Sigue a Vayatele

Una de esas comedias que no fallan en su labor de alegrarme el día con su dosis semanal de humor es ‘Raising Hope’, emitida por la FOX. Esta semana ha concluído la segunda temporada de esta sitcom que, aun con los datos bastante bajos, ha logrado sobrevivir y ser renovada por una tercera temporada. Algo que profundamente celebro ya que en esta segunda temporada los Chance y compañía han estado enormes.

Decía en mi crítica sobre el inicio de la segunda temporada de ‘Raising Hope’, que estaba echando de menos a los secundarios de la serie; un grupo que parecía haberse reducido prácticamente a Sabrina. Mientras que esto permitía indagar aún más en los Chance, se echaba de menos las dinámicas con la tropa del supermercado y resto de personajes. Prácticamente fue comentarlo y al episodio siguiente ya se volvería a incorporar el genialérrimo elenco de secundarios.

Esta segunda temporada ha sido, por lo general, un vistazo en profundidad a Jimmy, Burt y Virginia: sus relaciones interpersonales y su dinámica e historial familiar. Con alguna aparición ya sea de Barney, de Frank, Sabrina o Shelly que se ven envueltos en las tramas de la familia Chance. Y esto nos ha dado episodios enormes como el vistazo al pasado alternativo, el episodio en el que descubrimos la adición al juego de Burt o el estupendo final de temporada formado por dos grandes episodios.

Sabrina, Jimmy, y la familia

Evidentemente todo esto yendo, además, hacia el comienzo de la relación romántica entre Jimmy y Sabrina en un episodio divertido con una de las declaraciones románticas más geniales de la ficción audiovisual. La duda, una vez Sabrina y Jimmy estuvieran juntos, era si esto repercutiría negativamente en el desarrollo de la serie, algo que suele pasar. Afortunadamente no ha sido así. La relación Sabrina/Jimmy se ha formado de manera orgánica (por decirlo así) y como si fuera lo más natural del mundo. Ya de por sí Sabrina y Jimmy pasaban todo el día juntos en la serie y en este sentido lo único que ha cambiado es la exploración de las propias neuras de la chica.

Pero no todo son halagos para la serie. ‘Raising Hope’ sigue siendo una sitcom de segunda fila, tanto por público como por la propia calidad de la serie. Al igual que en su primera temporada, a ‘Raising Hope’ le sigue fallando el pulir bien los diálogos y las situaciones (en este sentido creo que les gana ‘The Middle’) y muchas veces tengo la sensación de que le falta explotar el 100% del potencial de la serie.

En definitiva la segunda temporada de ‘Raising Hope’ ha sido, cuanto menos, maravillosa; con sus fallos y falta de “redondez”, pero capaz de dejarte una sonrisa en la cara. Puede que no sea “la comedia”, que no sea tan aclamada como ‘Modern Family‘ o que no cuente con una enorme base de fans como ‘Community‘ o ‘Parks and Recreation‘; pero qué queréis que os diga: es una serie que me alegra el día. Y, a veces, con eso basta.

En ¡Vaya Tele! | Fox renueva ‘Glee’, ‘Raising Hope’ y ‘New Girl’

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios