Sigue a

comic book men

A Kevin Smith le gustan los podcast. Fundó SModcast, una plataforma que aloja programas de varias temáticas y uno de ellos fue la inspiración para ‘Comic Book Men’, un docureality que sigue el día a día Jay and Silent Bob’s Secret Stash, una tienda de cómics de la que Smith es dueño. Tras una corta temporada de 6 episodios de 40 minutos, AMC decidió renovar ‘Comic Book Men’ por una segunda de 16 episodios de media hora, un ajuste de tiempo que le ha sentado estupendamente.

En cada episodio, los protagonistas se presentan junto a Kevin Smith en el estudio de radio donde se graba el podcast, y estas imágenes de estudio se utilizan muy bien de nexo de unión de las diferentes anécdotas que vemos en el docureality de la tienda de cómics, dando como resultado un formato muy dinámico.

Es freak pero no tanto


Sí, es un docureality sobre una tienda de cómics y todo gira en torno a una colección de temas de fandom que van desde los personajes icónicos del cómic americano hasta clásicos de ciencia ficción, pasando por series de la infancia o cualquier cosa relacionada con el universo friquil. Sin embargo, no es necesario ser un gran fanático para poder seguir el programa, todo lo contrario. Los propios protagonistas presentan varios niveles de geekismo con una variedad notable de gustos, y plantean los temas de tal forma que es fácil identificar la importancia de tal o cual objeto de coleccionista, de una figura importante dentro del mundillo o cualquier tema que abordan. Lo hacen accesible.

Los objetos de coleccionista



Una parte importante del programa se dedica a mostrar objetos de coleccionista que gente de a pie lleva a la tienda con intención de sacar dinero fresquito. Hay desde cómics primigenios que hacen estallar su cerebro tipo ¡El número de The Amazing Spiderman con la primera aparición de El Castigador! hasta bocetos, objetos de coleccionista (¡un batmovil!), disfraces o creaciones hechas a mano, como una carcasa de la Xbox360 con proyector incluido en la forma de R2Q5 (una especie de R2D2 negro, para entendernos). Cuando la persona en cuestión llega con el objeto, siempre hay una pequeña ubicación previa para situar al espectador antes de que Walt, encargado de la tienda y Dios de los regates, se ponga a negociar con el cliente.

Sus peculiares protagonistas


Además de las breves apariciones de Kevin Smith, ya he mencionado a Walt Flanagan, encargado de la tienda y personaje principal del programa. Su conocimiento comiquil no conoce límites y a pesar de ser peculiar, tiene un punto de familiaridad que le convierte en una figura protagonista muy apropiada para el programa. Le acompañna Mike Zapcic, el rancio del grupo y también hombre-enciclopedia, Bryan Johnson, un barbudo que simplemente es un amigo que pasaba por ahí pero tiene salidas muy divertidas y Ming Cheng, un alma cándida de la que siempre se aprovechan los demás. De hecho, meterse con Ming es uno de los running gags de ‘Comic Book Men’.

Las locuras del día a día


A medida que han ido avanzando los episodios, la producción se dio cuenta de que siempre funciona muy bien tener una pequeña trama continuada dentro de cada entrega. En la primera temporada eran situaciones generalmente de poca dimensión como apuestas entre ellos o el rodaje de un anuncio. Ya en la actual segunda temporada, no es raro encontrar otro tipo de eventos como grandes subastas benéficas, la intención de publicar su propio cómic de superhéroes, un humanos vs. zombies en vivo o la participación de una forma u otra de Stan Lee, que es un cachondo, por cierto.
stan lee comic book men

Diversión asegurada


Al final, todos los motivos se reducen a este último. ‘Comic Book Men’ es un buen formato que ha encontrado muy bien el equilibrio de poner el mundo friki al alcance de cualquier espectador medianamente interesado, ha conseguido un tono muy gamberro y cachondo gracias a la dinámica que hay entre todos sus protagonistas y ha afinado mucho más el resultado con esa pequeña reducción en la duración de cada episodio. El resultado es un docureality tremendamente divertido, fácil e interesante de seguir y que consigue incluso que acabes encariñándote con las particularidades de cada uno de los trabajadores del Scret Stash. Casi me arrepiento de no haberme acercado a la tienda cuando estuve en Nueva York el pasado otoño (por si queréis visitarlo, está en Nueva Jersey).comic book menPara aquellos que sí seáis seguidores del programa, os recomiendo los podcast de cada episodio. En la serie vemos pequeños fragmentos de algunas discusiones sobre temas relacionados con el cómic, pero en el podcast se explayan tranquilamente sobre estos temas como sus arcos narrativos favoritos de la historia del cómic, discusiones variadas en la Comic Con o sobre los objetos que aparecen en los episodios de ‘Comic Book Men’.

En ¡Vaya Tele! | Docurealities que nos atrapan

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios