Síguenos

Bienvenidos a un curso acelerado sobre cómo convertir un programa de televisión cualquiera en un programa de televisión de Telecinco. En las siguientes líneas veremos las diferencias de los modelos mencionados anteriormente y, sobre todo, un ejemplo práctico del proceso que lleva a cabo la cadena de Mediaset para instaurar su particular personalidad al programa de turno. Pero antes de empezar habría que dejar claro qué queremos decir cuando vinculamos un programa de televisión a Telecinco. A día de hoy, un programa de Telecinco es aquel que puede y debe realimentar toda su programación y que tiene capacidad para mantenerse en la parrilla a base de buenas dosis de morbo, independientemente de la esencia principal con la que se venda cada programa.

Estas características son más fáciles de cumplir cuando el formato que llega a Telecinco es un reality o talent show, espacios televisivos capaces de expandirse con facilidad por los demás programas de la cadena. Quizá esa sea una de las principales razones por la que Telecinco estaba acostumbrada a suceder un reality con otro durante todo un curso televisivo, como ha ocurrido en el pasado con ‘Gran hermano’ o ‘Supervivientes’. Pero, para la temporada 2012/2013, Telecinco anunciaba por sorpresa que no contaría con ningún reality en otoño. Su estrategia pasaba por centrarse en la adaptación de un formato que contaba con el aval del éxito cosechado en numerosos países.

Se trata de ‘La voz‘, un programa que reinventa el género del talent show y que centra su mecánica en encontrar las mejores voces de nuestro país, sin tener en cuenta el físico u otras características por las que un artista se puede ver beneficiado o perjudicado. Como sabréis, ‘La voz’ se divide en varias fases. Ahora nos encontramos en las puertas de la tercera y última etapa: las galas en directo. La experiencia nos dice que ‘La voz’ es un programa que rompe audímetros con la mecánica de las audiciones a ciegas, algo que también ha ocurrido en España, pero cuyo número de espectadores comienza a descender cuando se emite el resto de las fases.

‘La voz’ en España ha continuado con esa tendencia, aunque el programa ha sabido mantenerse como líder de audiencia en la noche del miércoles. Quizá eso no haya sido suficiente para Telecinco, que ha buscado expandirlo en diferentes días de emisión, sobre todo en aquellos en los que la competencia se presentaba complicada. Esto es lo que ha ocurrido, por ejemplo, los lunes en el acces prime time, donde Telecinco ha ido emitiendo breves recopilaciones con lo mejor de ‘La voz’ para atraer a los espectadores de cara a cada nuevo capítulo de ‘La que se avecina’. Aquí encontramos el primer nivel de ese “telecinqueo” del que estamos hablando aunque, a decir verdad, la táctica tampoco se aleja mucho de lo que harían otras cadenas de televisión para captar espectadores si estuvieran en el lugar de Telecinco.

La polémica de Sharay Abellán vista como una oportunidad

La principal estrategia con la que descubrimos cómo se telecinquea un programa de televisión la encontramos a partir de todo lo que ha ocurrido alrededor de Sharay Abellán. En el primer vídeo que acompaña a este artículo podemos ver la actuación de la concursante, hija del periodista deportivo José Antonio Abellán, durante el momento de su batalla. Ella se enfrentaba a la decisión de David Bisbal, que tenía que elegir a la vencedora de ese particular reto. Como muchos sabrán, Bisbal no se decantó por ella y la concursante tuvo una reacción que fue muy comentada por las redes sociales esa noche.

Al día siguiente Kiko Hernández daba a conocer en ‘Sálvame’ una de sus particulares “exclusivas”, acusando a Sharay Abellán de haber amenazado al coach para permanecer en el concurso. La respuesta activa en Twitter del padre de la concursante dejaba entrever que la polémica estaba servida. En el transcurso de las horas, una práctica tan común usada dentro de Telecinco conseguía afectar a ‘La voz’, que perdía parte de su blancura con la que tanto se presumía al principio. Ahora se conseguía poner el foco de atención en un asunto que no tenía nada que ver con las voces de los concursantes (las que se suponían que eran las únicas protagonistas) y Telecinco, en vez de zanjar la polémica inmediatamente, hizo lo que mejor sabe: servirse de ella para seguir captando espectadores.

La polémica de Sharay Abellán conseguía crear contenido para espacios como ‘El programa de Ana Rosa’ o ‘Sálvame’. Pero Telecinco, no contenta con esto, decidió dar un paso más. Creó un nuevo programa dedicado a ‘La voz’ en la noche del jueves, presentado por Tania Llasera, y decidió estrenarlo justo el día en el que se presentaba una de las noches con mayor competencia de las que se recuerdan últimamente. La cadena lo ha vendido como un espacio que surge tras eso que llaman el fenómeno social de ‘La voz’. Así se ha creado una especie de debate en torno a los participantes, una fórmula muy usada con los realitys de la cadena, que a su vez ha sido utilizado para intentar atraer a la audiencia de cara a la emisión de los nuevos capítulos de ‘Hospital Central’.

En ese programa, cómo no, se anunció la presencia de Sharay Abellán como gran reclamo, un aspecto que acerca a ‘La voz’ española a la vulgaridad de otros realitys emitidos por Telecinco y lo aleja de lo que el programa pretendía ser en un principio. Telecinco ya no solo se centra en las voces, ni en la calidad artística de cada participante, sino que comienza a escarbar en la vida de los concursantes, expandiendo el círculo de lo que se podría explotar en un futuro, gracias a un programa que recuerda al chat al que se enfrentaban los concursantes de ‘Operación Triunfo’.

Las galas en directo, ¿con esencia de reality?

Ahora queda por ver lo que ‘La voz’ consigue ofrecer tras sus galas en directo, que comenzarán el miércoles que viene en horario de prime time. A partir de ese momento, la cadena contará con más elementos que podrían ser usado como “material extra” en otros programas (expulsiones injustas, enfados, romances surgidos entre los concursantes…), algo que a estas alturas no dudo que Telecinco llevaría a cabo si la audiencia de ‘La voz’ comenzara a flojear en las próximas semanas.

En la actualidad, ‘La voz’ ocupa el prime time del miércoles, el acces prime time del lunes y gran parte del jueves por la noche. Además, de él se habla en otros espacios como ‘El programa de Ana Rosa’ o ‘Sálvame’, este último con la capacidad para crear una polémica morbosa que ha conseguido eclipsar lo conseguido hasta ahora. Todo esto se ha dado a una semana escasa de que comiencen sus galas en directo, cuando 24 concursantes lucharán por convertirse en la mejor voz de nuestro país. Los elegidos intentarán lograrlo a partir de sus actuaciones musicales, aunque habrá que ver si el morbo, los colaboradores de la cadena y la propia Telecinco lo permiten. Porque no hay que olvidar que ‘La voz’ ya ha sido telecinqueada y a partir de aquí podemos esperar cualquier cosa de ello.

En ¡Vaya tele! | Las batallas de ‘La voz’, el espectáculo eterno

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios