Mad Dogs

La cadena británica ITV ha estado bastante activa esta temporada en cuanto a estrenos de ficción propia. En otoño tuvieron el gran éxito de ‘Downton Abbey‘, ahora mismo están emitiendo la cuarta temporada de ‘Law & Order UK‘, hace unas semanas finalizó la emisión de la interesante miniserie ‘Marchlands’, pero no ha sido la única que ha estrenado series, porque Sky 1 casi empezó el año con una miniserie que les ha granjeado mucha atención, ‘Mad Dogs‘. La atención y la curiosidad venían, sobre todo, porque es la reunión en pantalla de John Simm y Philip Glennister años después del final de ‘Life on Mars‘, que los hizo muy famosos a los dos, y además la serie nace del interés de Glenister y de otro de los actores, Marc Warren, por hacer algo diferente sobre hombres que sufren una pequeña crisis al ir haciéndose mayores.

Los cuatro protagonistas de ‘Mad Dogs’ son amigos desde hace muchos años, y todos conocen los problemas que han tenido con el dinero, sus esposas o el alcohol a lo largo de ese tiempo. Además, la vida los ha ido distanciando, pero deciden volver a reunirse, por los viejos tiempos, después de que otro viejo amigo, Alvo, al que ven muy poco, los invite a pasar una semana en su casa de Mallorca. Los cuatro llegan a la isla con ganas de pasarlo bien y olvidar sus problemas, pero empiezan a ver algunas cosas en Alvo que no están muy claras y, una noche, toda su vida se pone del revés por culpa de un tipo muy bajito con una careta de Tony Blair.

A partir de ahí, cada uno de los cuatro episodios nos muestra una historia de gente corriente metida en un lío que les supera completamente que tiene algunos ecos de películas como ‘Very bad things’ o ‘Tumba abierta’. Los cuatro amigos se ven de lleno en una trama de mafiosos y drogas de la que no saben nada, y al mismo tiempo que intentan salir de ella más o menos sanos y salvos, tienen que evitar a una persistente, y misteriosa, policía española, interpretada por María Botto. Por supuesto, conforme les van pasando más cosas, y las decisiones que toman no salen todo lo bien que esperaban, su desesperación se va haciendo mayor, y el asunto se va embrollando hasta un punto en el que resulta difícil que se pueda cerrar satisfactoriamente.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 8

Actividad de la comunidad