¿Qué es y para qué sirve el Pirulí (Torrespaña)?

Sigue a

Pirulí

Tras una palabra tan propiamente española y conocida por todos como “El Pirulí“ se esconde algo más que una torre. Un enorme hormigonado vertical situado en Madrid que tiene una curiosa parte de historia, y como muchas de las torres de televisión del mundo, llegó a convertirse en un símbolo social, representando durante un momento una expresión de poder socioeconómico, de vanguardia al igual que lo iban siendo otras torres de televisión alrededor del mundo, como la propia Fernsehturm, en Berlín.

Para sorpresa de muchos, nuestro Pirulí es bastante joven. Tiene tan sólo 30 años y está situado en una conocida zona de Madrid (entre O’Donnell y Sáinz de Baranda), justo al lado de la archiconocida M30. A día de hoy, gracias a esta torre, podemos recibir televisión en los principales puntos de España y gracias a su existencia desde hace tres décadas se ha podido dar cobertura a multitud de eventos que forman parte de nuestra historia de retransmisiones nacionales. ¿Quieres conocer más datos?

De quién es el Pirulí


Torrespaña

Desde que se construyó en 1982 fue propiedad de RTVE hasta el año 1989. Después pasó a manos de Retevisión hasta 2003, una de las principales empresas de radiodifusión de nuestro país. A partir de entonces, el propietario de la torre es Abertis Telecom. Por lo tanto, el Pirulí no es de Televisión Española y en sus plantas no existe ningún plató.

Torrespaña hace referencia al complejo de RTVE que hay a los pies de la torre, donde se producen los informativos, está la redacción principal y la sede del Canal 24h, entre otras áreas de la Corporación RTVE, como la de medios interactivos.

Para qué sirve


Interior de la sala de control de Torrespaña

El Pirulí es una torre de telecomunicaciones, concretamente de televisión, que sirve para llevar la señal TDT a los principales puntos de difusión de nuestro país (los repetidores) y de ahí a nuestras casas. Más de 400 antenas se sustentan en él. Tiene una altura de 232 metros en total, ocho plantas superiores y un ascensor que tarda dos minutos y medio en llegar arriba. Torrespaña está en contacto visual con los principales centros de producción de televisión. Mediante radioenlace, éstos envían su señal a la torre, y el Pirulí se encarga de redifundir los múltiplex de nuestra TDT por todos los centros repetidores principales del país. Para ello es necesario tener contacto visual con estos centros, de ahí la altura de Torrespaña.

Otra de las grandes funciones de la torre, es ser el centro emisor de Madrid. Al igual que en cada localidad hay un centro repetidor/emisor, en el caso de la capital de España es éste. Un tercer uso importante, es haber servido y servir como punto de enlaces y retransmisiones móviles para distintos directos y eventos que se han hecho.

Cuándo se hizo

El Pirulí en los 80 Imágenes: En Abierto

La torre se levantó a tiempo del Mundial de Fútbol de España-82 y se inauguró el 7 de junio de 1982, por lo que es relativamente reciente. En 13 meses se consiguieron terminar los 220 metros de hormigón (altura de la torre sin el mástil de antenas) y se quedaron listos para dar servicio televisivo. La construcción y concepción del edificio fue española.

Es curioso que en el año 2002 se prudujese un cortocircuito que dejó sin servicio durante tres horas al servicio de televisión y radio en Madrid. El cortocircuito provocó un pequeño incendio, y al parecer por aquél entonces no se tenían instalados equipos de backup. A día de hoy todo está redundado y las medidas de seguridad mucho más ajustadas a cualquier imprevisto.

Qué hay en su interior

Probablemente, lo que más sorprende a muchos es que en lo alto de la torre no existe ningún plató y no se produce ningún programa. Pero sí que hay unas 30 personas (entre técnicos, informáticos y personal de seguridad) trabajando 24h, todos los días del año, para dar vigilancia y servicio a todos los canales de televisión que emiten ininterrumpidamente en nuestro país. En una de las primeras cuatro plantas está la Sala de control, donde se monitorizan todas las señales y se vigila que el funcionamiento y servicio de todos los aparatos es correcto. Quienes han estado, dicen que es un escenario propio de la Iniciativa Dharma: un look antiguo con aparatos en desuso y cables por todas partes parece un escenario de ‘Lost’.

La construcción de Torrespaña en 1981 costó 3.500 millones de pesetas, lo que traducido a euros serían cerca de 22 millones.

Imágenes | Wikipedia, Abertis Telecom, En Abierto
En ¡Vaya Tele! | Quién es quién en televisión

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios