Sin Cita Previa

El pasado año se estrenó por todo lo alto en Estados Unidos la primera temporada de Private Practice o Sin Cita Previa, como alguien ha decidido titular en nuestro país. A priori, esta nueva serie lo tenía todo a su favor para triunfar. La cadena ABC apostó fuerte desde el principio del proyecto, y no era para menos si tenemos en cuenta que era el esperado spin-off de Anatomía de Grey, siendo esta última la serie más vista (junto a CSI) en tierras americanas. Además, jugaba con ventaja respecto a otros estrenos, puesto que el personaje central, Addison, ya era bastante conocido (y apreciado, todo sea dicho) por los espectadores y, de hecho, esta serie derivada ya se había presentado anteriormente en un capítulo de su serie original. Entonces, ¿por qué Private Practice no ha tenido éxito entre la audiencia americana?

1. Porque no es Anatomía de Grey El problema de presentarnos cualquier serie como “un spin-off de…” es que los espectadores se esperan algo parecido a la serie original. En el caso de Sin cita previa, si alguien se esperaba un “Anatomía de Grey 2”, puede irse olvidando. Los temas médicos y los casos de cirugía que se trataban en la serie original han sido reducidos de forma radical en este spin-off, hasta tal punto que la acción tan sólo se traslada a un hospital en un par de ocasiones. En su lugar, han introducido una clínica privada en la que lo que menos parece importar son los clientes y sus problemas médicos.

2. Porque se toma demasiado en serio a sí misma Una pareja que resultan ser medio hermanos que quieren tener hijos, un atraco frustrado en el que deben asistir a una embarazada, una intervención a una chica con el fin de ocultar su pasado antes de se case con un desconocido en su país de origen, una adolescente con una enfermedad terminal que quiere quedarse embarazada… Sí, esos casos son sólo un ejemplo de lo que suele ser el “caso de la semana” en Sin cita previa. Si bien es cierto que está bien que de vez en cuando se planteen este tipo de dilemas, ya cansa que desde la serie prentendan dar, semana tras semana, lecciones de moralidad. Curiosamente, y en mi opinión, los mejores capítulos son en los que se plantean casos originales, como en el que unos niños cambiaron de color sin motivo aparente. A este tipo de casos suele recurrir a menudo Anatomía de Grey, y creo que Sin cita previa debería también ir por ese camino.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 7

Actividad de la comunidad