Sigue a Vayatele

The Good Wife

Yo soy de esos especímenes raros que se ríen más con los dramas que con las comedias. Una comedia puede gustarme, ser de mis favoritas y aun así no arrancarme más que una sonrisa en los veinte minutos que duran sus capítulos; sin embargo, cuando un drama consigue hacer que me revuelque de risa es cuando de verdad sé que estoy ante un drama de calidad. Y ‘The Good Wife‘ ha sido, con perdón de ‘Homeland’, la que más carcajadas me ha arrancado en este inicio de temporada. No han dejado de lado el drama, ni mucho menos, pero capítulos enteros dedicados a la parodia decantan la balanza hacia el otro lado.

Con el bufete en quiebra, Kalinda esperando a su marido bate en mano y Alicia dudando sobre el futuro de su familia comenzaba la nueva temporada de ‘The Good Wife‘, y por mucho que algunos quieran detectar fallos o cuentos inapropiados en su trama, lo cierto es que sigue siendo el mejor drama en abierto (si no lo es en general) y sus capítulos componen los cuarenta minutos más entretenidos de la semana. Ya sé que a algunos no os ha gustado la intensidad de Kalinda con su marido, pero tranquilos, ella ya se ha encargado de eso.

Muy segura se encontraba Kalinda en el bar, mientras aseguraba a Alicia que Nick no volvería a molestarles de aquí en adelante. Su expresión después de decir eso y el corte en seco de la secuencia inmediatamente anterior deja lugar a pocas dudas, pero así ha sido siempre ‘The Good Wife’, sutil y clara a la vez. Lo cierto es que tanto ella como Alicia han sufrido la ira del Señor Savarese, poco amante de los que no quieren ayudarle, tocador compulsivo de efluvios ajenos en público y homófobo de acto y pensamiento. Que se lo digan a la preciosa cara del pobre Cary.

Y vamos al lado del humor, ése que siempre ha estado presente en la serie pero que se ha potenciado muchísimo en estos primeros episodios. Se concentró sobre todo en el capítulo con Christina Ricci y sus mamellas como actrices invitadas; un afortunado levantamiento de camiseta en alguno de esos late-nights típicos de Estados Unidos fue el detonante de un episodio que parodiaba la censura, ésa que ‘The Good Wife’ rodea con tanto estilo para ser aún más provocativa de lo que sería si estuviera en un canal de cable. Ahí fue también cuando vimos a Alicia reír a carcajadas, lo cual es siempre un placer.

La madre de Alicia y los impulsos de ésta para ir a la contra, Maura Tierney, Kristin Chenoweth, Amanda Peet como clienta y luego en el lado opuesto del banquillo, la enfermedad de Jackie, la crisis de Lockhart & Gardner y Nathan Lane como nuevo administrador… son sólo unos pocos de los temas que han copado los diez episodios vistos hasta ahora, y todo ello mezclado como siempre con el caso semanal, rescatando incluso alguno del pasado. Un mar dulce y salado, lleno de contrastes, del que es imposible escapar. Larga vida.

En ¡Vaya Tele! | ‘The Good Wife’, instigando la revolución sexual

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

12 comentarios