Sigue a Vayatele

Up all night

No todo el mundo tiene estómago para la comedia ñoña, y lo entiendo. ‘Up All Night‘ no se limita simplemente a ser bonita y graciosa, va un poco más allá, pero si la comparamos con otras comedias actuales es cierto que se queda en pañales (y la comparación me viene al pelo). Hay que tener tiempo libre, mucho amor por el dúo protagonista y ser consciente de que no te vas a pegar la carcajada de tu vida viendo esta serie para darle una oportunidad. Eso sí, es adorable como pocas se recuerdan.

Up All Night‘ tiene una de las premisas más explotadas de la televisión, y está tan llena de clichés que la originalidad brilla por su ausencia. La adaptación de unos padres a la nueva vida que les trae un bebé no tiene nada de nuevo, la propia ‘Raising Hope’ nos lo enseñó el año pasado con mucho éxito. ¿Cuál es la diferencia? Que los Chance son una familia completamente disfuncional, mientras que los Brinkley son, como mucho, algo torpes. De no ser por Ava, todo se habría ido al traste en el primer episodio.

Chris y Reagan, una pareja muy esperada

La serie no hubiera funcionado (y me refiero a función de simple entretenimiento, no a audiencia) sin su famoso dúo protagonista. Will Arnett parece empeñado en interpretar papeles de buenazo, que despierten un “oooohh” en la audiencia alejándole de personajes como Gob Bluth en ‘Arrested Development’ o Banks en ’30 Rock’, que curiosamente son los que mejor se le da. Lo intentó el año pasado con ‘Running Wilde’, pero la FOX no tiene tanta paciencia como la NBC.

Chris Reagan

Y nada tengo que decir sobre Christina Applegate; la televisión esperaba a la actriz con las puertas abiertas tras el final de ‘Samantha Who?’, y su dúo con Arnett no ha ido del todo mal. La indiscutible química de la pareja ha sido uno de los puntos fuertes de la serie, cada uno con un trastorno de la personalidad que encaja perfectamente con el otro, y en ello los actores tienen mucho que ver. Los ves juntos y verdaderamente te crees que son pareja; o, al menos, que podrían serlo. Y de ellos saldría un bebe igual de bonito que Amy, eso desde luego.

La importancia de llamarse Ava Alexander

Pero no nos engañemos, ‘Up All Night’ ha sido medianamente fumable para los que tuvimos paciencia de seguir con ella gracias a una grande: Maya Rudolph. El personaje de Ava Alexander está hecho a su justa medida, con sus aires de diva y esa dejadez en la que nada parece importarle. Intervenciones a destiempo y una soberbia exquisita que esconde un temor insufrible a morir sola, una crisis de los cuarenta que en ella resulta especialmente divertida.

En ella reside la verdadera diversión, tanto cuando está sola como cuando interactúa con el resto; sobre todo con Reagan, formando un tándem muy divertido que compite por ver quién está más loca, pero también con los otros personajes casi terciarios que tienen poca visibilidad, como la becaria o ese amante latino al que se le llena la boca cada vez que la llama por su nombre (los que habéis visto la serie sabéis cómo suena ese “AVA” en su boca). Es curioso que el verdadero humor de la serie resida en estos personajes tan puntuales.

Y a pesar de todo… ¡que vuelva pronto!

El último capítulo de la temporada es, probablemente, el más bonito de toda la temporada televisiva. Os habréis dado cuenta que el adjetivo “bonito” es el que más uso para definirla, porque realmente lo es. ‘Up All Night’ tiene como único objetivo colocar una sonrisa tonta en el espectador, caer bien a todo tipo de público y ocasionalmente ruborizar al que está delante de la pantalla. Así nos dejó Chris, ruborizados, cuando volvió a declararse a Reagan, esta vez ya como él había planeado.

Up All Night review Si acaba aquí, y probablemente lo haga, no pasará a la historia y será fácilmente olvidada, pero creo que los que hemos llegado hasta el final con ella seguiríamos viéndola si finalmente consigue renovar. Son veinte minutos semanales que se pueden encajar perfectamente en cualquier sitio, es el agua que te sirve para limpiarte el paladar entre comida y comida, que pasa desapercibida pero es igualmente necesaria. Eso sí, sea cual sea su futuro, espero una nominación al Emmy para Maya Rudolph. Si Melissa McCarthy lo consiguió por su papel en ‘Bridesmaids’, no veo por qué Maya no habría de igualarlo.

En ¡Vaya Tele! | ‘Up All Night’, el poder de la sonrisa ante la carcajada

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios