Firefly

Pocas cancelaciones dolieron más entre los fans teléfilos, y pocas dieron después tanta guerra, como la de Firefly, la primera serie que Joss Whedon hizo para Fox. Ahora que acaba de estrenarse la segunda, Dollhouse, es interesante recordar este peculiar experimento de Whedon que, muy probablemente, aterrizó en las parrillas con un par de años de adelanto de la época en la que, probablemente, habría tenido algo más de éxito. Su final prematuro, sin embargo, sirvió para comprobar la fuerza que pueden ejercer a veces unos fans lo suficientemente entregados a su causa.

Tras Buffy, cazavampiros y Ángel, Whedon se había hecho un nombre entre los profesionales de la televisión por su cuidado en la evolución de los personajes y su talento a la hora de contar una trama serializada, interconectada con otras autoconclusivas, todo salpicado por diálogos presididos por el humor. Con ‘Firefly’ intentaba hacer otra cosa, algo más adulto y más serio que la ciencia ficción ambientada en el espacio que se hacía por entonces. En 2002, Stargate SG-1 estaba empezando su sexta temporada, Star Trek: Entreprise, la segunda, y todavía faltaba más de un año para que se estrenara la miniserie de Battlestar Galactica, que intentaba la misma reinvención del género.

Whedon cuenta que su principal influencia a la hora de crear la serie era el western y, específicamente, unos documentales que vio sobre la batalla de Gettysburg en la Guerra de Secesión. Ideó así un sistema planetario, en el año 2517, en el que los planetas interiores derrotan a los exteriores en una guerra, y los perdedores de dicho conflicto han de ganarse la vida casi al margen de la sociedad, en unos planetas exteriores ásperos y rudos, muy similares a como era el Oeste americano al principio de su colonización en el siglo XIX. El personaje de Malcolm Reynolds, de hecho, está basado en Ethan Edwards, el protagonista de Centauros del desierto, y Whedon citaba La diligencia como una de sus principales influencias. Ese aire de western quedaba muy claro desde sus mismos títulos de crédito.

¡Vótalo!

Editores 9,5

Comunidad 9,1

Actividad de la comunidad