Sigue a

The Voice La Voz

El estreno de ‘La Voz‘ en Telecinco venía avalado por un éxito internacional en casi todas sus versiones, pero aun así la cadena de Mediaset no las tenía todas consigo. No son pocos los formatos exitosos fuera de nuestras fronteras que al llegar aquí se disuelven y desaparecen sin que nadie se dé cuenta, pero ‘The Voice‘ ha sido una excepción. NBC estrenó hace apenas un año y medio la primera edición de la que ahora es su abanderada en la programación, y se encontró de bruces con un éxito inesperado capaz de revitalizar fácilmente sus paupérrimos datos de audiencia.

¿Cuál ha sido la estrategia de Telecinco en su adaptación? Pues copiar hasta el más mínimo detalle del ‘The Voice‘ original. No ya sólo la esencia de las audiciones a ciegas (que al fin y al cabo es lo que le da el puntillo al programa) sino también su forma y contenido, ofreciéndonos un programa que, exceptuando las distancias insalvables, es idéntico al show de la NBC. Y de hecho, la mayoría de puntos negativos que se resaltan en la emisión de Telecinco están también presentes más allá del Atlántico.

Situaciones como el seguimiento en directo de la actuación de cada concursante por parte de su familia en una sala anexa o el hecho de que todos los concursantes tengan alguna tara emocional, uno de los “defectos” que más se ha comentado en la emisión de Telecinco, viene importado directamente de ‘The Voice’. Lo que sí es cierto es que en su edición americana (del resto no hablo porque no las he visto) son historias más emocionantes o, al menos, son tratadas de una forma mucho más atractiva; hasta tal punto que no puedes evitar una lagrimita.

The Voice

Telecinco, además, ha copiado íntegramante toda la escenografía de ‘The Voice’, desde la cortinilla cantando “Esto es La Voooz“ hasta la pasarela roja que da acceso al plató, pasando por la tablet de Jesús Vázquez (que también usa Carson Daly) y la forma de interaccionar que tienen los coaches (”couches“ según Jesús Vázquez, “coches“ según Bisbal). Es aquí, en los “entrenadores” donde se nota más la diferencia; y es que comparar a Adam Levine con Melendi, a Christina Aguilera con Malú y a Blake Shelton con David Bisbal es algo que no tiene ni pies ni cabeza.

No obstante, aunque nos gusten más o menos, no podemos negar que Telecinco ha elegido a jueces con cierto éxito nacional e internacional, que gustan a la masa y son conocidísimos por todo el mundo. Bien es cierto que tenemos artistas españoles mucho más conocidos, pero… ¿alguien quiere a Alejandro Sanz o Enrique Iglesias sentado en uno de esos sillones? La dinámica de Bisbal, Malú, Rosario y Melendi no se asoma ni de lejos a la grandeza del ‘The Voice’ original, pero también es cierto que NBC lleva ya tres temporadas y Telecinco sólo dos programas.

La gran asignatura pendiente de Telecinco sigue siendo su duración; NBC también realiza macro especiales de ‘The Voice’ de dos horas de duración, pero termina como muy tarde a las 10:00 PM; y aunque los españoles tengamos un horario más retrasado, no se puede concebir que el programa llegue a durar tres horas y acabe más allá de la una de la madrugada. La post-producción es también más patente al otro lado del Atlántico, recortando las partes menos interesantes y dándole algo más de ritmo al programa, algo que Telecinco ha olvidado casi por completo. Y habrá que ver cómo se las apañan cuando lleguen las galas en directo; si son como las de la última edición de ‘Operación Triunfo’, podemos ir apagando el chiringuito.

En ¡Vaya Tele! | ‘La voz’ arrasa en audiencia con un convincente estreno

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios