Sigue a Vayatele

logoeuro

Avisados estamos todos. Esta noche se celebra Eurovision y podremos seguir la gala por La 1 de TVE, desde las 21 horas. La representante española es Pastora Soler y la canción que interpretará: ‘Quédate conmigo’. Otras cosas que tal vez os interesen conocer es que el presentador para España (la voz que la retransmite, más bien) será José María Íñigo y que el festival se celebra este año en Baku que, por si no lo sabíais (yo no tenía ni idea) es la capital de Azerbaiyán. Ah, y España actúa en el puesto 19.

Tras estos datos oficiales, ¿qué podemos decir del Festival de la Canción? Pues que algunos lo aborrecen porque lo consideran el summum de lo hortera y lo kitsch y otros tantos lo veneran por estas mismas razones. La gala se hace eterna, las actuaciones tienen una puesta en escena un tanto traumática, y todos saben ya a quien va a votar este u otro país. Pero más de uno lo sintonizará esta noche. Es como un clásico, parecido a las uvas de Nochevieja o las aglomeraciones en los comercios el primer día de rebajas. Algo que nos guste, o no, nos hará preguntar mañana ¿en qué puesto ha quedado España?

Cada año, el Festival nos trae miles de anécdotas. Ha pasado por muchas fases y momentos: los entendidos dicen que antes las actuaciones eran más profesionales, que los países tenían verdadero interés por mandar a a lo más granado de su panorama musical y que poco a poco ese espíritu se ha perdido. Sea como fuere, a partir de ahora, un pequeño repaso a alguno de los momentos televisivos más destacados del Festival.

Las primeras retransmisiones: España está en Europa

La primera vez que España actuó en Eurovisión fue en 1961, de la mano de Conchita Bautista y la canción ‘Estando contigo’. Se trataba de un tema que mezclaba el pop con la música folk española. Desde finales de 1960, TVE formaba parte de la Unión Europea de Radiodifusión y eso le granjeaba un puesto en el Festival. Se trataba de uno de estos pasos que algunos llaman “aperturistas” por parte del régimen y que tenía un deseo de mostrar una imagen de España más “moderna” y en línea con Europa.

Pero la gran prueba de fuego para TVE se produjo en 1969. Tras la victoria de Massiel y el ‘La, la, la’ el año anterior, España organizaba el Festival y TVE debía dar cobertura al resto de países. Fue una de las primeras producciones en color, sin embargo, como curiosidad, comentar que la emisión en España fue en blanco y negro. Presentado por Laura Valenzuela, se celebró en el Teatro Real de Madrid y el logotipo del mismo corrió a cargo de, ni más ni menos, que Salvador Dalí.

En Jordania no gana Israel

Año 1978. Todo el mundo contempla la victoria de Israel en Eurovision y su tema ‘A-Ba-Ni-Bi’. ¿Todo? No, un país poblado por irreductibles jordanos niega la mayor. Cuando parecía claro que el tema israelí se alzaría con la victoria del XXIII Festival de la Canción, la televisión jordana decidió cortar la transmisión a mitad de las votaciones y empezó a mostrar imágenes de flores. Después, los medios del país se negaron a decir que Israel había ganado y hablaron de la victoria de Bélgica, que, en realidad, había quedado segunda.

Una situación parecida se vivió en 2005 con Líbano, que se quedó sin participar en el Festival porque, al no reconocer a Israel como país, trató de retransmitir toda la gala cortando el momento en el que se produjera la actuación israelí, pero la normativa del Festival se lo impidió. Líbano prefirió no tener representante en Eurovisión antes que verse forzado a emitir las imágenes que no quería.

‘Operación Triunfo’ un programa para Eurovisión

Todos sabéis, pero vamos a explicar brevemente, que ‘Operación Triunfo‘ nació en 2001 como un reality para elegir a nuestro representante de Eurovision. Desde hacía unos años, las candidaturas no interesaban demasiado a la audiencia, y la creación de este programa sirvió para generar nuevamente una atención hacia el Festival. Pero el medio superó al fin. ‘Operación Triunfo’ se convirtió en un gran éxito que no se vio refrendado por el resultado conseguido en el Festival.

Cuando Rosa López se convirtió en nuestra representante, después de meses de verla evolucionar como cantante, al lado de otros concursantes muy carismáticos, entre los fans eurovisivos corrió la sensación de que ese año España ganaría el Festival, pero vamos, que nada de nada. Beth y, por último, Ramón, probaron también suerte después de su paso por el reality, pero la repercusión en Eurovisión fue escasa. Después, el programa pasó a Telecinco, se olvidó para siempre la aspiración eurovisiva de éste y quedó como un concurso de cantantes.

El efecto Chikilicuatre

En 2008 se vivió uno de los momentos más surrealistas en la historia de España en Eurovisión. Ese año, TVE creó con MySpace ‘Salvemos Eurovision’ un programa con la inocente premisa de elegir al representante eurovisivo a través de los votos de la gente de a pie. Muy resumido: que cualquiera podía presentarse como candidato y cualquiera podía votar. Desde La Sexta y el programa de Buenafuente, decidieron presentar a Rodolfo Chikilicuatre, un personaje paródico encarnado por el actor David Fernández. A bastante gente le hizo mucha gracia que una canción humorística fuera a Eurovisión y como el pueblo era soberano, pues de poco sirvieron las quejas de los más puristas. ‘El baile del Chiki-Chiki’ estuvo en Belgrado.

Esta cosa en principio tan bucólica de “dejemos que los espectadores decidan libremente” dio algún susto más a TVE, con lo que pronto quedó desterrada. En 2009, desde ‘Sálvame‘ tuvieron la idea de repetir la jugada del Chikilicuatre y lanzaron la canción ‘Soy un tsunami’ interpretada por Karmele Marchante. De tal manera, que rápidamente se convirtió en favorita para ir al Festival de 2010. RTVE consiguió expulsarla, pero ese mismo año aún tuvo que lidiar con John Cobra y el pisto que montó en la gala final de elección para pasmo de la correcta Anne Igartiburu.

Soraya y la polémica de las semifinales

En 2009 había bastante quorum en favor de la representante española. Soraya Arnelas era una de las triunfitas que había conseguido cierta repercusión mediática después de su paso por el reality. Su buena presencia y un tema musical de los que se califican “del gusto eurovisivo” la ponían incluso (cómo no) como favorita. Pero quedó penúltima y, rápidamente, se crearon teorías de todo tipo para explicar este fracaso.

La más extendida es la que hace referencia a un supuesto voto de castigo que el resto de países infligió a España por no haber emitido la segunda semifinal de Eurovision, algo a lo que, normativamente, estaban obligados. TVE prefirió programar un partido de tenis y faltó a su compromiso con el ente eurovisivo por lo que, supuestamente, los países implicados en esa semifinal, no perdonaron a España por su indiferencia hacia ellos.

Daniel Diges y su espontáneo

Después de que Karmele y John Cobra fueran apartados, y TVE respirara tranquila porque había conseguido un representante que entraba en los cánones comerciales que suelen desfilar en Eurovision, un nuevo sobresalto le aguardaba ni más ni menos que en el mismo momento de la actuación. Daniel Diges estaba cantando ‘Algo pequeñito’ cuando Jimmy Jump, un veterano del irrumpir en acontecimientos mediáticos, saltó al escenario como si fuera uno más de cuerpo de bailarines.

El directo ayudó a que Jump se saliera con la suya, nadie sabía muy bien cómo reaccionar en medio de una retransmisión que estaba viendo media Europa. Cuando acabó la actuación, el eurovisivo Uribarri estaba como si le hubieran pegado a su chiquillo. Diges repitió actuación e incluso muchos apuntan a que este incidente le dio una publicidad que le benefició a posteriori.

El presentador ideal

El último aspecto que vamos a tocar en cuanto a la Eurovisión más televisiva es un vieja polémica que cada año se gana un hueco en los comentarios acerca del Festival. ¿Quién será la voz que lo narre para España? El clásico entre los clásicos es José Luis Uribarri, que, entre 1969 y 2010 ha presentado la gala en 19 ocasiones. Pero es un nombre vinculado a la polémica, porque verbaliza los comentarios personales que mejor le parecen y, sobre todo, por las predicciones que hace sobre los votos que tal país va a dar a este otro, en los que, no sé si diría sorprendentemente, muchas veces acierta.

Y es que a algunas personas no les gustan estas predicciones, pues dan una sensación de que todo el pescado está vendido, de que las votaciones están conducidas y el resultado decidido de antemano (ejem…) sin importar ni el tema ni el intérprete. Beatriz Pécker y José María Íñigo han sido otros de los presentadores, siendo éste último el que comentará para España la gala de este año.

En ¡Vaya Tele! | Pastora Soler representará a España en ‘Eurovisión 2012’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios