Sigue a Vayatele

El barco

La nueva temporada de ‘El barco’ ha conseguido volver a reunir a más de tres millones de espectadores en el estreno de su tercera temporada. Las aventuras a bordo del Estrella Polar y, sobre todo, la promesa de que los protagonistas pisarán tierra en los próximos capítulos, parece que ha levantado la curiosidad de la audiencia, consiguiendo que la ficción de Antena 3 se posicione como lo más visto de la jornada del jueves.

Puede que dentro de esos tres millones de espectadores existan personas que se hayan acercado a ‘El barco’ con la esperanza de que sus tramas evolucionaran satisfactoriamente con la llegada a tierra, mejorando los aspectos que tanto se han criticado en el pasado. Recordamos que ‘El barco’ partía como una ficción con potencial que poco a poco se fue desmoronando debido a su deseo de contentar a todo tipo de público y de incluir tramas cada vez más inverosímiles. Y, viendo los dos primeros capítulos de su tercera temporada, se intuye que ‘El barco‘ continuará con esa tónica en los próximos episodios.

Así, parece que quienes nos hemos acercado a la nueva temporada de ‘El barco’ depositando en ella nuestra confianza hemos caído en un nuevo error, ya que la ficción continúa moviéndose entre tramas absurdas (como la creación de un pequeño ejércido formado por los tripulantes del buque escuela), personajes que desaparecen indefinidamente sin explicación alguna, tonos de comedia barata y ese deseo de mejorar que nunca llega. No sabemos cómo le sentará a ‘El barco’ la llegada a tierra realmente, pero pensar en esa anhelada evolución es hoy en día un acto de fe que muchos no estarán dispuestos a llevar a cabo.

Cualquier momento de mejoría se convierte en un espejismo tras las escenas que le suceden. Algo así es lo que ha sucedido con los flashbacks centrados en el personaje de Ainhoa durante la emisión del último capítulo, a través de los cuales pudimos conocer algo más del pasado de los protagonistas de una manera más serena, marcando la diferencia con los que hemos podido ver en otras ocasiones. Estos momentos pierden fuerza cuando se entremezclan con las relaciones amorosas de los protagonistas o con otro tipo de escenas y tramas que siguen provocando el más absoluto de los rechazos.

Puede que la desaparición temporal del personaje de Valeria lo podamos interpretar como otro de esos intentos por eliminar los aspectos más turbios con los que ha contado la ficción hasta la fecha. Aún así, y teniendo en cuenta cómo ha iniciado su tercera temporada, podemos decir que quienes hayan vuelto a acercarse a ‘El barco’ buscando el mismo nivel que ha caracterizado la ficción hasta la fecha están de enhorabuena, algo muy distinto de lo que les ocurrirá a quienes hayan depositado su confianza creyendo que la ficción de Antena 3 volvería a la pequeña pantalla renovada.

En ¡Vaya tele! | ‘El barco’, tierra a la vista en el avance de la tercera temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios