Física o Química

Ayer se emitió el primer capítulo de Física o Química, la gran apuesta de la ficción nacional de la cadena de San Sebastián y, aunque las comparaciones son odiosas, no he podido, y no voy a poder, compararla con la mítica Compañeros.

El que haya visto la serie me entenderá, mismas clases, mismo colegio (a mi me parece el mismo), profesores muy similares como por ejemplo la profesora estricta de aquí con el “Doctor Bacterio” de compañeros, misma personalidad de los alumnos, mismas tramas… bueno casi, porque aqui es donde Física o Química comienza a diferenciarse de otras series de adolescentes, ya que este capítulo se nos ha presentado excesívamente dramático. Un chico que entra en coma, otro que se suicida… ¿realmente esta serie quiere representar los problemas de los jóvenes? No sé si soy yo que fui un adolescente con problemas muy poco importantes (aunque a mí me parecían lo peor del mundo) o que realmente los jóvenes de ahora tendrán que ir al psicólogo en unos años con estos problemas tan graves.

Dejando un lado esa sospechosa similitud con esa serie, decir que la serie no me ha enganchado. Han abierto un par de tramas para enganchar al telespectador pero no le han dado ni el tiempo ni la intensidad adecuadas con lo que al verlo, no te metías en el argumento y te importaba más bien poco. Le daré una segunda oportunidad en el siguiente capítulo, pero creo que si sigue como este primero, la serie va a ser carne de cancelación muy pronto, a no ser que la serie se convierta en un fenómeno fan, que también puede ser.

¡Vótalo!

Editores 3

Comunidad 3,4

Actividad de la comunidad