¡Mira quién baila!

¡Mira quien baila! alcanza en la noche del lunes su edición número 100, y lo celebran con un programa especial. ¡Quién lo hubiera dicho! ¿Un programa de bailes de salón? ¿En serio? Pues ahí está, con la incombustible Anne Igartiburu (que, comparada con su sosaina versión “Corazón de…” parece otra persona) al frente.

Podemos hablar lo que queramos de este programa, pero lo cierto es que es un éxito indiscutible de Televisión Española. Han sabido dar con la tecla para un perfil de público (muy “de Televisión Española”) que no quiere series americanas ni estridencias a la española. Probablemente no sea el target comercial más apetecible, pero es un colectivo bien grande y que encuentra en ¡Mira quien baila! un programa ameno, sencillo, de un “blanco” impoluto, con unas dosis de espectáculo, de humor, de famosos, de superación personal, de solidaridad… todo en su justa medida. “Amable” podría ser la palabra que lo definiese.

Nunca he sido capaz de diferenciar bien las distintas temporadas (dice la nota de prensa que son 6, en dos años y medio) de ¡Mira quien baila!, que se iban sucediendo sin solución de continuidad (si das con una gallina de los huevos de oro… ¿para qué dejarla descansar?). Y tampoco el trajín que se traían con los invitados: son un buen número de “famosos” los que han pasado por el programa, ahora como concursantes, luego como jurado, luego como concursantes repescados… contribuyendo a darle “novedad” a un programa que, de por sí, admite pocos cambios de guión.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 1,8

Actividad de la comunidad