Síguenos

Alicia Florrick - The Good Wife

Una de esas series que más tengo ganas de ver cada semana es ‘The Good Wife’, el drama legal que emite CBS la noche de los domingos. Este pasado domingo terminó la tercera temporada de la serie creada por Robert y Michelle King y protagonizada por Julianna Margulies. Una serie que, como viene siendo habitual, nos tiene pegados a la pantalla de principio a fin disfrutando de los casos que nos presentan y viviendo los devenires de Alicia, Will, Peter y compañía.

Los carteles y tráilers promocionales de la tercera temporada de ‘The Good Wife‘ nos presentaban a una Alicia Florrick desmelenada, sin ataduras… y la verdad es que no iban muy desencaminados. En el comienzo de la temporada hemos visto a una Alicia completamente nueva, dentro de lo que le permite su carácter, dispuesta a disfrutar y tomar decisiones que antes ni se hubiera planteado.

Tras el final de la segunda temporada hemos visto cómo Alicia y Will iniciaban una relación; algo que, como veríamos más adelante, no duraría demasiado. En los negocios Lockhart & Gardner se enfrentaban al acoso y derribo de Wendy Scott-Carr, empeñada en imputar a Will por presuntos sobornos a jueces aprovechando los partidos de baloncesto que organiza. Peter y Eli sopesan sus posibilidades de ser gobernadores de Illinois mientras que el primero intenta mantener su oficina lo más limpia de corrupción posible. Vamos, que nos encontramos con una temporada conformada con grandes tramas magistralmente desarrolladas.

Los frentes de Lockhart Gardner

El Dream TeamEl dream team

Sin duda uno de los aspectos sobre los que siempre gira la serie es la situación del bufete de abogados para el que trabaja Alicia. Ya en temporadas pasadas hemos visto las dificultades que sufre un negocio como ese y ha sido en esta tercera temporada cuando la firma ha estado en uno de sus momentos más frágiles. Cosa que, si no había quedado claro, pone en evidencia la premisa del último episodio: en el que Louis J. Canning y Patti Nyholm se alían para intentar llevar a la quiebra Lockhart Gardner.

Marina no dudó en nombrar a esos dos abogados como “robaescenas”; y es que no solo son eso sino que, además, saben jugar y moverse entre los despachos y juzgados de manera magistral. No en vano Canning y Nyholm son dos de los “contrincantes” más difíciles a los que Alicia y compañía se han enfrentado. Y en este final de temporada demuestran que son unos auténticos maestros por separado y que juntos son todavía más peligrosos.

Independientemente de su jugada, el discurso que sueltan está cargado de verdades. Lockhart Gardner ha cabreado a mucha gente que, sobre todo en los casos civiles, han caído víctimas de las enrevesadas tácticas del equipo. Y si ya fuera malo tener enemigos fuera, dentro es ya vivir al límite. Desde la suspensión de Will (con un magnífico arco argumental asociado) hasta el fin de la temporada hemos visto como se formaba una conspiración a tres bandas(Eli Gold, David Lee y Julius Cain) por hacerse con su puesto.

Hablando de Eli Gold, creo que en esta temporada los guionistas han querido ahondar aún más en la vida del asesor. Si en la segunda temporada vimos la relación con su hija, en esta hemos presenciado la relación con su ex mujer, quien pretende presentarse a senadora, amén de un affair con una colega adversaria. Había serias dudas respecto a cómo usarían a Eli ahora que Peter está en una época más o menos tranquila sin campaña a corto plazo. Pero creo que los King han sabido replantear al personaje interpretado por un inmenso Alan Cumming.

Alicia, Kalinda, Peter, Will

The Good Wife - Cary, Peter, Alicia, Will y Eli Eli Gold manejando como nadie los momentos incómodos

‘The Good Wife’ es Alicia Florrick. De eso no hay duda, y sobre ella recae el 90% de las tramas de la temporada. Y, como en cada temporada, un factor importante es su relación con el resto de protagonistas y secundarios de la serie. En los primeros episodios vimos cómo se materializaba la relación entre Will y Alicia, llevada con mucha discreción por todas las implicaciones que eso llevaba. Implicaciones que se ponen de manifiesto cuando se inicia esa caza de brujas contra Will y sus pecados del pasado, lo que llevó a la finalización de la relación como daño colateral.

Por otro lado nos encontramos con la relación entre Alicia y su, todavía marido, Peter. Si al finalizar la temporada hubieran vuelto a su vida marital me lo hubiera creído. Entre Alicia y Peter no hay “malos rollos”, ni rencores ni cosas completamente irreconciliables. No solo se llevan bien sino que hay momentos en los que, si no se ponen a tontear, es porque ha pasado mucho entre ellos. Eso sí, aunque políticamente interese deshacer esa separación, tengo la impresión de que ese no va a ser el motivo de su posible reconciliación.

Otro de los puntos más interesantes de la tercera temporada de ‘The Good Wife’ ha sido la relación entre Kalinda y Alicia. Recordemos que dicha relación se rompió cuando Alicia se enteró que Kalinda era una de las que se acostaba con su marido. Durante esta tercera temporada hemos estado viendo lo fría que puede ser Alicia cuando se le decepciona o engaña. Durante toda la temporada hemos estado viendo cómo esta amistad se empezaba a reconstruir a base de pequeños gestos (el “rescate” de Grace) y de una forma cómo ya nos tienen acostumbrados los guionistas de la serie: paso a paso a lo largo de mucho tiempo; ayudado por la investigación que hacienda hace a Kalinda.

‘The Good Wife’, de lo mejorcito de la televisión

La tercera temporada de ‘The Good Wife’ demuestra que cuando se quiere, se puede hacer grandes series de este tipo en las tan encorsetadas networks. Esta serie poco tiene que ver con la gran mayoría del resto de la programación americana: es una serie compleja, con varias capas de lectura (se podría rellenar artículos enteros con según qué escenas) y que, aunque tiene un carácter autoconclusivo, maneja como pocas las tramas tanto episódicas como los arcos argumentales que se plantean.

Review The Good Wife

La grandeza de ‘The Good Wife’ radica, entre otras virtudes, por estar muy bien escrita y maravillosamente interpretada: con esos gestos, miradas y ademanes que dicen más que cualquier palabra. En definitiva, esta tercera temporada de ‘The Good Wife’ ha sido magnífica. La serie sigue gozando de una salud creativa envidiable y, si logran mantener este listón, auguro una cuarta temporada completamente sensacional.

PD. Mientras que Fox España sigue emitiendo regularmente la serie, es imposible seguir en abierto dicha serie. A ver si Antena 3 se decide a volver a emitirla, porque es la típica serie que puedes recomendar a todo el mundo.

En ¡Vaya Tele! | ‘The Good Wife’, jugando a tres bandas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios