Sigue a Vayatele

Frágiles

En cierta medida, la programación veraniega de una televisión finaliza cuando lo hacen sus series de verano. Por eso podemos decir que Telecinco está utilizando esta semana como período de transición de lo que será su nueva temporada, un período en el que ha decidido despedir la primera (¿y última?) temporada de ‘Frágiles’. Y digo decidido porque Telecinco podía haber cerrado ‘Frágiles‘ mucho después o mucho antes, sobre todo como consecuencia del baile de episodios que ha mostrado desde que la ficción se estrenara hace unas semanas, emitiéndolos de dos en dos o de uno en uno cuando le ha venido en gana.

‘Frágiles’ ha sabido establecerse decentemente por las audiencias veraniegas, marcando unas cifras que ha rondado el millón y medio de espectadores en sus peores semanas y que aún así ha conseguido liderar su franja de emisión en algunas ocasiones. La ficción de Santi Millán no solo ha sabido mantenerse en cuanto a audiencias se refiere sino que también ha conseguido ofrecernos una serie digna, apostando por una puesta en escena diferente que consigue desmarcarse de muchas otras series. Se trata de una diferenciación que sin embargo no la consigue hacer con la que podríamos considerar su predecesora, ‘La Percera de Eva’, de la que no solo no logra diferenciarse sino que sale perdiendo cuando entramos en la inevitable batalla de las comparaciones.

Hemos comentado en varias ocasiones que ‘Frágiles’ bebía mucho de ‘La Pecera de Eva’, tanto que incluso podríamos decir que se trata de un nuevo intento de Isla Producciones de conquistar el prime time de Telecinco después de que la cadena desaprovechara un producto tan novedoso para nuestra ficción como lo era la ficción protagonizada por Alexandra Jiménez en su día. Telecinco la dejó escapar enviándola a sus cadenas terciarias de la TDT y recuperarla cuando descubrió que se trataba de un buen producto era una locura, por lo que crear una nueva serie con las mismas características y retocada mínimamente parece que era la mejor idea para intentar hacerse con la audiencia con la misma táctica.

Pero hay que reconocer que ‘Frágiles’ no cuenta con la protagonista que tenía ‘La Pecera de Eva’ y que las historias que hemos encontrado en esta segunda serie no tenían el gancho que sí poseían en el instituto, por lo que, con el recuerdo constante de ‘La Pecera de Eva’, el visionado de ‘Frágiles’ nos deja como si nos comiéramos una de esas comidas de restaurantes exquisitos que se sirven en plantos enormes mientras que la comida es diminuta. Con ‘Frágiles’ nos hemos quedado con ganas de más, como si lo que viéramos (sobre todo en los casos episódicos) nos supieran a poco. Para analizar mejor lo que ha supuesto ‘Frágiles’, es conveniente que dividamos esta critica entre lo que hemos visto en sus tramas breves y lo que nos ha ofrecido aquellas que se han mantenido durante toda la temporada.

Las tramas de largo recorrido

‘Frágiles’ se ha caracterizado por un caso episódico y tres tramas que se han alargado durante los ocho episodios en los que se divide su temporada. Una de estas tres tramas ha sido la protagonizada por Pablo, el personaje principal sobre el que rodea toda la ficción, envuelto en un lío amoroso que incluye a su mujer en coma, la hermana de esta y una de sus pacientes. Ahí es nada. Aún así, la trama no ha estado mal trazada y ha terminado de la mejor manera posible, con Pablo saliendo del trío amoroso en el que estaba metido en primer lugar y empezando una nueva vida con Teresa, una de sus pacientes.

Frágiles2

Sin duda esta historia ha sido la que más cansancio me ha producido de las tres, algo a lo que no ha ayudado que la mujer de Pablo despertara del coma en la escena final de la serie. Por un momento, pensé que ‘Frágiles’ no se dejaría llevar por un recurso tan corriente, pero han preferido dejarnos con la tensión en el aire por si una segunda temporada fuera posible. Cambiando de trama, tengo que reconocer que he sentido debilidad por la historia de Lola, el personaje interpretado por Ruth Núñez, una actriz que ha ganado nuevos enemigos y amigos con la emisión de esta serie. En este caso, me encuentro en el grupo de los amigos, ya que considero que su personaje ha sido de lo mejor que ha sabido ofrecernos ‘Frágiles’ y la actriz ha sabido destacarse del resto con una gran interpretación y con el buenhacer de Luisa Martín.

Los casos episódicos

Entre los casos episódicos, como en las buenas familias, hemos encontrado un poco de todo. Tramas que han conseguido llamar nuestra atención más que otras y algunos personajes que hemos estado encantados de ver al contrario que otros. Quizá a estas historias les han faltado algo de constancia en la serie. Pese a ser la historia central de cada capítulo algunas de ellas no han contado con la fuerza necesaria, mostrando que en ocasiones no tenían mucho que ofrecer o difuminándose frente a los casos de largo recorrido.

Entre las historias más destacadas, las protagonizadas por Blanca Portillo, Diego Martín o Antonia San Juan. Incluso ha merecido la pena ver una vez más a Alexandra Jiménez interpretando a Eva, aunque en esta ocasión ha sido a través de una trama que por desgracia la ha relegado a un segundo plano. Lo que si ha funcionado en todas las escenas ha sido el hecho de que la serie no contara con diálogos denifidos, dejando espacio para la improvisación y para que las escenas resultaran más naturales y creíbles de cara al espectador.

¿Es necesaria una segunda temporada?

Frágilesreview

Llegados a este punto toca lanzar teorías sobre si ‘Frágiles’ será renovada por una segunda temporada y sobre lo que está nos tendría que ofrecer si así ocurriera. A estas alturas no creo que se produzca la renovación, pero tampoco lo veo necesario, ya que la única historia que no queda cerrada es la que posee menos gancho de todas las posibles, la que hace referencia al triángulo amoroso que vive Pablo. El resto de historias sí quedan más o menos cerradas y volver a una segunda temporada sería forzar algunas de ellas, lo que podría jugar en su contra. Este verano ha sido el verano de ‘Frágiles’ en Telecinco, al igual que el pasado fue el de ‘Punta Escarlata’, una serie con la que hemos pasado un buen rato pero con la que ir más allá podría perjudicarla más de lo que pudiéramos llegar a pensar.

En ¡Vaya tele! | Cinco parecidos entre ‘Frágiles’ y ‘La Pecera de Eva’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios