Raising Hope

‘Raising Hope’ es un ejemplo claro de que no se debe juzgar un libro por su portada, o en términos televisivos, a una serie por su episodio piloto. Tras la peculiar ‘My name is Earl‘, Greg García vuelve a deleitarnos con otra comedia de un estilo similar, con muchos chistes que impactan primero y luego hacen reír (si es que lo consigue) y donde no falta lo escatológico y la comedia más negra que no todo el mundo sabe apreciar.

Y reconozco que yo mismo en el episodio piloto no supe hacerlo. Como leí en el Twitter de nuestra compañera Kyra, no me gustó lo que contaban ni la forma que tenían de contarlo. El momento “padre y abuela vomitando sobre el bebé” me pareció de lo más asqueroso e insensible, y la secuencia de la ejecución de la terrorista madre del bebé la consideré absolutamente innecesaria. Aun así, supe reírme con todo lo que ‘Raising Hope‘ nos trajo en el piloto, y ese aura de adorabilidad que rodeaba a los personajes me ha hecho seguir con ella. Y no me arrepiento.

‘Raising Hope’ nos presenta a Jimmy (Lucas Neff), un adolescente talludito que trabaja de limpiapiscinas y que todavía vive con sus padres. En un calentón acaba en la cama con una chica que se le sube de repente en el coche, sin saber que se trataba de una terrorista buscada en todo el país. Un año después, Jimmy se encuentra con la sorpresa de que tiene un bebé y que debe hacerse cargo de él después de que su madre fuese condenada a muerte en la silla eléctrica. Tras varias idas y venidas, Jimmy y su familia deciden quedárselo y criarlo entre todos, aunque ninguno tiene ni idea de cómo hacerlo.

¡Vótalo!

Editores 7,5

Comunidad 8,4

Actividad de la comunidad