La mala audiencia actual de la ficción nacional, ¿bache o tendencia?

Sigue a

Fenómenos

Desde hace unos meses venimos notando que las series españolas ya no destacan en audiencia como antes. La tendencia que estamos observando apunta a que ni las ficciones con recorrido ni los nuevos estrenos son capaces de despuntar como sí lo ha hecho la ficción nacional en temporadas pasadas, consiguiendo ser lo más destacado del prime time en la mayoría de ocasiones. Hoy en día, y aunque hay series que se salvan de la quema, a una serie española le cuesta mucho más ser lo más visto de la jornada y suele ser desbancada por otro tipo de programas que sí logran causar más expectación.

Este mal recibimiento del público no entiende de cadenas, ya que, como veremos tras el salto, todas las que han emitido alguna serie de producción nacional este curso han visto como en algunas ocasiones su audiencia ha dejado mucho que desear, provocando atrasos en el horario de los siguientes capítulos, el cambio desesperado de día o, como decisión final, el anuncio de la no renovación por una nueva temporada. La última ficción en entrar en este cada vez más abultado grupo es ‘El barco’, que después de tres temporadas dirá adiós tras la decisión de Antena 3 de no renovarla por una cuarta temporada. No es la única serie que ha tenido un escaso apoyo de los espectadores, algo que deja latente que la actual ficción nacional está atravesando un momento más que delicado.

En la actualidad, de las doce ficciones para prime time que se han estrenado desde el inicio del presente curso televisivo, la mitad han tenido problemas de audiencia y ya sabemos que cinco de ellas (‘Stamos okupa2’, ‘Hospital central’, ‘Imperium’, ‘Fenómenos’ y ‘El barco’) no tendrán próxima temporada. De estas doce series, cuatro se mantienen con datos aceptables, obteniendo una acogida similar o algo inferior a la obtenida en sus anteriores temporadas (‘Cuéntame cómo pasó’, ‘Aída’, ‘Gran reserva’ y ‘Gran hotel’). Y de este grupo, solo dos series han conseguido alcanzar el éxito (‘Isabel’ y ‘La que se avecina’), convirtiéndose en las excepciones que confirman esa regla que nos dice que la ficción nacional no pasa por un buen momento.

Solo ‘Gran hotel’ aguanta el tipo en Antena 3

Pese a que la cadena ha liderado el mes en enero, las series de Antena 3 no pasan por un buen momento. Las ficciones de estreno que la cadena ha ofrecido este curso no han funcionado, emitiéndose durante una corta primera temporada. Es el caso de ‘Imperium’, que no logró remontar en sus seis capítulos y se despidió con datos ligeramente superiores al millón de espectadores. La audiencia de la serie fue decayendo desde su estreno, que tampoco brilló en audiencia precisamente, por lo que supuso el primer gran fracaso que la cadena vivió en el presente curso.

Luego llegó ‘Fenómenos’, comedia que se despide el miércoles después de nueve capítulos que también han sufrido esa tendencia descendente. Pese a que su estreno sí llegó a ser un éxito (logró reunir a cuatro millones de espectadores), la audiencia fue abandonando a la ficción con el paso de sus capítulos. Así, actualmente ‘Fenómenos’ se mueve en cifras en torno al millón y medio de espectadores, después de haber sido cambiado de día como recurso desesperado de su cadena. Ya sabemos que la ficción no ha sido renovada por una segunda temporada, por lo que se despedirá para siempre con el episodio que Antena 3 emitirá el próximo miércoles.

Tampoco nos ha sorprendido la noticia de la no renovación de ‘El barco’. Hace pocos días conocíamos que Antena 3 no le daba continuación a la serie de Globomedia, que está viviendo en su tercera temporada esa tendencia negativa que han sufrido el resto de series españolas. Y es que, pese a que la serie estrenó la nueva temporada superando ampliamente los tres millones de espectadores, actualmente ha descendido hasta superar por la mínima los dos millones, algo insostenible para una ficción como ‘El barco’, lo que ha llevado a Antena 3 a tomar la decisión de finalizar su travesía el próximo 21 de febrero.

Entre estos malos datos destaca ‘Gran Hotel’. En la actualidad, la ficción de Bambú Producciones tampoco está consiguiendo los mismos resultados de audiencia que los cosechados en su primera temporada, aunque bien es cierto que sí ha obtenido algo más de aliento que las mencionadas anteriormente. La ficción se mueve en cifras que superan los dos millones y medio de espectadores, en torno al 15% de share, y de momento se ha convertido en la única serie nacional de la cadena que ha demostrado su valía en lo que va de curso, aunque tampoco ha conseguido destacar en audiencia y repetir el éxito indiscutible de la primera temporada.

La 1 destaca con el estreno de ‘Isabel’

Isabel

‘Isabel’ es la ficción que desmiente eso de que las nuevas series nacionales no son bien recibidas por los espectadores, ya que la producción se ha convertido en el gran éxito de estreno que nos deja de momento este curso. La primera temporada de ‘Isabel’, de trece episodios, ha ido de menos a más, pese a llegar a emitirse contra dos pesos pesados como ‘Tu cara me suena’ y ‘La que se avecina’ en prime time. Eso no fue inconveniente para que sus últimos capítulos superaran ampliamente los cuatro millones de espectadores y rebasaran la marca del 20% de share, esa que hace que a los directivos de una cadena se les dibuje una sonrisa tras cada emisión.

Pero ‘Isabel’ ha sido de las pocas rosas que se han lucido en La 1, una cadena que en los últimos meses ha experimentado generalmente un gran descenso de audiencia en toda su parrilla. Este curso ha sido el momento elegido para que sus series vieran la luz después de un largo tiempo de parón, aunque, menos ‘Isabel’, han obtenido menos respaldo del esperado. Es el caso de las dos series que se emiten actualmente, ‘Gran reserva’ y ‘Cuéntame cómo pasó’. La primera roza los tres millones de espectadores y el 14% de share y la segunda supera con creces la cifra de los tres millones, aunque las dos tienen en común tener un recibimiento menor que el conseguido con sus anteriores temporadas. De momento, La 1 puede respirar aliviada con estas dos ficciones, aunque también han demostrado signos de desgaste, pese a sus emisiones de publicidad que tan atractivas se muestran de cara al espectador.

No hay que olvidar que La 1 también sabe lo que es el fracaso con una serie de estreno. Se trata del vivido con ‘Stamos okupa2’, la comedia que llegó al inicio de la temporada y que obtuvo un seguimiento que no consiguió superar el millón de espectadores. La ficción, emitida los viernes por la noche, fue relegada al late night y ahí fue desapareciendo poco a poco de la memoria de los pocos que habían empezado a seguirla.

‘La que se avecina’, éxito en tiempos de crisis en Telecinco

¿Es posible que en mitad de esta crisis alguna serie haya conseguido incrementar su audiencia? Desde luego que sí. Ese es el caso de ‘La que se avecina’, que le ha dado a Telecinco la mayor alegría posible que le podía dar una de sus ficciones. La disparatada comedia ha terminado su sexta temporada como la temporada más vista de su historia, después de que el primer episodio de su regreso fuera seguido por más de cinco millones de personas. ‘La que se avecina’ se ha movido sobre los cuatro millones de espectadores, superando la barrera del 20% de share, unos datos soñados hasta hace muy poco por una serie como ‘La que se avecina’.

Hospital Central

Pero, al margen de este éxito, Telecinco ve como el resto de su ficción se mueve en torno a la estabilidad de ‘Aída’ (actualmente de parón), que sigue reuniendo a más de tres millones de personas los domingos por la noche, y a los fracasos que han supuesto la recta final de ‘Hospital Central’ y el estreno de ‘Familia’. La serie de médicos volvió a la televisión a finales del año pasado para despedirse para siempre después de una larga agonía, pero solo dos episodios lograron superar los dos millones de personas, unos datos que se alejan de lo que ‘Hospital Central’ conseguía algunas temporadas atrás.

La última mala acogida que hemos visto en nuestra televisión ha sido la de ‘Familia’, la nueva ficción que Telecinco estrenó al inicio de 2013 como la gran apuesta del año que, sin embargo, se ha quedado lejos de obtener las cifras esperadas. De momento, la ficción ha mostrado una tendencia descendente desde su estreno hasta su cuarto capítulo, perdiendo un millón de espectadores y quedándose en cifras ligeramente superiores a los dos millones y el 12% de share, unos datos fríos que se alejan de los que Telecinco pretendía conseguir con la llegada de ‘Familia’ a su programación.

¿Bache o tendencia?

Llegados hasta aquí parece lógico que nos hagamos tal pregunta, ya que la audiencia está dejando de lado la ficción nacional en favor de otros programas. El aumento de la oferta televisiva a través de nuevos canales de la TDT no parece ser una excusa suficiente cuando observamos que, aunque escasas, sí que quedan ficciones con la capacidad de reunir a un buen número de espectadores delante de la televisión. Incluso podríamos alejarnos más en el pasado para recordar otros fracasos seriéfilos como fueron ‘Toledo’ o ‘La fuga’ durante el curso pasado, que demostrarían que los espectadores no encuentran series actuales en las que verse reflejados y seguir de forma mayoritaria.

¿Debe conformarse la ficción nacional con unos datos que hoy en día se consideran pobres? Quizá esa podría ser una de las conclusiones, si tenemos en cuenta que en la actualidad la audiencia se deja llevar por otro tipo de ofertas televisivas y solo unos pocos se mantienen fieles a las series. Hay que tener en cuenta la elevada oferta de series de televisión que existe en la actualidad, tanto en España como en el extranjero, por lo que podríamos observar cierta saturación que hace que la audiencia mayoritaria prefiera seguir otros programas en la televisión con los que buscar algo de novedad.

Puede que el espectador encuentre lo mismo en la mayoría de las series, con tramas parecidas, dirigidas al mismo tipo de público y sin lograr diferenciarse, y ahí se encuentra la gran oportunidad a la que se enfrenta la ficción nacional hoy en día. Si la audiencia da la espalda a ficciones que intentan llegar a todos los públicos, puede que sea el momento de apostar por productos más arriesgados, que sepan diferenciarse (de verdad) de lo visto hasta ahora. Quizá sea el momento de pasar página a los problemas de familia, a los tripulantes de barcos que engloban todos los géneros posibles o a las tramas médicas tan explotadas y apostar por producciones que marquen la diferencia con el pasado. Puede que, con la excusa de reencontrarse con la audiencia, los canales de televisión en España logren alcanzar el tono seriéfilo que siempre hemos querido que tuvieran. Al fin y al cabo, los momentos de crisis también son momentos de oportunidades.

En ¡Vaya tele! | ‘El barco’ no renovará por una cuarta temporada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

30 comentarios