confundido punto de vista. Hemos visto cómo su lucha por descifrarse a sí mismo se colocaba por delante de la historia constantemente.

Personalmente creo que ese ha sido el acierto de Sam Esmail a la hora de plantear ‘Mr. Robot’. Tenía claro que no quería contar una historia convencional sobre un grupo de hackers que atacando el sistema y así ha sido en todos los aspectos del relato, desde la parte más técnica con los planos, la atmósfera, el montaje o la música hasta los aspectos más de contenido como el guión y el personaje de Rami Malek.

La alienación de Elliot

mr robot

Ya hice la comparación con ‘El Club de la Lucha’ cuando llevábamos un par de episodios vistos, algo que se ha ido reforzando hasta la revelación del episodio 8 (y esa versión de Where is my mind ), pero cuanto más avanzaba el trastorno disociativo de Elliot, su paranoia y su confusión más me recordaba a Travis Bickle.

El Nueva York de ‘Mr. Robot’ recuerda mucho a aquel sucio y retorcido de Scorsese en ‘Taxi Driver’, cuyo protagonista era un antihéroe con ganas de encajar y conectar con alguien pero incapaz de ello en parte por su naturaleza asocial, inapropiada y algo psicótica. Pero de alguna forma, Robert de Niro lograba que comprendiésemos a Travis, que simpatizásemos con él a pesar de todo, algo en lo que sin duda triunfan Esmail y Malek en su retrato de Elliot.

Esos ojos gigantes y expectantes, casi siempre con un fondo desenfocado y arrinconados en un extremo del plano para recalcar el desamparo, nos atrapaban en el delirio. En su lucha por recordar. Por superar.

¿Quién es 'Mr. Robot'?

Screen Shot 2015 08 24 At 8 19 52 Pm Dos en uno

Una decisión de Esmail que aplaudo y que ha sido clave en el desenlace de la historia es cómo ha desviado la atención sobre los factores relevantes para después mostrarlos como el centro de su relato. Por un lado, era una teoría extendida que Mr. Robot era fruto de la mente desconcertada y paranoica de Elliot, aunque quizá no tanto el hecho de que Christian Slater interpretaba a su padre y Darline es su hermana. Cuando todos pensábamos haber anticipado la sorpresa, nos venía de otro lado; de uno que podríamos haber adivinado mucho antes (- ¿Cómo sabes dónde vivo? – ¿Por qué no iba a saberlo?). Y recordar esto ha sido la lucha interna de Elliot.

Por otra parte, parecía que la revolución de fsociety había quedado aparcada y relegada a un segundo plano mientras Elliot lidiaba consigo mismo (algo que culmina en esa impresionante secuencia de Times Squere del último episodio). En realidad, la elipsis al comienzo del último episodio termina de dejar claro que esa parte activa de Elliot en el plan contra Evil Corp se ha ido desarrollando en paralelo; en un tiempo que él no recuerda y del que no es consciente y, por tanto, nosotros tampoco. Y a la vez que él se pone al día y es consciente del caos que ha generado en la ciudad, el espectador lo vive con él y con el resto de personajes. Siempre fuimos Elliot.

La cúpula del mal


Por supuesto, no podemos obviar esa escena posterior a los créditos en la que vemos una especie de Mansión del Mal; un club secreto donde el 1% del 1% de los humanos VIP controlan el mundo. Ahí descubrimos que el aliado de Elliot –que ha colaborado en la operación para hundir E-Corp- está jugando a dos bandas. Aquel líder obsesionado con el tiempo al que le suena su alarma; pero aquí no se inmuta. Aparentemente, tiene todo el tiempo del mundo para ver Roma arder. ¿Le veremos construirse un palacio sobre las cenizas en la segunda temporada?

Sea lo que sea lo que nos depara el futuro de la serie, de Elliot, de E-Corp, de Angela y sus Prada nuevos sin una gota de sangre, del desaparecido Tyrell y de fsociety, este ha sido uno de los estrenos más excepcionales e interesantes del verano.

Su narrativa visual y el foco de la historia han sido siempre coherentes y sugerentes; el magnético uso del soundtrack como intensificador de las emociones de cada momento, el hábil manejo a la hora de revelar información o, por supuesto, la elegancia y provocadora manera de construir el momento de insertar los títulos de crédito han hecho de ‘Mr. Robot’ una experiencia televisiva diferente, estimulante y tremendamente gratificante.

En ¡Vaya Tele! | 'Mr. Robot', 5 títulos similares para mitigar la espera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos