Dos hombres y medio

Dentro del machacado género de las ‘sitcom’, ese extraño tipo de series en las que un público (las menos veces) o una grabación enlatada (las más), te van diciendo cuándo tienes que reírte (en el caso de que el chiste en cuestión tenga gracia, a veces ni eso), hemos tenido de todo desde que en 1951 lo inventara la mítica serie ‘I Love Lucy’. La más conocida de la historia, probablemente, es ‘Friends’, aunque quizá no la mejor.

De entre las pocas que sobreviven en la actualidad, pues el género anda en momentos bajos, en mi opinión la más vibrante, inteligente y divertida es la serie creada por Chuck Lorre hace ya la friolera de seis años, titulada ‘Dos hombres y medio’, y que en sus seis temporadas (a la espera de la séptima) y 141 episodios ha liberado a base de bien las esencias del frasco de la miseria sexual.

Porque aunque en esta serie se habla prácticamente de cualquier cosa y ocurren infinidad de situaciones distintas, sobre todo y ante todo es una serie sobre las miserias sexuales, y sobre la eterna dificultad de conciliar las necesidades sexuales inherentes a la vida moderna con el desafío de criar a un hijo. Por supuesto que también su tema es una familia distorsionada, casi grotesca (¿alguna no lo es o está cerca de serlo?), pero es admirable con qué lucidez te habla de las relaciones sexuales, siempre con un punto de ironía irresistible.

¡Vótalo!

Editores 3,3

Comunidad 4,3

Actividad de la comunidad