Compartir
Publicidad
'The young Pope' desmitifica el Vaticano con un protagonista sin medias tintas
Ficción internacional

'The young Pope' desmitifica el Vaticano con un protagonista sin medias tintas

Publicidad
Publicidad

Casi está dejando de ser noticia que los directores de cine se pasen a televisión, aunque entre todos esos anuncios, siempre hay alguno que acaba sorprendiendo un poco más. Que Paolo Sorrentino fuera uno de esos directores, por ejemplo, sí que resultó una noticia inesperada, y más cuando venía de ganar el Oscar a la mejor película extranjera con 'La gran belleza' y de animarse a su segunda película en inglés con 'La juventud'.

Sorrentino ha concebido su serie más como una película de diez horas que como una obra en diez episodios de una hora (algo que, de tanto repetirse en tantos proyectos diferentes, empieza a sonar a cliché), y los dos primeros episodios, que la productora Mediapro ha enseñado a la prensa, se notan como un continuo; tienen un hilo conductor (el primer discurso público del nuevo Papa) que permite la presentación del protagonista a los espectadores, y apuntan también que éstos van a ver algo bastante inesperado.

¿De qué va 'The young Pope'?

"No quiere mostrar ninguna forma de prejuicio o intolerancia, sino que examina con honestidad y curiosidad, dentro de los límites de diez episodios, las contradicciones y dificultades, y los aspectos más fascinantes, del clero". Así describía su serie Paolo Sorrentino durante su presentación en el Festival de Venecia, y con esa respuesta ha contestado siempre a las preguntas sobre si teme algún tipo de crítica desde el Vaticano, preguntas suscitadas por su particular personaje central.

'The young Pope' sigue a Lenny Belardo, un cardenal estadounidense que se convierte no sólo en el primer Papa de esa nacionalidad, sino en el más joven de los últimos tiempos. El primer capítulo arranca prácticamente en el día después de haber sido elegido pontífice, cuando tiene que comenzar a conocer cuáles serán sus responsabilidades y con quiénes va a tener que trabajar día a día. Y quiénes están ya conspirando para ejecer su influencia sobre él.

Lenny Belardo, el joven Papa, se resiste a dejarse categorizar por los cardenales y quiere tomar sus propias decisiones

Lenny es un enigma para los demás cardenales y, sobre todo, para Voiello, el secretario de estado del Vaticano (y la gran revelación del principio de la serie), que intenta recopilar toda la información posible sobre él para saber a qué atenerse. Su única pista, inicialmente, es que ha elegido el nombre de Pío XIII, un nombre que lo pone en la senda de papas muy conservadores como Pío XII o Pío XI, que llegó a describir a Benito Mussolini como "un hombre de la Providencia".

Pero Belardo se resiste a dejarse categorizar. Quiere mantenerse alejado del pueblo para fomentar el misterio sobre su identidad y, de ese modo, hacer que ese misterio genere más atracción hacia su figura y hacia la institución de la Iglesia. Y también quiere que el resto de cardenales del Vaticano no sea capaz de adivinar por dónde va a salir. No se va a dejar influenciar por nadie.

Una serie con gran personalidad

Youngpope2

La mano de Paolo Sorrentino se nota en todos los aspectos de 'The young Pope'. Ha dirigido los diez episodios y ha escrito los guiones de varios, colaborando en los demás con su co-guionista habitual, Umberto Contarello, y con Tony Grissoni y Stefano Rulli. Eso imprime a la serie una gran personalidad visual, sobre todo. Sorrentino sabe aprovechar la grandilocuencia de la arquitectura del Vaticano, sobre todo para destacar el peso de la tradición y de la ceremonia en su vida diaria, y lo contrasta con la especial personalidad de su protagonista.

Porque el principal hallazgo de 'The young Pope' es Lenny Belardo y el retrato que Jude Law hace de él. Es alguien sumamente contradictorio, que no deja ni que los cardenales, ni los espectadores, se haga una idea clara de quién es él. Los dos primeros episodios de la serie siguen también un poco ese patrón, llevándonos por un terreno que acaba siendo diferente del que esperábamos, y anticipando un viaje sumamente interesante por los otros ocho.

El principal activo de 'The young Pope' es su protagonista y un Jude Law muy entregado a su papel

'The young Pope' tiene mucho sentido del humor (la escena inicial es simplemente estupenda) y alterna varias subtramas con tonos distintos; a veces, con las pinceladas que se nos empiezan a dar de las maniobras por conseguir mayor poder en el entorno del Papa, y con algunos planos de la cara de Jude Law, parece que estamos viendo una reencarnación de Vito Corleone (a lo que ayuda tener a Diane Keaton como su confidente más próxima).

Youngpope3

Los dos primeros capítulos acaban presentando una situación que no vamos a desvelar, porque la gracia está en ver cómo, al igual que Lenny Belardo, la serie se resiste a que la categoricemos desde el principio. Las contradicciones de su personaje, su enorme ambición, los fantasmas de su pasado y el complicado trato que tiene con el resto de personajes ponen los cimientos de una historia que apunta a ser una de las más destacadas del año.

En cuanto a cuándo podremos verla, Sky va a estrenarla en el Reino Unido el viernes, mientras HBO España será quien la tenga disponible en nuestro país, cuando empiece a funcionar. A HBO en Estados Unidos no llegará hasta el año que viene.

En ¡Vaya Tele! | "Es sobre un hombre que es Papa", así ve Jude Law 'The young Pope'

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos