feed

Bleak House

La adaptación a televisión de ‘Grandes esperanzas‘ ha abierto la celebración del 200º aniversario del nacimiento de Charles Dickens en la BBC, una celebración que continúa con la emisión de ‘The mystery of Edwin Drood‘ (obra que Dickens, por cierto, dejó inacabada) y una nueva versión para el cine, precisamente, de ‘Grandes esperanzas’, con Helena Bonham-Carter dando vida a la señorita Havisham. La miniserie, que se vio durante tres días seguidos después de Navidad, ha recibido muy buenas críticas no sólo por cómo adapta la novela, sino también por sus interpretaciones y por la acertada construcción de una atmósfera. En ese aspecto, es muy posible que ‘Great expectations’ deba buena parte de lo que es a ‘Bleak House‘, otra adaptación de Dickens, que revitalizó en 2005 un género que parecía haber perdido chispa.

Escrita por un guionista experto en esas lides como Andrew Davies (responsable, entre otras, de la miniserie de ‘Orgullo y prejuicio‘) y con la dirección repartida entre Justin Chadwick y Susanna White, la miniserie se lanza a la difícil tarea de trasladar a la pantalla una de las obras más monumentales de Dickens, ‘Casa desolada‘, que lanza una fuerte crítica contra el sistema legal victoriano en medio de una sorprendente mezcla de géneros, que abarcan desde el realismo social al drama romántico, la comedia, el misterio y hasta el gótico sobrenatural. El libro se publicó, como era habitual a mediados del siglo XIX, en 20 entregas mensuales entre 1852 y 1853, y la serie quiso conservar esa estructura folletinesca en su modo de emisión original en la BBC.

Aspectos novedosos

‘Bleak House’ la componen 15 episodios, el primero de una hora y el resto, de 30 minutos, que en su momento se vieron siguiendo el mismo patrón que las telenovelas británicas, dos veces a la semana (de hecho, la miniserie se emitió justo después de ‘EastEnders‘), un patrón que en España siguen también algunas autonómicas con sus series. Los responsables de la serie afirmaron que, de ese modo, se respetaba más el formato original en el que Dickens escribió el libro (y que era el mismo patrón usado en otra adaptación de ‘Casa desolada’ emitida décadas atrás), y lo cierto es que consigue enganchar al espectador y terminó siendo todo un acierto, y un esquema que se repitió más tarde con ‘Little Dorrit‘. No obstante, donde se notó más el afán por hacer algo distinto es en el modo de contar la historia.

‘Bleak House’ fue de las primeras producciones de la BBC rodadas en alta definición, y su puesta en escena buscaba salirse de los esquemas encorsetados de muchas adaptaciones literarias. Usando unos zooms al principio desconcertantes, escenas cortas y otras estrategias propias de las soap operas, una escenografía en general bastante deprimente y oscura en todo lo relacionado con el testamento alrededor del que gira la trama y movimientos de cámara a veces inesperados, intentaba meternos directamente en el mundo que habitan esos personajes, y lo consigue a la perfección. La ruptura que representó ‘Bleak House’ en ese aspecto formal con lo que suele hacerse en los dramas de época fue uno de sus aspectos más llamativos.

Gran reparto

Pero un momento, que al final no hemos dicho de qué va ‘Bleak House’. Su protagonista principal podemos decir que es la joven huérfana Esther, que llega a la casa de John Jarndyce después de que muriera la mujer que se había encargado de ella desde que era pequeña. En esa casa, que es la Casa Desolada del título, Esther entra en contacto con varios de los pretendientes al testamento del señor Jarndyce, enzarzados en un kafkiano proceso legal que lleva seis años embrollado en partes de testamentos que se contradicen, y cuyas vistas nunca pasan de la asignación de previsiones de gastos para los abogados. Todo el tema del caso Jarndyce y las ambiciones de los que aspiran a heredar algo de él sirven para criticar el sistema judicial de la época y la avaricia de quienes sólo se preocupan de su futuro como ricos terratenientes y descuidan su presente.

Todas las subtramas que se entrecruzan alrededor de esa historia principal (que no son pocas) están interpretadas por un reparto sensacional que recibió grandes elogios críticos y premios en 2005. A la cabeza figuran una impresionante Gillian Anderson, un muy inquietante Charles Dance y una muy empática Anna Maxwell Martin, y alrededor de ellos podemos ver también a gente que entonces no era aún muy conocida, como Carey Mulligan y Burn Gorman, y a nombres más establecidos desde Denis Lawson a Richard Griffiths y hasta Catherine Tate, en un papel muy breve. Cosas como la nueva ‘Great expectations’ y hasta ‘The crimson petal and the white‘ tienen sus deudas estéticas con ‘Bleak House’, y el modo en el que ésta logró capturar la atención de más de siete millones de espectadores en el Reino Unido dio un renovado impulso a las adaptaciones literarias en televisión, metiéndolas de lleno en el siglo XXI.

En Papel en blanco | Charles Dickens En ¡Vaya Tele! | ‘Great Expectations’, tráiler de la nueva adaptación de la BBC


Si hay una actriz que se ha erigido en la revelación de esta temporada de premios en Hollywood, con nominación al Oscar por ‘An education’ incluida, ésa es Carey Mulligan. La joven intérprete inglesa está empezando a despuntar en el cine y, sobre todo, está llamando mucho la atención al otro lado del Atlántico, donde está considerada una de las caras nuevas más interesantes de la temporada. Para los cinéfilos puede ser una desconocida, pero no así para los seguidores de las series de televisión...

Leer más »


La categoría de mejor miniserie de las nominaciones de este año de los Emmy se ha quedado reducida a sólo dos candidatas: ‘Generation Kill’, la adaptación, a cargo de David Simon, del libro de Evan Wright sobre un grupo de marines estadounidenses al principio de la guerra en Irak, en 2003, y ‘Little Dorrit’ , otra adaptación literaria, pero de una novela de Charles Dickens que, aunque esté...

Leer más »


La quinta temporada de ‘Doctor Who’ parece estar empezando a cobrar forma. Aún no se conoce la identidad de la acompañante del 11º Doctor, pero es posible que alguno de los villanos a los que deba enfrentarse Matt Smith tenga el aspecto de la agente del FBI Dana Scully, o lo que es lo mismo, Gillian Anderson. La actriz, conocida por sus declaraciones de no volver a hacer televisión , podría...

Leer más »


Es muy cierto que, si os pasáis por la sección de DVDs de cualquier gran superficie, las series de television han ido ganando terreno, cada vez más, a las películas. Poco a poco, no sólo van editándose los títulos de más éxito, tanto españoles como estadounidenses, sino que también van saliendo series clásicas y empiezan a editarse las últimas miniseries creadas por la BBC , muy tímidamente, eso...

Leer más »

Sigue a Vayatele