La estrategia de Telecinco en el caso 'La noria' se vuelve en su contra una vez más

Sigue a

Telecinco

Telecinco acaba de anunciar en una escueta nota de prensa el acuerdo que ha alcanzado con el bloguero Pablo Herreros, la persona que inició una campaña para exigir a las marcas comerciales que no se anunciaran en las pausas publicitarias de ‘La noria’. La cadena ha dado marcha atrás a la demanda que interpuso unos días contra Pablo Herreros, que solo ha servido para reavivar la polémica que surgió tras la campaña iniciada contra ‘La noria’.

Lo cierto es que no recuerdo que una cadena de televisión se comportara de forma tan torpe en los últimos años. Telecinco decidió venganrse del bloguero interponiendo una demanda, acusándole de coacciones y amenazas y haciéndole responsable de la pérdida de 3,7 millones de euros. Pero tras dar a conocer esta decisión, la cadena se ha dado cuenta de algo que parecía haber olvidado con el paso de las semanas: la fuerza que tienen las redes sociales y la mala imagen que Telecinco tiene entre un gran número de espectadores.

Estas dos características ha sido la combinación perfecta para que después de conocerse la demanda contra Pablo Herreros, un buen número de personas decidieran continuar con el boicot que se llevó a cabo el curso pasado. Telecinco ha demostrado una gran torpeza retomando el caso unos meses después, justo cuando había encontrado un programa, ‘El gran debate’, que ha sustituido con acierto a ‘La noria’ gracias a un buen lavado de imagen. La respuesta de internet le ha vuelto a perjudicar claramente, ya que en algunos foros, como este, se llama al boicot de todos los programas de Telecinco, una medida muy exagerada.

No soy partidario de los boicots a las cadenas de televisión y sigo pensando que es la audiencia la que debe determinar los contenidos que prefiere ver en pantalla (aunque a veces nos duela), pero reconozco que Telecinco debería haber actuado con algo más de inteligencia. Por querer recuperar el dinero perdido y obtener la razón en los tribunales, la cadena se ha arriesgado a que una nueva campaña en su contra le pasara factura, esta vez a nivel general, lo que habría dañado una imagen que no pasa por su mejor momento en la actualidad.

El acuerdo al que ha llegado ahora con Pablo Herreros no es más que una bajada de pantalones ante el temor de que los anunciantes volvieran a hacer caso a aquellos que pedían la retirada de los anuncios publicitarios. Esta medida le ha dado aún más fuerza a las redes sociales frente a la televisión, así, o las cadenas gestionan mejor su actividad en torno a internet en el futuro o me temo que esta no será la última vez en el que un grupo de personas ataquen la programación de una televisión por donde más le duele: sus ingresos publicitarios.

En ¡Vaya tele! | Telecinco cancela ‘La noria’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios