Sigue a Vayatele

NCIS

NCIS‘ es la típica serie que a ojos de los entendidos no recibe buenas críticas (que tampoco las recibe malas). No me extraña ya que como serie se puede considerar del montón, sin embargo personalmente noto cierta aversión inmerecida (a mi entender) hacia ella. No se habla de ella salvo para quejarnos de que sea la serie más vista de EEUU. Es algo que parece no entrarnos en la cabeza: que “eso” bata audiencias.

Bueno, creo que llega el momento de dar un paso adelante y decir: Me llamo Alberto y veo ‘Navy: Investigación Criminal‘ (‘NCIS’ para los amigos de lo original). No es que sea un ferviente seguidor de la serie pero si la pillo en laSexta me quedo a verla. Y la veo y la disfruto bastante ya que ese es su propósito: es una serie que se deja ver, entretenida e incluso absorbente en muchas ocasiones. A mí me gusta y me gustaría compartir con vosotros por qué:

Es un procedimental de la nueva escuela con tintes de la vieja

NCIS Paula Perrette

Comenzamos por su género. ‘NCIS’ es un procedimental surgido en pleno resurgimiento (valga la redundancia) del género y su especialización del mismo. Con la llegada de ‘CSI‘ llegó el boom de los procedimentales especializados. Ya no estamos con los clásicos whodonit donde el misterio radica en localizar el culpable en el caso de los dramas criminales, o en curar al enfermo de la semana. Sí, sigue habiendo de eso, sigue existiendo el “caso de la semana”, pero de un modo diferente, nos cuentan las historias desde una perspectiva distinta: la científica, usada tanto en ‘CSI’ como en ‘NCIS’ e incluso en ‘Bones‘ y ‘House‘ por poner unos ejemplos.

Ya no hay deducción por pura lógica, ahora lo importante está en la huella de gato con rastros de semen hallado en el parqué del piso del amigo de la víctima. ‘CSI’ abrió el camino y ‘NCIS’ supo explotarlo cogiendo el lado científico del procedimental de la nueva escuela y lo mezcla con la pura investigación deductiva de la vieja. En la serie de Donald Bellisario nos encontramos con un equipo de campo trabajando codo a codo con uno científico. Cada miembro del equipo de Gibbs (Mark Harmon) está especializado en un campo distinto, propiciando el trabajo en equipo y logrando dinamizar la trama de cada episodio.

Los personajes tienen buena química

NCIS

Esto es una apreciación mía, y de hecho a mí es una de las cosas que más me llaman la atención de una u otra serie: que haya química entre los personajes. En muchas series se ve buen rollo entre los personajes, gracias internas, mofas y momentos de distensión bastante agradables a ojos del espectador. Es algo que mientras en unas series está bien tenerlo en otras pueden llegar a resultar cargantes. En ‘NCIS’ funciona, y bastante, las relaciones interpersonales del reparto.

Es un drama ligero y bien realizado

NCIS Temporada 3

Quitémonos las manías y los prejuicios, ‘NCIS’ es una buena serie… o por lo menos del montón bueno. No llega a las alturas de las obras más encumbradas por cualquier seriéfilo pero está francamente bien. De hecho por alguna extraña razón nos mostramos muy reacios para hablar de ‘NCIS’ y la verdad es que más allá de su género no hay diferencia de calidad respecto a cualquier otras serie “del montón” mejor valoradas como ‘Hawaii Five-0‘, por poner un ejemplo reciente.

Y esta es una de las claves de éxito de ‘NCIS’. Pretensiones fuera, sin grandes cargas emocionales, cómida rápida de la televisión. Algo muy ligero y bien hecho. Guión decente, actores solventes, ciertos guiños de humor… muy de “pim pam pum fuera”. Evidentemente la serie palidece ante ‘The Wire‘, ‘Breaking Bad‘ y compañía. Pero no quiere, ni le interesa, entrar en esa liga. Es una serie creada con el único propósito de entretener. Se esfuerza cada semana en traernos un caso interesante, lo mete de lleno en la vida de la Marina de los Estados Unidos de América y sale algo batante decente. Esto ya es más de lo que hacen muchas series que nacen con el objetivo de ser de lo mejor de la televisión y se quedan por el camino.

A mí ‘NCIS’ me gusta por eso. Porque es una serie de televisión sin más, para tumbarte en el sofá o comer mientras la ves. Algo rápido y sin complicaciones. Muchas veces exigimos a la televisión que nos dé a todas horas obras maestras y nos olvidamos que para que haya obras maestras también tiene que haber otras obras menores que, sin ser malas, las aborrecemos casi por vicio (otro caso sería el de ‘Dos hombres y medio’, pero esa es harina de otro costal). Y a vosotros ¿os gusta ‘Navy’?

En ¡Vaya Tele! | NCIS y otras series de éxito silencioso

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios