Sigue a

nodormir

Vuelvo a estar de vacaciones festivaleras y ésta vez le ha tocado al Festival de Cine Fantástico de Sitges. El terror es uno de los géneros por excelencia de estos diez días de vísceras, apocalipsis y robots, un género capaz de dar pelotazos increíbles en el cine pero considerablemente delicado en televisión.

Desde aquellas radionovelas con voces guturales y efectos de sonido para crear atmósfera, la antología ha sido el formato por excelencia del género. Alguno de aquellos primeros títulos siempre serán clásicos televisivos: ‘Historias de la cripta’, ‘Alfred Hitchcock Presents‘, ‘The Outer limits’ o la gran ‘The Twilight Zone‘.

Varias décadas después, la ficción televisiva de terror nos llega con cuentagotas y generalmente mezclada con la fantasía o rebajada con suspense. Aunque siendo justos, el terror puro siempre ha sido escaso en televisión. Es un género delicado que expulsa (o repele) a cierto tipo de público por defecto y es comprensible que las cadenas lo miren con recelo cuando están en busca de algo competitivo.

Tras décadas de antologías varias, de espacios para tv-movies o pases televisivos de películas del género, la serie que cambió el panorama más reciente en este terreno fue ‘Expediente X‘. El pelotazo comercial que supuso el dúo fantástico Mulder y Scully fue clave para posteriores estrenos, bombazo que ha repetido actualmente ‘The Walking Dead‘.

Esto de las modas es algo inevitable y las cadenas no pierden ocasión de montarse en la ola de turno cuando tienen la oportunidad. Además de zombies y vampiros, y en mitad de una vorágine ya insoportable de cine found footage, NBC ABC se lanzó a la piscina con ‘The River‘, serie con más de un momento memorable que falló precisamente en el formato: no había forma de creerse eso como “material rescatado”, y no dudar constántemente de tal o cual cámara es esencial para involucrarse en la historia.

Recomendando algunas series

Pero lo que realmente me apetecía hacer, un poco en la línea de lo que estoy viendo estos días, es comentar algunas de mis series destacadas que se han acercado al terror en los últimos años. No, no hablaré de lo mal que lo pasaba viendo ‘Pesadillas‘ en Antena3 cuando era peque. Es el gran poder del terror: no quieres mirar pero no puedes evitarlo.

Empiezo con ‘American Horror Story‘ y cómo consiguió convertir la manida casa encantada y sus innumerables tópicos en una historia con una atmósfera única y un punto de vista muy distinto al que estábamos acostumbrados.

La serie de FX dio la vuelta al formato de historia horizontal y fue capaz de introducir un esquema de pequeños relatos autoconclusivos desde el punto de vista de los fantasmas sin que se perdiese, y de hecho alimentando, la evolución seriada de la trama general.

Igualmente emitida en cable, que puede permitirse arriesgarse y arrimarse más al género, me viene a la cabeza ‘The Lost Room’, una miniserie de SciFi (ahora SyFy) con un punto de partida intrigante y una historia potente que quedó totalmente desaprovechada en sus insuficientes 3 episodios dobles. A pesar de que se mueve más en el terreno de la ciencia ficción, tiraba mucho de elementos y técnicas comunes del terror para conseguir esa sensación incómoda en el espectador que comentaba.

Blossom rezaba cada noche que Michel J. Fox no creciese, yo que hagan una segunda temporada de ‘The Lost Room’. Bueno, y que sigan con ‘Veronica Mars’. Aunque si me pongo a enumerar cosas al final acabaría con más nombres que Arya Stark.

Showtime estrenó ‘Masters of Horror‘ en 2005, una antología que contaba con directores potentes del género y cuya primera temporada me resultó tremendamente irregular. Es el mal de las antologías, tener que sufrir algunos episodios para poder dar con los brillantes.

umney El último caso de Umney
También adolecía de irregularidad ‘Pesadillas de Stephen King’, una miniserie de TNT cuyos 8 episodios eran independientes y adaptaban historias cortas del famoso (y debilidad personal) escritor. Yo siempre la recomiendo porque episodios como ‘Battleground’, ‘The End of the Whole Mess’ o ‘Last Umney’s Case’, con un fantástico William H. Macey, compensan con creces las entregas más flojas.

Siguiendo con Stephen King y saliendo ya del terreno del cable, ABC se atrevió en 2004 con ‘Hospital Kingdom‘, la adaptación que hizo el amigo Steve de ‘The Kingdom’, una serie danesa creada por Lars Von Trier. A pesar de ser demasiado pasada de vueltas cuanto más avanzaba la trama, personalmente la disfruté mucho por su atmósfera enfermiza y malrollera y por los constantes guiños al universo de la biografía del autor.

No me olvido del suspense, el terror y la fantasía más juguetones. Durante varios años, ‘Supernatural’ fue una de las series que más esperaba cada semana. Recurriendo al terror más clásico en su primera temporada, y con algunos episodios realmente conseguidos, la serie fue evolucionando hasta conseguir un equilibrio perfecto entre el caso semanal, la trama horizontal, el drama y el cachondeo. Sus Chorrisodios son míticos. Lástima que al comienzo del sexto año, y con la marcha de Eric Kripke, quien está tras ‘Revolution’, perdieran el foco de la historia y sobre todo del tono.

Fuera de terrenos yanquis he visto poco del género, pero destacaría la macabra y divertida ‘Dead Set‘, una de esas apuestas arriesgadas made in britain y ‘Hay Alguien Ahí‘, producto nacional que tiraba demasiado de clichés y a veces le faltaba algo de ritmo, pero fue muy hábil en crear una conexión con esa familia. Y conseguía clímax muy potentes. Y la primera temporada de ‘El Internado‘ terror-terror no era, pero tenía sus momentos y estaba conseguida. Pero para terror televisivo patrio, quién puede olvidar ‘Historias para no dormir‘.

Esta temporada, y bebiendo mucho del éxito de ‘American Horror Story’, la ABC se ha atrevido con ‘666 Park Avenue’, una serie que si aprovecha bien ese pacto con diablo de la semana que deja entrever en el piloto, puede ser interesante. Aunque el reboot de ‘La familia Monster’ fue cancelado por la NBC, una pena porque tenía mucha curiosidad de ver lo que hacía Brian Fuller con ella, tenemos pendiente esa serie centrada en Hannibal Lecter.

believe El famoso poster de Mulder
No quiero entrar en otras series que cuento entre mis favoritas por ser clásicos que no necesitan explicación, como ‘Expediente X‘ o ‘Twin Peaks‘. Ni del pavor que me daban los lagartos comeratones de ‘V‘. También dejo a un lado esos títulos que, sin girar mayormente en torno al terror, utilizan recursos y atmósferas muy propias de éste, como ‘Fringe’ o ‘La Zona Muerta’, aunque esta última es más por dejar de dar la lata con Stephen King.

Merece una mención especial Halloween como evento que las series aprovechan para salirse su tinte habitual, para jugar con sus personajes o para hacer homenajes y parodias. Míticos son los especiales de los Simpson.

Pronto llega la fecha de toparnos con estos capítulos especiales y yo estoy deseando ver qué nos tiene preparados ‘Community’, que nos ha regalado grandes episodios halloweeneros. Precisamente estos días me acuerdo mucho de aquel ‘Horror fiction en seven scary steps’… Algunos títulos en la programación del festival parecen una versión extendida de aquellos sketches.

Para terminar, y antes de preguntaros por vuestras series de terror favoritas o algún episodio memorable, solté esta misma pregunta en twitter para ver qué se cocía por ahí. He recopilado algunas respuestas en esta lista, pero gana por goleada ‘American Horror Story’.

¡BU!

En ¡Vaya Tele! | Terror en televisión: Cinco series recomendables | Cuatro series que dan mal rollo

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

23 comentarios