'Isabel' reina en audiencia mientras consolida su historia

Sigue a

Isabel

El próximo martes muchos estarán más pendientes de lo habitual a las cifras de audiencias del día anterior. Es el día elegido para que las cadenas de televisión protagonicen una de esas guerras por la audiencia que suelen pasar factura, sobre todo porque competirán en la misma franja tres de los pesos pesados reservados para esta temporada (‘Isabel’, ‘La que se avecina’ y ‘Tu cara me suena’). Uno de estos espacios parte con ventaja, sobre todo si tenemos en cuenta cómo se ha consolidado ‘Isabel’ en sus primeras tres emisiones en La 1.

La ficción continúa ganando seguidores semana tras semanas, acercándose a la cifra de cuatro millones de espectadores y superando la barrera del 20% de share. Estos datos recuerdan a esas series de televisión que La 1 ha emitido con acierto en temporadas pasadas, por lo que quedaría demostrado que ‘Isabel‘ es una serie potente con ingredientes para atraer al gran público mayoritario. Pero ¿y la serie en sí? ¿Está a la altura de lo que se esperaba de ella?

En los tres primeros episodios de ‘Isabel’ hemos visto los tejemanejes dados en la corte de Enrique IV por el poder en el reino de Castilla durante el siglo XV. Como podíamos esperar, la serie nos ha presentado la enésima lucha de poder histórica en la que las conspiraciones de palacio se vuelven a servir en bandeja para el disfrute del espectadores. La ficción destaca gracias a una serie de personajes bien perfilados que se han ganado con rapidez el aprecio del espectador, entre los que destaca el trabajo de Ginés García Millán, Pedro Casablanc y Pablo Derqui.

Porque hasta ahora en ‘Isabel’ la que menos protagonismo tiene, o al menos una de las que más ha pasado desapercibido en la pantalla en los primeros capítulos, es la propia Isabel de Castilla, que se encuentra en medio de una conspiración donde ella aparece como gran sufridora de las consecuencias de los actos realizados por quienes la rodean. La presentación que se ha dado de su personaje favorece el trabajo de Michelle Jenner, que sigue evolucionando como actriz tras su paso por ‘Todas las mujeres’. Buena estrategia la llevada a cabo por la serie, que favorece la credibilidad del personaje de Isabel de Castilla, algo que hubiera costado más si desde el primer minuto la presencia del personaje hubiera tenido un protagonismo absoluto.

‘Isabel’ continúa su andadura en televisión estableciéndose como una ficción serena (sobre todo si la comparamos con la intensidad que muestra ‘Imperium’ cada semana), que rellena con acierto los 70 minutos de duración de cada uno de sus capítulos. Quizá lo más interesante de su propuesta es observar que en esa guerra inicial que nos presentan no hay malos ni buenos, sino personajes que intentan obtener el poder a toda costa manejando a su gusto a las figuras reales y sin que les importe las consecuencias o las alianzas establecidas en cada momento. Observando cómo han transcurrido estos primeros episodios parece que será una gran pérdida que la serie cuente con una sola temporada y no con las tres que estaban previstas en un principio por Diagonal TV, un hecho que nos quitará la posbilidad de seguir disfrutando de la ficción más allá de su primera temporada.

‘Isabel’ ha dado un golpe sobre la mesa en sus primeras semanas en La 1. Son muchos los espectadores que echaban de menos una buena ficción en la cadena pública (entusiasmados por una emisión sin cortes publicitarios) y que con ‘Isabel’ han conseguido desquitarse de esa larga ausencia. A partir del próximo lunes la guerra toma una nueva forma, donde la ficción no tendrá la facilidad de una emisión en “solitario” y donde las principales cadenas privadas echarán el resto por quitarle a la reina la corona de las audiencias.

En ¡Vaya tele! | ‘Isabel’ convence a la audiencia a pesar de todo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios