Picket Fences

De 1992 a 1996, la CBS puso a prueba,tal vez inconscientemente, a su audiencia de prime-time de los viernes con ‘Picket Fences‘, una serie que era muchas cosas, pero ni sencilla ni amable ni mainstream pueden estar entre sus adjetivos. Como si de un Twin Peaks ambientado en un pueblo mucho más amable se tratase, la serie de David E. Kelley tuvo el recibimiento de público frío que tal vez podía esperarse pero también una rotundidad crítica que mereció.

Y todo porque en un pequeño pueblo de Wisconsin, el sheriff Jimmy Brock (un gran Tom Skerrit) tenía que ocuparse de desentrañar los violentos misterios que alteraban la convivencia de unos ciudadanos acostumbrados (más o menos) a que las vacas pariesen humanos y los alcaldes de la localidad sufriesen extraños finales, como combustión espontánea. Si eso no es marcar el tono, ya me diréis que lo es.

Si a Roma tú vas…

Pese a lo que pueda parecer por lo escrito, ‘Picket Fences’ no era precisamente ‘Millenium’, con ese tono apocalíptico y oscuro, sino que todo lo que pasaba en Roma, el pueblo donde transcurría la acción, era más parecido al inicio de ‘Terciopelo Azul’ de David Lynch: luminoso y apacible hasta que la cámara, acercándose al césped, deja ver una roja cortada.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 5

Actividad de la comunidad