Cheers

Los spin-offs de series de éxito no suelen funcionar. Es una máxima que, sin embargo, no se cumplió con ‘Frasier’, nacida de un clásico de la comedia como ‘Cheers’ y que, a su vez, se convirtió en un clásico. Creada por David Angell, Peter Casey y David Lee, utilizaba como excusa el divorcio de Frasier, si yo no recuerdo mal, para llevarlo a Seattle, donde empieza a trabajar en un programa de consultas en una radio local. Allí vive compartiendo piso con su padre, policía retirado al cuidado de una joven inglesa llamada Daphne, y con un perro, Eddie, con personalidad propia. Por el apartamento se pasa también el hermano pequeño de Frasier, Niles, psiquiatra como él y casado con una excéntrica mujer llamada Marys, a la que nunca vemos, pero de la que nos formamos una imagen muy clara sólo por lo que nos cuentan de ella.

El elenco de personajes se completa con Roz, la productora del programa de Frasier, y alguno de sus compañeros de la radio como Bulldog, el presentador del programa deportivo, y con un estilo desenfadado y gamberro que contrasta vivamente con la personalidad tanto de Frasier como de su hermano Niles: cultos, snobs y un poco neuróticos, y gran parte del humor de esta sitcom viene del contraste de los dos con su padre, un tipo normal al que le gusta ir al bar a tomarse unas cervezas con los amigos y sentarse en su viejo sillón a ver los deportes, algo que sus hijos, grandes aficionados a la ópera y la buena mesa, no entienden ni comparten. Además, el enamoramiento secreto de Daphne por parte de Niles añade el toque extra a la mezcla.

‘Frasier’ era formalmente una sitcom de libro, desarrollada en tres escenarios principales (el piso de Frasier, el estudio de radio y el Café Nervosa, con algunas apariciones memorables de la casa de Niles), y cuyo humor provenía del contraste entre las personalidades de todos los personajes, de sus problemas familiares y sentimentales y de un reparto con gran química entre ellos. La inteligencia de los guiones hacía que un concepto no especialmente original terminara encadilando a la crítica prácticamente desde su estreno, en 1993. Aunque Kelsey Grammer era la estrella, a priori, del reparto, todos los demás aprovecharon siempre sus momentos para brillar y convertirse, a su vez, en estrellas. Grammer, además, cantaba el tema que cerraba todos los episodios, y que en este vídeo ambienta una selección de los diferentes créditos utilizados a lo largo de las once temporadas que estuvo en antena.

¡Vótalo!

Editores 0

Comunidad 6,8

Actividad de la comunidad